Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Cinemascope -Blog de Pelicula
Blogmusica -Tus artistas favoritos
Aeis -Un Blog Justo
AlucinaVecina -Si ella lo dice...
Apostar -El juego en internet...
ApuestasDe -Apuestas y mas
Cyberspace -Solo para Geeks
Derecho Animal -Defendamoslos
Finanzas -Hablemos de dinero
Humanonline -Noticias de empleo

Interesante de nuestros patrocinadores

Un año de la maratón.

Abr-27-2015, por coyote

Según mi chico parezco Wollowitz con haber ido al espacio con esto de la maratón… Pero eso es porque no sabe lo que es.
Hoy, hace un año, estaba en ello. Estaba pateando Madrid, paso a paso por 42 kilómetros 190 metros. Ese 27 de abril no se me olvidará en la vida.


Pero es que correr ese maratón, significó tanto. En parte fue una locura, “esa locura antes de los 30″. Correr el maratón preparando en 5 semanas, sin haber corrido en 15 años por lo menos, y con una fisura de cuboides en esas semanas. Mi idea era ir, vivirlo, sentirlo… hasta donde pudiera, entonces me subía al coche escoba y disfrutaba de las vistas. Pero lo acabé a pie, y con mucho tiempo de sobra.

Con 15 años, al hacer una media con mi hermana, me prometí hacer una entera antes de los 30… me di un margen enorme… que se me habría agotado, de no haber comentado con mi cuñado un día, que de pequeña me había prometido eso, pero que con el precio que costaba no iba a poder ser, y que había tenido que dejar de correr con la píldora… Y mi madre, que lo oyó, me preguntó “¿¿quieres correrla???” “¡Claro! Pero es imposible que en este tiempo me lo pueda preparar.. y no puedo pagarla ahora” “Yo te la regalo, como adelantado de tu 30 cumpleaños” “No… no podría acabarla…” Y a partir de ahí, mi cabeza, no pensaba en otra cosa. Es indiscutible que tengo fondo, correr no es lo mismo, pero no parto de cero… No me prometí acabarla, sino correr… estar… no es un fracaso no poder acabarla.. hago lo que puedo y ya está… y dando vueltas y vueltas al final decidí intentarlo.

Aún me emociono recordando esos momentos. La paliza que me suponía salir a correr después de las clases, o las clases después de haber ido a hacer series. EL dolor al dar las clases con la fisura, y la “desgracia” de no poder correr más de tres pasos sin que un pinchazo horrible me atravesara el pie y tener que parar.. ¿Y si no se me pasa? ¿Y si no se me cura a tiempo? Los nervios, el ¿¿estaré totalmente loca por esto?? ¿¿sobreviviré??? ¿En qué estaría pensando cuando dije que si? ¿Hasta dónde llegaré??

Los favores que tuve que pedir a Purificación Pérez López​ y a Jose Candelas​ la semana anterior a la carrera para poder llegar un poco más reposada al domingo, el que Nuria faltó y casi me toca dar un ciclo el lunes de después.

Pedí que me fueran a recoger el dorsal, pero hice lo imposible por estar yo. Al final fui, intenté hacer parte del recorrido con el coche, conocer el terreno. Llevaba unas semanas estudiando mapas, con el recorrido y la altimetría en mil partes, estudiando a cada momento, imaginando ese recorrido, buscando las calles que no conocía… En la feria del corredor mirara a donde mirara, yo era la más “débil” todos tenían pinta de haber hecho cuatro mil maratones, plantados delante del cartel con el recorrido, hablando de otros años… pero daba igual. Yo lo iba a hacer.

La noche antes de la carrera era un manojo de nervios. Tenía la convicción. Pero los nervios casi no me dejaron dormir.

Suena el despertador a una hora que pocas veces me ha sonado, apenas sin dormir, pero había que tomar un gran desayuno para afrontarlo. Más psicología, mentalización, grabar en mi mente a fuego que puedo con esto y con todo, que si no lo consigo no es ningún fracaso sino todo lo contrario. Hay que ser valiente para estar ahí, para intentarlo. En tan poco tiempo, en esas condiciones.

Me vestí. Zapatillas. Calcetines. La camiseta fosforita que ponía LEPE (como era tradición cuando corría alguna carrera) pañuelo de “power ranger” (aunque este no era mi color de entonces… XDXD) gorra, gafas, pulsómetro… mayas cómodas… Preparé el cinturón. El movil con el nike run (que se me acabo la batería antes de acabar), los geles, unas almendras, el mp4 con 6 horas de música, con canciones motivadoras de vez en cuando en medio, una tira de venda… vaselina y tal llevarán patinadores… Desperté a mi chico para que me llevara… pensando si no debería quedarme en la cama.

