Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Cuando empecé a salir…


Aunque para mí, en cuestión de la hora, parece que sigo teniendo 14 años…

Recuerdo las primeras veces que salí “con mis amigas” es decir: ir a la cruz solas. Al McDonald, o al cine.. (Sí, cuando aún se podía merendar, ir al cine y comer palomitas con mil pesetas…) (Madre mía, ¡Acabo de darme cuenta de lo vieja que soy!).

Ir a la cruz era como ir al fin del mundo… Coger el autobús o el metro solas… ¿Sabríamos bajarnos en la parada? ¡Pues claro, tontas! Llevar nosotras el dinero, sacar las entradas… Pedir…

El primer día fue toda una aventura. Volvimos prontísimo. Pero para nosotras marcó un antes y un después. Ya éramos mayores. Habíamos salido solas. Hasta la cruz que habíamos llegado.

Después vinieron las complicaciones, que empezamos a quedarnos más rato sentadas en el McDonald (liándola.. alguna vez nos echaron…). Recuerdo dos días que nos echaron… XDXD.

Uno de ellos, yo me aburría, porque mis amigas empezaron a hablar de chicos, y a mí por aquel entonces no me interesaban… Así que empecé a investigar… Cuando mis amigas se quisieron dar cuenta, yo estaba haciendo un teatro de marionetas a unos niños de la mesa de al lado (Bueno, no a ellos, pero estaban embobados). Me había hecho una marioneta del Rey León (ojo al dato… no un león cualquiera, era el Rey león…) con el cartucho de las patatas, la tapa de la coca cola, y los cucuruchos del helado, y un caballero que iba a cazarlo añadiéndole una pajita.
La pechá que se dieron a reír fue chica… tanto, que a una de mis amigas, que aún estaba comiendo (leeeeenta la pobre) le salió volando un cacho de lechuga que se pegó a la pared. Montamos tal jaleo que nos incitaron a abandonar el lugar.

Otro fue el día que se les ocurrió inventar el McFlurry… Yo, como siempre, había terminado e iba a pedir mi helado, pregunté si alguna quería algo, y a dos se les encaprichó eso pa probar… Encima lo querían de Crunch. Me tiré cerca de un cuarto de hora en la barra para no llegar a pedirlo y hacer el ridículo. “Mcchufly, de Churnch” “Mchufly de Crhhhunck”… No me salía… Unos chicos (de nuestra edad, y esas cosas con el pavo se recuerdan… mis amigas, porque a mi me daba igual…) se estuvieron partiendo la caja de mí… (Como para no hacerlo, la verdad).
Total, que llegué a pedirlo, y pedí el “Mchufly de Chunchr”… Por lo menos me entendió, no sin soltar una risita. Después de eso, no nos echaron, pero tuve que salir por mi propia iniciativa (y la de mis amigas, porque los chicos se reían de ellas por mi culpa..)

  1. ¡Alucina Vecina! » Blog Archive » McDonaladas… by coyote Dice,

    [...] Bueno… he contado ya algunas cosas como las de las primeras veces que saliamos.. con el flurry… y el de las marionetas… (eran geniales, digan lo que digan…) http://www.alucinavecina.com/?p=53 [...]

Escriba un comentario