Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Como pasar el rato en clase…


Bueno, yo en clase, aunque tuviera cara de buena, y me escaqueara siempre (Las trastos eran mis hermanas 1º y 3º…) Menos atender… Hacía casi de todo.

Además de lo típico de hablar con todos los compañeros, pintar los libros y cuadernos. Recuerdo en el de religión que hice un comic sobre “Demoñito”… Además, en la portada del libro había pegado una pegatina con el símbolo y que ponía “VENENO” jajaja. Y también los libros llenos de pintadas de florecitas de mi compi de al lado “¡¡¡Beuchiiii!!!” Y cuando empecé a salir con mi nene con nuestros nombres… [Qué cursilada, lo reconozco, no me veía capaz de esas cosas... jajaja])

También hacía eso de mandar “notitas” a los compañeros.. Aún tengo muchas en el estuche guardadas… Y son de lo más… profundas “Sí, pues ese me gusta, me ha mirado cuando nos hemos cruzado.. ¿¿Le gustaré???” jajaja. Bueno, también estaban los “Nototes” que eran folios enteros contando historias mucho más importantes “Ayer estaba en casa, y me llamó Perquito y me contó tal, y me dijo cual, y le contesté esto… Y joooo ¡Cómo tonteamos!! Pero esta mañana me he encontrado en el autobús a este otro y me ha saludado, ¡Joooo tíaaaaa casi me derritooooo!!” Y cosas así… jajaja. Aún las guardo… jajaja. Son mu graciosas… todos hemos pasado por “el pavo”…

También jugaba a los marcianitos, a paella, a stop, a cifras y letras, o a contar las veces que repetian algo los profesores o hacíamos concursos… En fin, lo típico…

Si tenía la vena autista o demasiado aburrida me entretenía en pintar los cuadraditos de las hojas de cuadros… Primero sólo azul, la siguiente en dos colores, la otra en rombos… Vamos, que me quedaban monísimos…

Durante una temporada me dió por llevarme peluchitos pequeñitos qe tenía de “mascotas” encima de la mesa (una vaquita, una jirafita del Mcdonalds…) (Era en 1º de bachillerato… jajajaja) Y me ponía a jugar con ellos (con Luis en clase de ética… Que hasta el profe jugaba… jajaja.)

O me entretenía en poner posturas como meter las piernas en la cajonera… O leía.. O escribía cartas…

Vamos que cuánto más mirara al profesor y más parecía que atendía más despistada estaba… Pensando en las chimbambas…

  1. Alucina Vecina - La vecinita cuenta sus cositas - Cuando el aburrimiento asoma la cabeza… Dice,

    [...] En clase combatíamos el aburrimiento de mil maneras, pero ya hablé de ello… [...]

Escriba un comentario