Cuando nos acercábamos decía… “tengo que acercarme al rival más débil” y mi chico en un alarde de ánimos me dijo “tú eres el rival más débil”. Me negué a eso. Las apariencias engañan. Y a diferencia de lo que ví en la feria del corredor, aquí había más personas como yo. No solo runner magníficos. El cajón 4 y 5 estaban bien llenos. De gente mayor, padres, de personas luchando contra la diabetes o que han superado un cáncer, llenas de gente que va a hacerla a su ritmo, sin prisa, paso a paso, despacio, pero bien hecha. Para algunos la primera, para otros ya llevaban muchas a las espaldas, por todo el mundo.

El ambiente de la salida es para vivirlo también. Las salidas de los 10 k, los de la media que corrían con nosotros… Yo que no encontraba a nadie conocido… Pero escuchaba, y me centraba y me mentalizaba. Se que calenté trotando un poco y estiré… pero no lo recuerdo siquiera, la verdad. Estaba atacada, al lado de la plaza de Neptuno, que era a la altura que me correspondía en mi cajón 5. Observando a mis compañeros, en este cajón no son rivales, son COMPAÑEROS.

No oímos la salida, simplemente de repente nos vimos a la altura del cajón 4… y casi 10 minutos después pasamos por la salida, por ese reloj, ese arco en Cibeles. ¡Es el momento!! encender nike run y correr .No quise ni ponerme la música. El sonido de tantas zapatillas, pisando la calle al unísono… aún me emociono de recordar esos instantes, comenzar, ya no habia vuelta atrás,.. empezar a trotar, tan arropada, tanta gente junta dando ese sonido tan caracterísitico… Pufffffff… mucha tela.
Había pensado “1 kilómetro una causa” pero, pensé mucho al principio, después solo sentí. Mi familia, mis amigos, mi pareja, mis bichos, mi Bis, ese amigo con el que corría de pequeña que ya no está, el trabajo, la carrera, la situación, mirar atrás, mirar al futuro… Da para mucho… pero llegó un punto en el que decidí no pensar, que lo que quería era sentir y disfrutar de cada paso… Y eso fue antes de llegar a colón (vamos, enseguida). Claro que al pasar por ciertos sitios recuerdas, pero… me limité a sentir,
Iba siempre acompañada, los primeros 10k llegaron sin que me diera cuenta, normalmente es lo que entrenaba, pero se me quedaron cortos, iba tan arropada, tanta gente, tantas zapatillas, dimos la vuelta casi en la paz, bajamos… cuando yo bajaba aún había gente que subía ¡¡no iba la última como pensaba!!! Padres con cochecitos, ciegos con sus guías, gente bastante mayor, madres recientes… si ellos pueden y no se rinden ¿cómo no voy a poder yo? ¿cómo me voy a rendir?
Hay que decir que la mitad de mi maratón me la hiceron la gente del público y mis compañeros. Simplemente no podía parar. Pensaba que en 42 kilómetros en algún momento me quedaría sola, en algún momento habría huecos en los que no hubiera nadie animando. No fue así. En todo momento la gente animando, aplaudiendo, ellos tenían que llevar un buen rato aplaudiendo a todos los que pasábamos. Cuando veían a una chica “BIEEEENNNN UNA CHICAAAA” y animaban más fuerte aún, o cuando veían la camiseta de Lepe “VAMOS LEPERAAAAAA” … algún chiste me contaron (como siempre pasa en las carreras), y.. ¿¿cómo iba a parar así??? animandonos entre los compañeros también… el público, era imposible parar. Cuando pasábamos por una orquesta de las que estaban, todos sacábamos fuerzas para levantar la mano y darles las gracias a ellos también por animarnos.
Se que llevaba la música puesta, pero llevaba más los cascos quitados que puestos, quería sentir y oír.
Nos separamos de los de la media entre aplausos, ánimos, deseos de suerte, felicitaciones… La verdad es que fue increíble como nos ovacionábamos unos a otros al separarnos, habiamos corrido juntos 17 kilometros (más o menos) y esos ánimos, esos “os vemos en la meta, héroes!!!!”
Pasamos por el centro, los guiris sin voz de animar también, un grupo de japoneses con “cambare cambaré” que me encanto que me animaran en japonés… Esos “ya os queda menos campeones!!”
La media maratón llegó sin darme cuenta… Aunque pasada la media el psoas me recordó que estaba ahí y tuve que pedir un poco de reflex, pero no podía parar… caminé unos metros, pero no podía, tenía que seguir corriendo. Me encontré con alguien del gimnasio que había tenido que parar porque se había lesionado. Me animó a seguir, por él también lo haría.
He de decir que el avituallamiento con el gel y el powerade estaba en el momento perfecto. Pasé por zonas que no conocía, y si que estaban un poco más despobladas, pero llegué al recinto de mis expomangas!!! en unas semanas estaría ahí con un calzado incomodísimo, y me quejaría de los pies. No iba a hacerlo ahora con unas zapatillas, por las expos y todo lo vivido allí, me volvieron las fuerzas, Los aspersores de agua, que ya hacía calor…
La vuelta en la casa de campo fue genial también, lleno de gente animando… aunque siempre hay algún idiota que no podía faltar, diciendo que moviéramos el culo, que íbamos muy lentos, que hacía horas que alguno había acabado… Pero en eso nos volvemos a unir y a invitar a decir que lo haga él, y entonces, sólo entonces nos hable. El resto del público se lo comía. Yo es que creo que es la forma de animar de algunas personas, el sacar la rabia de dentro.
Gente con perros, gente que estaba corriendo por la casa de campo y durante ese tramo nos acompañó y nos animó. En ese tramos además ibamos cuatro chicas bastante cerca y la gente se volvía loca de ver también a mujeres, que había pocas.

