Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Mi vena macarra


Todos tenemos un pasado, y yo no voy a ser menos.

Aunque parezco tonta, he tenido mis respuestas… que ahora lo pienso y digo “¿Cómo seria capaz?” Qué inconsciente era… y sino… ya me diréis si esto es normal.

Se me acerca uno con una navaja, diciéndome que me va a rajar y mi respuesta es enseñándole las muñecas y diciendo “Venga, rájame”. Así, tan ancha… menos mal que le dió por irse y pasar de mí… Pero… lo pienso y madre mía.
Aunque en defensa de esa actitud debo de decir que conocía al tipo. Era el macarra kinki del colegio (expulsado de otros cuatro, que vino a mitad de curso… el malo malote). Y yo me llevaba muy mal con él, me tenía manía, y un día por el barrio me saltó con esas… Quizá si no le hubiera “conocido” no hubiera hecho eso… Igual el tío pensó que si le conocía sí que le podía meter en un lío hacerme algo…

Y las otras dos son por mi vena “defensor del inocente”. Conmigo se pueden meter lo que quieran, pero con los míos ni pensarlo.

Iba con el grupo de amigas por el barrio, y un grupo de gitanas (gitanas-bakalas malotas de las de ahora… de las que llevan cadenas y mosquetones como adorno o para dar palizas, según se las crucen los cables). Y el grupo de gitanas empezaron a meterse con una de mis amigas (creo que por la ropa que llevaba).

Y empezaron a decirla que se parara, que querían hablar con ella, como solo aceleraron el paso empezaron a insultarla… Después empezaron a hacerla la zancadilla y molestar…
Ahí ya si que me paré, me dí la vuelta y empecé a decirlas si es que tenían algún problema… Que si tenían algún problema lo dijeran, y sino en un momento llamábamos a la policía y lo solucionabamos… Empezaron a ponerse kinkis conmigo (cuando me di la vuelta mis amigas se habían ido por patas y me habían dejado sola las cabronas).
Pero una de las gitanas decidió decir a las demás que pasaran de mí, que era una chula de mierda, pero que me dejaran para otro día, que ya tenía con tener por amigas a esas “putas cagadas” (la respondí) pero tuve la suerte que se largaron… Aunque se quedaron siguiéndome de lejos…
Y la verdad es que mientras subía la cuesta mi casa (nunca ni dios por la calle, sin luz y tal…) si que me acojoné… pero no las volví a ver.

Y la tercera fue en el colegio. Un curso menos había un kinki de esos chulitos… de los típicos “abusones” y yo le conocía desde pequeña (a él y a su hermana) de baloncesto… pero nunca me había llevado con él.
El caso es que se empezó a meter mucho con una de mis amigas (bueno, ella en realidad no me caía bien, pero era de mis “amigas”) a insultarla por los pasillos, a humillarla… Y la otra no decía nada y la verdad es que la pobre lo pasaba fatal…
Así que un día de esos me tocó las narices, saqué mi vena macarra, me acerqué a él, le agarré de la pechera, le levanté (bueno… le levanté la pechera en plan amenaza y estrangular… no creo que le levantara del suelo…) y en medio del pasillo le obligué a pedirla perdón… a ella y a todos los demás con los que se había metido…
El pobre se debió ver tan humillado que empezó a pedir perdón (cagón… ) y durante unas semanas cuando me veía por el pasillo se escondía… Después se hizo amigo del primer kinki que he contado y creo que fue él el que le “animó” a querer rajarme…

A la tía a la que defendí me lo agradeció años después amenazándome de muerte porque soy lo peor del mundo, que la he hecho mucho mal… Lo típico, te la juegas por alguien que no lo merece y no solo no te lo agradece, ni lo ignora, sino que te putea… la próxima que se joda… Así es la vida…)

El caso es que he tenido suerte con todas mis venas incoherentes… Pero creo que ahora me he calmado en ese sentido y soy un poco más consciente de las cosas… Las cosas que pueden pasar… (También gracias a mi nene, que ahora veo que tengo algo que perder… o que he madurado… o si me vuelve a pasar vuelvo a hacer lo mismo).
Aunque la verdad es que en ninguna de las situaciones vi un riesgo real, y por eso actúe asi… o porque les conocía o porque sabía cómo funcionaban… Aún así pude llevarme un susto…

  1. ¡Alucina Vecina! » Blog Archive » ¿A partir de donde el valor empieza a convertirse en estupidez? Dice,

    [...] varias veces en mi vida y siempre me ha ido bien (ya conte mi “vena macarra” http://www.alucinavecina.com/?p=57 que mas que vena macarra eran respuestas suicidas… ) aunque algunas eran hasta [...]

Escriba un comentario