Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Coyote en P&F


14.57: Aún no he comido, pero estoy oliendo ya la comidita. Hoy empiezo en P&F. Entro de socorrista… ¡¡Y tengo que estar en pantalón corto!! ¡¡¡¡Y con chanclas!!
Tiene gracia que en la playa esté con pantalón largo y trabajando en pantalón corto.
También me hace gracia al pensar que cuando era pequeña pensaba aterrorizada que cuando fuera a trabajar tendría que ir elegante, con tacones o falda… Y resulta que o voy en pijama, o en chándal, o en pantalón corto y chanclas… ¿Es eso serio? La verdad es que me pega mucho no ir arreglada, cómoda hasta trabajando.

Creo que me voy a aburrir un montón, porque la piscina es un charquito… Creí que exageraban cuando decían que no haría falta que me mojara si alguien se ahogaba… Pero parece ser que es cierto, aunque espero no tener que intervenir, ni mojándome ni sin mojarme.
La parte buena es que supongo, que irá algún buen cuerpo a nadar en el charquito, lo malo es que por las tardes hay niños, por lo cual hay chillones, gritones, cagones y meones… Me van a dar dolor de cabeza…

Pero bueno. ¡¡ESTOY TRABAJANDO!! Con contrato, y en P&F.

Ayer se medio realizó el sueño que tuve cuando Justo me llamó: soñé que iba un día a una masterclass por la tarde con Luis, y él decía “Joder, me ha fallado mi compañera de la presentación” y miraba el panorama, y yo llevaba unos pantalones del mismo color, y una camiseta ancha. Me hacía subir, y con el consecuente teatrillo de “¿Pero estás loco? ¡Yo qué se que vas a hacer!” y según subía me quitaba la camiseta y llevaba otra conjuntada con él (Eso es algo que mola de las masters… Los modelos conjuntados de los profes… ¡Son chulísimos! Y no hablemos del blanco… jajajaja. ) Y daba la clase con él.

Pues ayer sin conjuntación ni na… Christina me sacó toda la clase arriba con ella… No dirigí ninguna canción, pero me encantó la sensación de estar arriba toda la clase, ver cómo lo vamos haciendo los de abajo, el acostumbrarme a hacerlo al revés y a dejar de ser una más para ser el centro de atención, por lo que hay que entregarse más…

Me encantó la experiencia, y me he prometido, que algún día estaré ahí (o en otro) pero con el micro. Incluso la clase de las marujillas de hoy ha salido mejor, estaba súper motivada. Y eso se ha notado.

Gracias Christina, no sabes lo que me animó estar ahí arriba.

00.44: Estoy machacada, pero muy contenta. Al final me ha tocado dar clases a niños pequeños que no sabían nadar, a una señora mayor…

Me ha tocado meterme en el agua y estar más de media tarde con el pantalón mojado… Pero aún así estoy contentísima.

El equipo de compañeros de momento parece majo (Nada que ver con los anteriores)

El público diferente…

No me gustan los niños, pero… por lo menos sonríen de vez en cuando y no miran con cara de asco, lloran, pero no insultan… Además los entretienes pataleando.

El ambiente (sin tener en cuenta el terrible calor que hace) me ha gustado, por lo menos hoy.

Los “jefes” son la leche, no son el niño manga pijo de papá, cabronazo que mira con superioridad y encima te está constantemente que está forrado y te está explotando. Son naturales, son abiertos y son personas normales, que están dando el callo todo el día y aún así sacan fuerzas para reírse, tratan bien, y hacen bromas…

Una vez más, creo que dejar el anterior trabajo fue una de las mejores decisiones que he tomado.

Escriba un comentario