íbamos hacia el calderón cuando una mujer, nos dijo algo que no se me olvidará en la vida. Mira que nos lo dijo gente, pero esa mujer, no se me olvidará. “SOIS HÉROES. LO QUE ESTÁIS HACIENDO ES MUY GRANDE. MUY POCOS SOIS LOS QUE LO HACÉIS Y TENÉIS QUE SENTIROS GRANDES PARA TODA LA VIDA. PORQUE LO SOIS. ¡¡HÉROES!!!” y la familia coreando ¡¡héroes!!! ¡¡¡lo que hacéis es muy grande!!!… Puffff, es que se me saltan las lágrimas de recordarlo… Ese fue el impulso que me ayudó a llegar al Calderón, me emocionó la mujer, a mí y a los que iban conmigo. Dar las Gracias con lágrimas en los ojos…

Después vino el momento de bajón… cuesta arriba de la leche en ronda de atocha,y por calles que no conocía… Ahí no tuve más remedio que andar. Mi psoas me prohibía correr cuesta arriba. Lo intentaba pero no me dejaba, hasta que se aplanó un poco más el terreno, otro aspersor que refrescaba.
Cada avituallamiento, bebía powerade y la botella de agua era para echármela por encima, hacía calor. Y me hacía gracia ver a los abuelos cogiendo los tapones para las causas benéficas. Jajaja
El público animando “¡¡ya lo tenéis!!!” “ya estáis de vuelta” “no queda nada” “cuando os queráis dar cuenta estáis en Retiro”

En los 35 k miré el reloj.. sólo llevaba tres horas y poco, me quedaban otras 3 para menos de10 kilómetros… ¡¡¡¡¡IBA A ACABAR LA CARRERA SI O SI!!!!!!! Ese momento, en la Ronda de Atocha… subiendo…volví a soltar algunas lágrimas. Ese momento en el que vi que si que podía, que iba a cumplir el sueño, de acabarla… No hay palabras… La gente animando “el Retiro está aquí al lado!!!” “ya está!!!!”
Pero cuando en el 38k vuelvo a verlo. ¡¡¡SOLO DOS KILÓMETROS!! ¡¡¡YA ESTABA HECHO!!! Aunque fuera andando con un pie roto la acababa, no había manera de que no cruzara esa meta, me pasara lo que me pasara en esos kilómetros Con lágrimas de emoción pasé por el Retiro de subida a dar la última vuelta antes de la entrada triunfal. Ahí me crucé con Carlos Luis Milla​ que estaba esperándonos, ya acabado de hace rato, y cuando le vi más lágrimas de emoción.” ¡¡¡¡Carlos!!!! ¡¡¡¡¡que la acaboooooooo!!!!!! ” “Claro que si!!! nunca lo he dudado!!!!” fue su respuesta. Eso me hizo dar la última vuelta por Goya, necesitaba ver una cara conocida animando.
Esa vuelta… la dí como si acabara de empezar la carrera, estaba deseando girar la calle y ver el Retiro, como con prisa… Y cuando giras la calle.. y ¡¡¡AHI ESTÁ !!! ¡¡¡LA PUERTA DEL RETIRO!!!!! lágrimas, emoción, orgullo… Una chica de la organización que ya me había animado antes. Diciéndome otra cosa que no se me olvidará nunca “ya lo tienes preciosa, tienes que estar en la Gloria ahora, porque lo mereces, lo has hecho, disfruta de tu paseo por el cielo. Tienes que estar bien orgullosa”… me hizo llorar a chorros, y cuando 20 metros más adelante vi a mi niño… ya si que no pude parar de llorar. ¡¡¡¡cariñooooo, lo hagooooo!! ¡¡lo hiceeeeee!!!! “Claro que si, nunca lo he dudado, eres una CAMPEONA” que me acompañara un tramito… y yo que llevaba 42k fuera mejor que él… XDXD, le pedí que me hiciera foto al entrar.
El tramo del Retiro es la apoteosis. Las vallas a reventar de gente, animando como si fuéramos estrellas de rock o el gol de Iniesta en el mundial, durante todo el paseo de coches… Has corrido 42k y esos 190 metros que no entendía ya los entiendo. Son el REGALO de disfrutar la llegada, del ánimo, del orgullo. Es la antesala de la meta, que no sea sólo un paso, si no que sea un tramo, en el que puedas realmente disfrutar y sentir eso. Ese tramo no se puede bajar los brazos. Cientos de desconocidos “admirando” tu proeza, animándote por ello. Y lo que llevas por dentro es… puffffff solo el que lo ha vivido lo sabe.

