Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Cualquier tiempo pasado, ¿fue mejor?


Hoy he estado con mi nene recordando cosas de cuando empezamos, de las primeras veces que hicimos las cosas que hacemos ahora… Cómo nos enamoramos… Y… lo echo de menos.

Ayer hablando con mi amiga Lucía estuvimos recordando las cosas que hacíamos de canijas… y… las echo de menos.

El viernes hablé con el que fue mi hermano… Y recordamos algunas cosas que hacíamos en nuestros tiempos mozos, nuestros paseos por la playa y por la Vía Verde, nuestras aventurillas y conversaciones… Y las echo de menos.

Hace unos días hablaba con un amigo que hacía mucho con el que no hablaba, con el que salía cuando empezamos a salir… Y recordamos las cosas que hacíamos, cosas que pasaron… Y… las echo de menos.

Hablé tambien hace una semana con una amiga del cole… Recordando anécdotas del colegio, de clase, los cotilleos… Y… las echo de menos.

No hay que vivir en el pasado, es posible que siempre recuerde las cosas buenas, y las malas las olvide, y así tenga un gran recuerdo de todas esas cosas, y las eche de menos, olvidando que en su momento hubo cosas malas…

Es como con la gente “Recurda las veces que te hizo reír y no las que te hizo llorar, guarda un buen recuerdo, no dejes que lo empañe nada”.

Seguro que dentro de unos años recordaré cosas que me pasan ahora… Y… las eche de menos, como ahora las disfruto.
Es posible que con el paso del tiempo, hay cosas que dejan de considerarse especiales aunque sigan siéndolo, y de vez en cuando hace falta darse un remojón y recordarse lo importante que es, hacer que no sea algo que “hay que hacer”, hay cosas que solo recordando valoras… ¿Por qué no valorarlas mientras pasan?.

Cuando crecemos, dejamos de disfrutar las cosas que nos pasan, sólo recordamos cosas… Y no afrontamos las cosas como lo hacíamos de pequeños, tenemos miles de cosas que nos las empañan.

Es bueno poder pararse a recordar, pero también es bueno ser unos “Peter Pan” y no querer crecer, no querer llegar a ser un adulto que deje de valorar las cosas, vivir echando de menos… Estar constantemente en “esos tiempos”, es complicado, y ni una cosa ni otra, no hay que olvidarse del pasado, y de los recuerdos, no quiero olvidarme de nadie porque ahora no esté, no quiero no echar de menos a alguien porque ya no esté: quiero echarles de menos, quiero echar de menos las cosas que pasaron, eso no desprestigia las que pasan ahora.

Escriba un comentario