Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

¿JU?


De pequeña, jugaba con mis hermanas que eran mucho mayores que yo, por lo que podría decirse que eran ellas las que jugaban conmigo, pero claro, ellas crecieron y pasaban de jugar, tenían que estudiar, salir o hablar por teléfono.

Así que Pato Cuik fue quién las sucedió, y Topace (la gata)… Hasta que por fin llegó Luci. Una niña de mi edad que vivía en la otra esquina. Mi madre, que habla hasta con las paredes habló de mí, y quedamos en conocernos. Desde entonces todos los días esperabamos delante del reloj a que dieran las 17.00 a ver quién era más rápida en marcar para subir o bajar a casa de la otra a jugar.

Cada día tocaba en un sitio. En casa cuando sonaba el teléfono ya sabíamos quién era, y se escuchaba una vocecilla “¿Te bajas?” “¿Te subes?” “¡Hoy te toca subir!” Y a los 5 minutos ya estabamos en casa de la otra después de sacar a nuestras madres de la cama para que se asomaran a la esquina y ver que íbamos bien… Y cuando llegábamos nunca sabíamos a qué jugar, pero hacíamos de todo, desde mercadillos, manualidades, jugábamos a la pelota, en verano nos bañábamos.

Hacíamos programas de radio con telenovelas y todo y los grabábamos (cuando años después los escuchamos nos morimos de la risa), nos lo contábamos todo, incluso a veces cocinábamos (recuerdo una temporada que nos dio por comer tortitas, que nos las tomamos con chorizo queso y tomate frito y nos pusimos las dos a vomitar…) porque incluso estando malas seguíamos quedando.

Ella se venía a Lepe y siempre teníamos que ser las primeras en preguntar “¿A qué jugamos?” que con el tiempo se terminó convirtiendo en “¿Ju?”.
La de trastadas y cosas que hemos hecho, la de horas que nos hemos tirado tumbadas encima de la cama sin saber qué hacer o simplemente estando. En verano también nos apuntábamos juntas a los cursos del polideportivo, y hacíamos nuestra hora de deberes, los concursos de lectura, vamos que hemos hecho de todo.

Después crecimos, cada una tiramos por nuestro lado, y aunque seguimos viviendo al lado, ya solo nos cruzamos y decimos que tenemos que quedar. Seguimos queriéndonos un montón (por lo menos yo a ella sí) pero apenas nos vemos, de hecho solo nos encontrábamos de vacaciones en Lepe. A ver si la llamo…

  1. coyotepiper Dice,

    hoy estuve con ella, paseando y recordando aventurillas… poniendonos al dia… que alegria mas grande me ha dado verla… :D :D:D:D:D

Escriba un comentario