(Quizá en esto el público no esté taaaan efusivo como tu lo sientes, pero si gritan, si animan, si te sientes así. )
Ver ese arco. No importan los números del crono. No importa nada. El pitido del chip en la meta. Ese paso ya al otro lado de los 42,190… es el primer paso de otra vida.

Coger el plástico, la botella, el powerade.. vas por inercia, no sientes nada… hasta que te dan la medalla… ahí vuelves a abrir los ojos. LA MEDALLA. la que te dice que has superado todo, que has corrido 42.190, que has superado el reto, el objetivo, la promesa… que lo has hecho…

Después todo vuelve a desaparecer, los puestecitos de campaña, buscar a familiares, volver a casa… comer… la siesta. Los dolores, las agujetas… NADA importa. Sigues en ese momento que te das cuenta que haces, sigues en esos ánimos que te dan, siguen en ese paseo de coches del Retiro.

Pasar por esos sitios no es lo mismo nunca más. Cuando pasas lo recuerdas. Y un año después… sigo en ese paseo de coches del Retiro.
Sigo emocionándome. Y seguirá así. Porque esa es la magia de una maratón.

Hay que vivirlo.

Y de verdad, que engancha. Seas o no runner. Esas sensaciones… son magia pura

Tambien recomendamos

Marisco a domicilio
Si quieres disfrutar del mejor marisco gallego, no dudes en pedirlo en emarisco, sin duda la mejor calidad y el mejor precio de marisco en internet. Una verdadera gozada.

gay

Taller de cosplay

Mar-30-2015, por coyote

Taller ilegal de montaje de cosplay… Y encima con okupas… XDXD. Aún no esta hecho el cosplay y ya está lleno de pelos XDXD.
Pero ya tengo ropa! Queda el tuneo! XDXD
HAZ COSPLAAAAAYYY HAZ COSPLAAAAYYYYYY

La hora del planeta

Mar-30-2015, por coyote

Y solo puedo decir… ¡¡¡¡¡COMO MOLAMOS!!!!!!!!!
Además por una buena causa y con una camiseta CHULISIMA!!!
GRACIAS Aurora Gonzalez Cury por organizarnos!!! me lo he pasado pipa!!!
Además doña Purificación Pérez López se los ha comido a todos en el escenario!!!! OLEEEEEEEE esta sale con curro como bailarina XDXD.

Aurora y yo fuimos unas buenas sombras XDXD

http://youtu.be/xuQUP-KP4Mg

Elena RI, Juan, Schumi Roberto y David por lo menos han hecho un buen reportaje gráfico, junto al padre de Aurora… XDXD OLEEEEEEE
y GRACIAS a Coral Garcia Barón por llamarnos XDXD, para otros habría sido una putada, pero para alguien como yo… lo contrario, aunque sea a bailar… a la próxima como me pongan el little apple y lo parto XDXDXD, además con homenaje friki bailando con el gorro de Ace y la sudadera de dragon ball colgando XDXD. (Que por cierto, después me han parado por la calle para decir que molaba un montón, reconociendo el gorro XDXD)
Después momentazo Travolta de Juan… jajaja, se ha quedado con todos el mamón..
Y David celebrando su cumple con nosotros… y Aurora y Rober su aniversario.. ¡¡¡GRACIAS!!!
Después la ilu que me hacía encender el globito… XDXD.
tomar un bocata de tortilla en buena compañía… molamos un montón…
Y… un chocolate en san ginés… (que ya estoy empezando a notar…) ¡¡GRACIAS DAVID!!!
Mil gracias por traernos a casa… Aunque Marius ha conocido a sus suegros… o su suegra ha conocido a su amorcito… XDXD
HA MOLADO TELAAAAAAA!!!!!!!!
Y.. como detalle… otro sueño tonto cumplido… tener una camiseta de ADENA y su osito.. Tuve dos gorras que eran mis favoritas, y desde los 13 años suscrita… ¡¡me encantaaaa!! GRACIAS coral!!!