Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

I’m so sexy


¿Alguna vez habéis pensado los requisitos para ser un monitor de gimnasio? ¿O simplemente os habéis planteado como seria uno que os animara a volver? Seguramente un cuerpo escultural (claro, entrenan tanto…), simpáticos (claro, tienen que vender) y… sexys, pero sexys de verdad… Hombres musculazos moviéndose al son de la música… sudorosos… Pues bien… Yo tengo ese monitor 10… un culo, unos ojos, unos brazos… una simpatía… El problema es que se ha puesto malo y tenemos al sustituto. No me queda otra que llamarle “el sexy”.

Un chico con una barriga… como si tuviera una plaza de toros por cinturón (si es que lleva), unas patitas… de grulla… y eso sí… cuando se mueve… y suda (a chorros, por supuesto)… Mmmm. Pero es aún mejor cuando lleva una camisetita blanca, medio transparente… que con el sudor transparenta… ¡¡¡Ñam!!!

Y ese arte con el que sus tripas rebotan como gelatina cuando se mueve… Si es un flan, pero… Si los flanes estan buenos ¿Por qué este no me lo parece?

Y aunque puede parecer que es imposible, aún es peor. Me mira. Me mira con “ojitos”, eso, o es que el pobre tiene esa cara… Que visto lo visto, nunca se sabe. Encima hoy, haciendo gala a su mote… nos pone una canción que dice “I’m so sexy, sexy, sexy, sexy”. Y se pone a bailar moviendo las caderas y la pelvis… ¿Pretende excitarnos? Si es eso lo que pretende, con salir por la puerta lo tiene todo hecho.

Pero los adipositos de su barriga le inundan el cerebro, porque después de todo, tiene el valor (ego masculino, una chica se ríe, y piensa que es porque esta atraída por él…) de acercarse a mí, a que le golpee, o de patadas (la clase es de Body Combat).

¿No se le ocurre pensar el riesgo que tiene eso? Aunque claro, con ese flotador, yo también lo haría… Con un poco de suerte (para él) me quedo pegada a él entre el sudor y las curvas de su barriga me engancha el puño y no hay forma de soltarlo, claro que eso me dejaría un buen rodillazo en las partes nobles a punto de caramelo, o de gelatina en su caso.

En fin, a ver si el lunes vuelve el titular, que si no… veo que no puedo escribir por tener mis manos atrapadas en una barriga.

Escriba un comentario