Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Curriculums


Bajo la leyenda de “todos mentimos en el currículum” hay de todo, desde el que solo miente matices, el que miente demasiado… y creo (pensaba que no existían) que también existen los que son demasiado sinceros… A veces aportamos datos “por rellenar” pero siempre he creído que había límites.

No soy una persona que haya tratado con muchos curriculums, solo los que cotilleaba de mis amigos y  conocidos. Pero en la piscina, estos días, el coordinador se ha estado volviendo loco buscando alguien para los fines de semana, visitando todas las páginas en las que se cuelgan… Y al ver algunos, no podía evitar llamarme a que le echara un ojo, porque eran dignos de ver…

El primero que me llamó fue porque el remitente era un tal “Barracudafashion” o algo así.

Vale que en el mundo de internet, los nicks son la orden del día, y en los correos a veces ponemos cosas de las que nos podemos avergonzar, pero… ¿tan difícil es crearse una cuenta de correo “seria” para enviar currículos, y para “negocios”? ¿Cómo le van a llamar con ese nombre?

Otro tenía de título “Chica católica de 31 años”. ¿Y eso? ¿Ahora se pone la religión en los curris? ¿Eso es para dar morbo o trata de evitar malentendidos? ¿O es para que no la llamen los testigos de Jehová?

Otro que nos hizo gracia, ponía “Busco trabajo de salvavidas” Era de sudamérica, pero según lo leímos sólo pude decir “¿Quiere trabajar de flotador o de chaleco? Que se junte con la católica que igual eso de trabajar agarrados…” El cachondeo que tuvimos fue pequeño.

Otro que parecía normal, nos quedamos con los ojos clavados en la pantalla, mientras sangraban… porque era una carta de presentación escrita por alguien que le ponía empeño, pero el castellano no es que lo dominara precisamente… “No tengo el tétulo y tengo bañado pa meterme en el awa si tengu que meterme” y no se que más cosas por el estilo, eran tres líneas que no tenían desperdicio. Puedes no tener un buen dominio del idioma, pero… aunque solo sea para redactar esa carta… corrígela, pídele a alguien que lo domine un poco más que le eche un ojo, para causar buena impresión al leerla…

Y así nos tiramos dos tardes… viendo curris a los que llamaba y nadie quería trabajar, pero ni entre semana… ¿Entonces por qué lo mandas? O incluso gente que ponía teléfonos falsos… como si estuviera hablando con alguien en un bar. ¿Tiene lógica esto? Si es que estamos… “tooooooodos locos”

Escriba un comentario