Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Un limon y medio limon. Chocos con limon


¿Sabéis que es un tomate con capa? ¡Supertomate! “Un hombre va paseando por el campo y ¿qué se encuentra? ¡¡Un limón!!” “Mi limón mi limonero” “¡Vaya limones!”…

Estas frases leídas así pueden resultar por lo menos extrañas… Pero os aseguro que me he tirando más de un cuarto de hora para poder escribirlas porque con la risa no podía… Y seguro que si cierta persona en concreto específicamente… XDXD lo lee, también se va a partir de risa escuchando una palabra: “Limón”.

Voy a mantener su identidad en secreto para que no sea utilizado en su contra…

¿Y ezto que ez lo que é?? Os estaréis preguntando. Este es el ejemplo práctico de la consecuencia de esa borrachera a quina.

Una noche de San Roque (o por lo menos de las fiestas de La Bella, en mí adorada tierra: LEPE) volvía de camino a casa con “alguien” (Recordad, quiero mantener su identidad oculta… aunque… solo pueden ser dos personas, y por aquel entonces no conocía a una… XDXD) y no recuerdo cómo ni por qué, nos pusimos a hablar de limones.

Dos horas (o más, y no es una exageración andaluza, porque nos quedamos mucho tiempo en el portal con nuestra conversación sobre limones) hablando de limones, empezamos haciéndolo seriamente…

Después empezamos con las expresiones y después TODO tenía limones en alguna parte… Creo que nunca me he reído tanto…
+
Desde entonces cada vez que oímos la palabra “limón” nos partimos de la risa… (Y esa persona “X” ha trabajado de camarero… y le ha tocado poner algo con LIMÓN, tés con LIMÓN, Coca Cola con la rodajita de LIMÓN, cortar LIMONES…).

En realidad esta historia no es que sea interesante, es solo para explicar que cuando da un choco… y claro, los chocos con limón… Telita como están… Me pueden dar chocos con cualquier cosa, no es que esté borracha, es el efecto de la quina… Con limón… Y por eso me río cada vez que oigo esa palabrita…

Escriba un comentario