Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

La historia de la loca.


Bueno, llevo muchísimo tiempo comentando sobre una historia o cómo decía que éramos feas. Pero no me terminaba de decidir a escribirla, esperando un periodo de calma en el que poder opinar… y contar la historia, que se las trae… Aunque haré un resumen… porque la cosa es laaaaarga.

Una mujer de 38 años se enamora de un monitor de 24 años. Podría ser uno de los titulos…

La del comienzo de la historia según ella:
<< Una noche soñé que me casaba con un chico con pantalón rojo de deporte, que nos llevabamos muy bien, llevaba el pelo largo... y voy al gimnasio, entro a clase y... ¡¡¡El chico del sueño!!! Con el pelo corto, pero hablando con él me entero que lo tenía largo antes.>>

Fuera por lo que fuera, la chica se empieza a enamorar del monitor, pero empieza a ser evidente… Llega dando gritos al gimnasio, duchádose y pintándose antes de entrar a las clases, si él no da las clases se va…

Llega al punto de enviarle cartas de amor al gimnasio, pero no cartas de amor “normales” sino con cosas preciosas (Las cosas como son, las cartas eran preciosas) Con cosas de estar enamorada sin conocerle (por mucho que diga). Con contenido erótico en algunos momentos, dando muestras de necesidad…

Él no la paró los pies, o ella no se dió cuenta, y la historia siguio yendo a más, más acoso. Él se alejaba de ella y de todo lo que “tenía que ver con ella” o con lo que el creía que tenia relación (donde nos afectó a las demás). Ella empezaba a montar shows en clase… A dar gritos si por un casual él se equivocaba y iba a que le golpeara, ella le perseguía literalmente… Todo el gimnasio sabía que estaba enamorada de él. En el vestuario entraba hablando a gritos “Ya mamá, pero estoy enamorada de él, y no me hace caso. ¡¡No elijo de quien me enamoro!!!” Y empezó a tener broncas con los demás “socios” o monitores que la decían “No es para tanto” cuando se salía de la clase porque él no la miraba… De hecho dejo de hablar a más de una… y a criticarlas…

Hace poco empezó la racha de interrumpir clases, de salir montando jaleo a mitad de la clase… Todo para llamar su atención… Hasta el punto de llegar a fingir un desmayo en medio de Body Pump, abriendo el ojo a ver si “¿¿Se ha preocupado por mí???” A ver si se acercaba, y tirando hacia él cuando intentaban llevarla al vestuario…

Después de esto él la metió al despacho a gritarla unas cuantas burradas, que parece que no entendió y dijo “Tu novia es mi rival” Encima se quejó que los socios masculinos la acosaban. “No me hables de acoso” “¿Crees que te acoso??”… El caso es que se presentó al día siguiente, la pidieron un certificado médico, lo llevó a los dos días, y después de que la dijeran “Me das asco, me das ganas de vomitar, eres lo peor” No se da por vencida y sigue yendo…

Porque según ella él no deja a la novia porque no tiene seguro si funcionaría con ella, y hasta que no lo tenga claro… No descarto que piense que esto es “la prueba” por la que tiene que pasar para demostrarle que con ella funcionaría…

En fin, la historia es… ¿Hasta qué punto se puede humillar una persona por amor sin darse cuenta? ¿Hasta qué punto pude estar cegado? ¿Hasta qué punto tiene que aguantar una persona sin poder quejarse y mantener la sonrisa y la buena cara por estar en su trabajo? Si esto hubiera sido al revés, habría habido movida por acoso… ¿Por qué una tía si puede acosar a un tío? Es que he omitido miles y miles de detalles… Pero todo el mundo la conoce… Y el pobre no podía más…

Creo que ella pidio la baja (no la iban a renovar el bono) y pidió que la devolvieran el dinero (Pero no lo iban a hacer) Así que sigue yendo… En teoría se iba a vivir al pueblo con la madre… ¿Será verdad?¿Estará en las cristaleras mirándole? ¿En la recepciíon del gimnasio? ¿Le matará por no poder ser suyo??? En fin… Mu fuerrrrrrrrrrrrrrrrte…

Escriba un comentario