Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Semana de perros


Con semana de perros, me refiero a perros animales… No solo a las lluvias… Que madre mía qué tiempito ha hecho…

La cosa empezó el lunes con el preoperatorio de Bony (la perra de mi chico…) Pero ná, electro y análisis (como ya le habían hecho a Bis).

El martes fue Bis quien pasó por el quirófano: limpieza de boca con anestesia. Estaba demasiado pestosito, y le sangraban las encías… Le bajé a las 10.30 y a firmar el consentimiento informado (es necesario pero qué mal rollo me dan) cuando le dejé me dió por llorar.

Era la primera vez que le dormían… Y es una “tonteria” pero tengo mucho miedo a las anestesias. A medida que pasaba la mañana, no me llamaban… A las 13.15 (el veterinario cierra a 13.30 y por la tarde trabajo, así que no podría ir por él… Además que le tenía que dejar solito… ) me llamó.

Yo estaba por esas alturas atacada… me llamó y me dijo que ya podía bajar. No me dijo si bien o mal. Bajé, y me dicen “ahora te saco al niño”. Pasan 10 minutos y no me lo sacan… Iban atendiendo al resto… yo ya desesperada, pensando que querían vaciar la consulta… y al final me lo sacan.

Bis no se alegra de verme, va medio arrastrándose, sin mover el rabito, sin dar tirones… Efecto de la anestesia, me dicen que es normal, que le han pinchado antibiótico… que todo bien. Y que le han quitado un diente y una berruguita.

Subimos a casa… y se tumba, no se duerme, se apoya en mí, y empieza a llorar, pero no agudo, sino en plan gemiditos… Y yo llorando de oírle… A punto de lllamar al jefe que no voy a trabajar. Pero viene mi hermana con mi sobrino y ellos se quedan. Cuando vuelvo a casa por la noche mueve un poco el rabito… pero sigue atontado.

Miércoles: voy a dar la clase a las marus, y vuelvo. Bis ya es él, atontado, pero es él. Bajo al veterinario, mandan antibióticos. No ha comido y no ha bebido. Cuando vuelvo por la noche ya si que es una alegría para él. Éste es mi niño.

Viernes: Operan a Bony de un tumor. No duermo con mil sueños sobre la perra y su operación.
Me llaman que la han llevado ya. Todos asustadísimos.

Llevo a Bis al veterinario. Pregunto por vez número 50 por las operaciones de perros de 13 años de tumpres. Me dicen lo de siempre: que depende del tumor.

Intento dormir un rato, pero vuelvo a tener sueños… Con todas las opciones.. Todo maravilloso, fatídico, bien, mal, incluso que estoy hablando con la perra mientras la operan.

Por fin me llaman. Todo bien. Igual nisiquiera es un tumor. Sale andando por su pie, atontada… pero bien.

Sábado: voy a verla. Me tumbo en el suelo media tarde durmiendo con ella. Se levanta cuando entran a la cocina. Ya es ella. Come (solo la blanda, pero tiene apetito… lo más importante según la veterinaria). Atontada, pero es más ella.

Domingo: Los dos perros son ellos. Pufff ¡Qué angustia de semana por ellos! Hay que ver lo mal que se pasa. Si alguien dice que los perros no son de la familia es que no tiene. Son uno más, el más fiel, más cariñoso, y al que se echa de menos, el que sufre en silencio y siempre está dando compañia. No son mascotas, son miembros de la familia de eso no hay duda.

Respecto a las mascotas… decir que esta semana mi hermana y mis sobrinos han adoptado a una gatita que se encontraron en la cuneta de una autopista (HAY QUE SER HIJOS DE PUTA PARA DEJARLA AHI) pequeñita… cachorrita… se llama Lucía, y ha vuelto a nacer. Es un ser querido.

Escriba un comentario