Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Aunque Coyote se vista de seda, zorra se queda


Aunque haga un cambio de especie… Es la verdad.

Si no que se lo pregunten a Fran, una tarde de un año… No me acuerdo de la estación del año, ¿Qué pasa? ¡¡Ni me acuerdo si llovía o hacía sol!! Se le ocurrió la idea de quedar conmigo y con Macarena.

Yo me aburría, así que decidí “darle la tarde” como cualquier hombre podría desear… Cualquier hombre menos Fran (en aquélla época me cuestionaba su sexualidad… O más que eso, me planteaba si la tenía porque era un adolescente sin pavo, un tío sin sexualidad.

De hecho me planteaba si realmente era un ser humano. Y como a mí las medias tintas no me van, eso de preguntar directamente era muy brusco… Tomé medidas: me tiré toda la tarde pegada a él, pero no sólo pegada a él, sino pegada en plan zorra, y no zorra solo, sino en plan zorrón, putón… Soltando unas cositas… Que el pobre no sabía donde meterse, entre las cosas que decía, las miradas, los gestos… jejejeje.

Hasta yo misma me escandalizaba de las cosas que decía o que hacía… Pero era muy divertido poder soltar todo lo que se ocurriera, dándole un sentido sexual a cualquier cosa… Él intentaba sacar temas en los que no tuviera nada que decir, pero mi mente astuta (de zorra ;) ) siempre encontraba algo…
Con unas dotes de actriz… con tonitos de voz… la pobre Macarena no podía parar de reír… Realmente tenía que ser cómico: un tío acojonado por una tía que le estaba intimidando y a mí en plan putilla como nunca más lo he estado (ni lo estuve).

Menudas risas que nos echamos a su costa… Bueno, en el fondo él se reía, pero con la risa nerviosa de “Diossss, ¿dónde me he metido?”

Seguí con la misma duda sobre si tenía sexualidad, pero ese día pasará a la historia como una de las veces que más desinhibida he estado (Y los que me conocen se podrán intentar hacer una idea de lo que eso puede llegar a significar, si de costumbre no me corto un pelo… ese día…) Y como una de las veces que mas “puta” me he sentido, y con orgullo, que es muy divertido poder ser así de calentona sin riesgos… Y una de las veces que más me he reído. Está claro que donde hay confianza da asco… ¡O gustito!

  1. ¡Alucina Vecina! » Blog Archive » Dos viejos amigos Dice,

    [...] llevaba, y por tanto los dos que más me querían del grupo. He hablado por aqui de ambos.. Fran (http://www.alucinavecina.com/?p=44 , http://www.alucinavecina.com/?p=30 , http://www.alucinavecina.com/?p=73 -> en este hablo de [...]

Escriba un comentario