Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

La feria del fitness


Este fin de semana ha sido la feria del fitness. Y ahí me he tirado todo el fin de semana. En vez de dormir… Pues iba a la feria…

El sábado estuve allí a las 9 de la mañana, pero hasta casi las 10.00 no encontré a nadie, y después de cargar con botellas y botellas y botellas de Gatorade fui a la puerta del seminario de Tae-bo (Vamos, el Body Combat pero de “otra marca”)
Según llegué me encontré con una monitora de uno de los gimnasios en los que había estado…

Después de recoger tarjetas entré a la sala y estuve viendo (y medio haciendo lo que me permitían los vaqueros y las manos sin vendas ni muñequeras ni nada)cómo daban una clase.

El profesor INCREÍBLE. ¡¡Qué tío más grande!!! Ahí mi querido profesor hasta ahora insuperable, bajó un peldaño. Este tío es tan bueno o incluso mejor (si no tira el estar viendo a Luis constantemente…).

Lo primero que me sorprendió fue que de unas 30 personas, sólo dos (además del profesor) llevaban vendas, guantes, muñequeras o algo… Después descubrí por qué… la gente que lo hacía… pues… Sinceramente, las “chicas” del gym lo hacemos mejor.
Había una que se suponía que era monitora que… En fin… para que cuando entraron los de Cuatro a grabar estuvieran pidiendo que la sacaran de plano para no desprestigiar el seminario…
Después estaban las dos “aeróbicas” es decir, que no entendían que levantar la rodilla era para machacar una cabeza, no para subir la pierna y dar saltitos.
Estaba el “perdío” que ese no debía saber en lo que se metía porque no daba ni media.
Y las dos “ilegales” a las que tuvimos que regañar tres veces (y casi echarlas) por grabar, hacer fotos… y encima protestar, lo mejor es que antes de terminar se salieron y se pusieron a mirar en otro de los seminarios.
Había un par que más o menos bien, y el resto… pasables.
Pero no había nadie bueno. (Chicas, somos las mejores, está demostrado).

Después de comer en el frescco con Marta y Bea (que me contaron emocionadas que habían visto y hablado con el “COME ON WARRIORS!!” ) Subimos a la feria a encontrarnos con Eva y dos amigas suyas…

Miramos ropa, vimos a gente asquerosa (daban ganas de vomitar), rubias oxigenadas morenas de solarium que parecían tíos con cuerpos musculadísimos y asquerosos con gente haciéndose fotos con ellas (ya hablaré de eso otro día).

Y llegamos a “EL STAND” el “Come on Warriors” por ahí, subido en un escenario y sonando musiquita de Combat… Después de mirar un rato, seguimos, pero vimos que había círculo y… Efectivamente EXHIBICIÓN DE BODY COMBAT. Nos quedamos con las ganas de verle haciendo el track 3 (el que él hizo en el vídeo), pero vimos el 1 y el 8.

Luis tuvo que bajar otro peldaño más. ¡Menuda máquina! Otro impresionante. Como calidad técnica increíble, como no era una clase no pude valorar si como profe es mejor o peor que el de la mañana, pero espero comprobarlo (Justo, Justo, porfaaaaaaaaaaaaaa). Cuando bajó le pedimos que hiciera la 3, peor no podía “Sí, en inglés” dijo riéndose (pobre…).
Y después volvió a salir para una exhibición de Body Balance después de dormirnos otros dos compañeros con Body Jam (o algo así… jejeje).

Y hoy domingo… Ni Odisea, ni masterclass ni leches… He estado al principio de la Odisea hasta que han empezado a pedalear, y me ha tocado bajar después a la recepción de la entrada no hacer nada… (Por lo menos sentada) y voy y me encuentro con Pepe Gotera, uno de mis exjefes…

La chica de al lado estudiaba fisio… ¡Qué aburrimiento! Hasta que me han relevado, y me ha tocado entrar al seminario de danza clásica y contemporánea. Pensaba que me gustaba la danza, pero he llegado a la conclusión de que es muy muy muy aburrida.

Así que he intentdo llegar a ver el final de la masterclass de latino (con unas compis mias haciéndola) y nada, así que he llegado a ver el final de la Odisea.. eso sí.
Y he encontrado otra MÁQUINA de profesor. Amor, (uno que encima se había liado con una amiga mía… y lo comprendo, la verdad, por parte de ambos… Menudo tío). Después de tres horas pedaleando, de profesor (que aunque parezca que no, se sufre mucho más) cuando pedía acelerar, no se le veían los pies, cantando, gritando, animando. Los aplausos del final casi me ponen la piel de gallina.

Impresionante. Hay que ver la cantidad de “monstruos del fitness” que hay por el mundo y la enorme calidad de la gente (después llegas a algunas clases y ves como tu profe ni siquiera se sabe la coreografía, ni sabe golpear de una manera medio decente).

Pero todos empezamos desde abajo, y la práctica hace mucho, no todos podemos llegar a ser de esos que destacan, pero si se puede ser MUY BUENO, en lo que se hace… y el esfuerzo ayuda mucho.

Escriba un comentario