Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

El taller


Mi padre, además de poli, profesor de judo, pintor… tenía un taller en el que hacía rótulos luminosos con plásticos.

A veces, íbamos al taller con él. Para entretenernos nos daba un taco de madera, un bote de clavos y un martillo… Y ahí nos pasabamos la mañana entretenidas (A mis hermanas en su época también se lo hacía). Después cogía el taco, le ponía el nombre y la fecha… Y se veía la evolución de los primeros cuando era una mico, 5 clavos torcidos, a cuando era algo menos mico un monton que se había convertido la tabla en algo metálico todos clavados perfectamente…

También me entretenía colocando los plásticos por colores, jugando a la Rayuela, pintando las paredes, tablas, mesa, suelo… con tizas, a destrozar los lápices de viruta… a revolcarme con las virutas…

Después llegaba “el momentazo”. Cruzábamos a comprar pan, chorizo, y a “robar” fruta a Luis (el frutero, amigo de mi padre) y nos hacíamos un bocadillo de chorizo al horno del taller… (Era como un horno de pan… ) ¡Qué cosa más rica!!! A mí siempre me sentaba mal el chorizo, pero ésos…. me sentaban de maravilla… ¡Qué buenos! Y después las picotas, albaricoques, mandarinas, melones, sandías… que le robabamos a Luis… Nos quedábamos mas anchosssss.

  1. Halloween | Alucina Vecina - La vecinita cuenta sus cositas Dice,

    [...] en el taller . Ese año vino mi primo con un amigo suyo, todos los del grupo, y vino también Prue, que trajo a [...]

Escriba un comentario