Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Bis y Lestat


Bueno… mis dos pequeños…

Bis es mi perro… Un cócquer precioso, cariñosísimo, adorable y… tonto, pero de lo bueno que es. Hasta hace no mucho dudaba de si sabía ladrar… ahora ladra para avisarnos que han llamado al timbre. Como si fuera alguien… jajajaja, pero mientras ladra va corriendo a buscar un muñeco que llevar a quien venga… Da igual quien sea… jaja.

Llegó a mí después de la muerte de su hermano… Él es isleño… “hijo” de Pepe Luis, amigo de mis padres. Fueron a un entierro y Pepe “había tenido perritos”, así que se trajeron uno… “Judo” una preciosidad, súper cariñoso… Qué sorpresa me llevé… Porque yo me había quedado a dormir en casa de Susi (mis padres no estaban en casa) pero pasé por la mañana temprano por casa a por los calcetines del uniforme… pasé al baño, y ahí habia un perro… Precioso… Lloré de la ilusión, aunque no sabía de quién era ni qué hacia ahí… Después supe que era mío. Pero.. un día, se cayó a la piscina, y como estaba tapada, se murió… Casi me muero cuando me enteré, y eso que solo había estado con nosotros unos días… Aún lloro y se me pone algo en el estómago de la pena de recordarlo.

El caso es que tuvieron que volver a Lepe, y aunque no pensaban traer otro perro, por el golpe que supone… vino Bis con ellos… y menos mal que lo hicieron.

Anécdotas con él… miles. Después de 9 años juntos… pues… a ver. Ppero si que me ha servido para “ligar”… Con muchos de los que he estado ha “ayudado” jajaja. Con eso de “Vamos a sacar al perro…”. Con el de Mérida me sirvió para “conocerle” más y hablar. Con el gilipollas me sirvió porque me lo encontré sacando al perro… Y con mi nene… porque… en fin, ya lo contaré con la historia completa.. jajaaja.

Como momentos adorables a más no poder recuerdo sobre todo uno… Porque tengo un perro socorrista… jaja. Encantador, adorable… ¡¡¡¡Me lo como!!!! Estábamos en la playa y me metí en una de las “piscinitas”, y me puse de rodillas en medio, y él cuando me vió se asustó, así que yo me puse a picarle. El pobre llorando alrededor… así que cogió y salió corriendo escopetao a un pescador que estaba bastante lejos a ladrarle y “señalarle” dónde estaba yo, que fuera a ayudarme… Cuando ví eso, me levanté y tranquilicé al pescador y al perro claro… Me le comía.. De hecho le llevé en brazos un rato (y pesa… porque esta fuertecito… jaja)

Sustos me ha dado muchos, porque tiene la fea tendencia de perderse en la playa de noche… Recuerdo una que iba con mi “hermanito” y se perdió… Le encontró mi hermanito, y después me tuvo que buscar a mí, pero costó dos horas encontrarle…

Otros grandes sustos han sido “intentos de ahogarse” como una vez que se cayó al río y que me tuve que tirar del puente a por él porque no podía con la corriente… (Aunque me iba a tirar igual… ). O una vez que se cayó a un pozo mientras perseguía una mariposa y le intentaron sacar de mil formas y no pudieron, hasta que llegó el de la finca de al lado que era campeón de tiro con lazo en EEUU y con una cuerda, hizo un lazo y le pescó… (Menos mal que no estaba ahí yo…)

Todo lo que pueda decir no le hace justicia, porque es un bendito… Se deja hasta teñir el pelo… Si nos ponemos malos no se separa de nuestro lado… Y el llegar a casa y tener a alguien que se alegra sinceramente de verte… “El movimiento de la cola de un perro nunca se podrá comprar, es la felicidad”.

Y Lestat… Mi precioso gato negro. Guapo, cariñoso, con un señorio que no puede con él y.. tonto también. Demasiado bueno…

Los gatos siempre han sido, son y serán mi debilidad. Me pierdo con ellos, sus ojos, su mirada, su saber estar, sus “aires” en plan “No eres mi dueño, dejo que vivas conmigo” “Nunca puedes ser el amo de un gato” o “Los perros miran a los hombres como dioses, los caballos como iguales y los gatos como súbditos”. Me encanta su indiferencia, su señorío… Y digan lo que digan lo mimosos y cariñosos que son (cuando ellos quieren).

Yo siempre he tenido gato… Topace… (La tenía amargdita a la pobre, otra bendita).

Éste llegó a mi tras la muerte de Leo, al que tuvimos que sacrificar tras un año con nosotros (una de las decisiones mas “duras” porque sabía que tenía que hacerlo pero… Yo le maté. Es otra cosa que hoy en día no he superado. Menudas pechas a llorar me pego… )

Pero llego a mí, por mi hermana (en este caso NECESITABA un gato, aunque se empeñaran en decir que mejor no regalarme otro después de lo de Leo… Al cual me le habia regalado mi nene) de cachorrito… Me cabía en la palma de la mano y me faltaba gato pa llenarla… Ahora su cabeza no me entra en la mano.

Anécdotas con él… muchas también y eso que sólo llevamos dos añitos juntos… Si es que el tío es adorable aunque se empeñe en ocultarlo… Me protege, no se aparta de mí, esta siempre pendiente de lo que pasa, siempre duerme conmigo, viene cuando se le llama… A veces es un gato perro… Mola cuando se pone a jugar con el perro y le persigue el rabito, o cuando se pone a saltarle al potro.

Pero una de las veces que más gracia me hizo fue cuando se estampó contra la ventana en directo para todo el país… Yo estaba saliendo en la radio en “LA NOCHE CAPRICHOSA” y va él y se estampa contra la ventana… jaja. Hizo un ruido, y claro me entró la risa.. jajaja, pero vamos fue uno de los puntazos de la noche.. jajajaja.

Sustos, como es normal tambien me ha dado… Al poco de llegar se “perdió” y fue a parar a casa del veciono, que se lo queri quedar por lo adorable que era… Pero como tenía collar se apiadó de quien lo habría perdido… Menos mal, porque a mí me estaba dando algo.

Alguna vez se “ha reído de mí” de ponerme a trepar a un árbol a por el que estaba maullando arriba mirando abajo como si no pudiera bajar, y al llegar arriba bajar el enseñándome a bajar.. (jajaja, ¡Qué mamón!!).

Otro gran susto cuando vino con una pata prácticamente colgando (Porque un mamón de un vecino le había puesto un cepo) Menos mal que no le pilló tendones ni hueso y no llegó a perderla, pero le veía el huesecito… El pobre lo paso fatal ahí…

Y como a Bis, lo que diga no le hace justicia… Porque es encantador… Y adorable. Y precioso. Y… maravilloso.

Aquí dejo unas foticos de los nenes.
bislestatlamparapeque.jpg
Esta es de cuando le pasó a Lestat lo de la patita…

perropunkipeque.jpg
Bis teñido… Es un bendito…

lestat_cararetocapeque.jpg
Y mi guapísimo gato tumbado encima del ordenador…

  1. ¿mi perro, mi gato o mi nene? : Alucina Vecina - La vecinita cuenta sus cositas Dice,

    [...] Siendo sincera… no lo se. Se que debería elegir a mi nene sin dudar… pero… no es porque no le quiera aél, sino porque quiero muchísimo al perro y al gato, son como mis hermanos. Es como elegir entre mamá o papá… ¡¡¡los dos!!! en este caso… ¡¡¡los tres!!! Ya he hablado de ellos… (del perro y el gato http://www.alucinavecina.com/2007/10/03/bis-y-lestat/ [...]

Escriba un comentario