Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Enamorarse de un monitor


Hay profesiones en las que se “liga” más.. jajaja, y son aquéllas en las que tienes cierto “poder” respecto al público: camareros, grupos, profesores, monitores del gimnasio…

Y es que… ¿¿”pone” que tengan poder sobre nosotros??? O qué pasa porque tíos que al otro lado de la barra, del escenario o de la tarima serían normales, se convierten en ídolos de masas…

En el caso de los monitores de gimnasio, durante las clases colectivas lo entiendo y lo explico de una manera… (sobre todo porque estoy enamorada de unos cuantos monitores encima del escenario… aunque algunos de ellos debajo no tienen nada que sacar.. pero arriba son los amos).

Lo explico porque están en su salsa, están en su ambiente, si les gusta, sacan lo mejor que tienen, sacan lo que llevan dentro… y esa naturalidad, esas sonrisas, esa planta… es lo que llama la atención. Esa confianza en sí mismos, el disfrutar con lo que hacen… digamos que se crecen, al sentirse bien “se les suben los encantos” (jajajaja, me refiero al “guapo” y al salero.. ¡¡¡¡no a otro tipo de encantosssss!!!)
Alguna vez durante una pose de estiramiento he pensado “joooooder, graba esta imagen porque es genial” y recordar en esa pose y decir “jooooder”.. o en alguna mirada por encima de la guardia, o una sonrisa entre jab y jab…esas muestras de estar disfrutando… esa sonrisa pícara al meter la pata sin que se note… no sé, son esos detalles… el estar en su salsa, en esa magia del fitness de la que hablaba el otro día.

Lo que suele pasar es que a veces se piensa que el monitor es siempre como en clase. En clase tienes que ser tú mismo, pero vas a dejar de ser un capullo integral, vas a disfrutar y sale lo mejor de tí… y fuera es imposible sacar algo bueno.

De ahí que las niñas estén todas loquísimas por el monitor… (los tíos en eso se controlan más… en vez de eso se fijan en las tetas o lo buena o menos buena que esté… y eso se está dentro y fuera de la clase [o con eso me quiero consolar yo]).

¿Cuántos profesores de gimnasio tienen a la mitad de las socias loquitas por sus huesitos y con chasquear los dedos las tienen a sus pies?? ¿Cuántos de esos si no estuvieran en esa posción no llamarían lo más mínimo la atención?

Y lo mismo pasa con algunos profesores.. a todas las niñas las gusta su profesor del cole, como a los niños les guta su profesora (hombre, siempre que no tenga 80 años.. y esas cosas, los profes jovencitos siempre tienen a medio cole detrás).

Y cuando se crece… pues… en cursos y seminarios y tal… el estar en esa psición les da poder, las gracias o lo que sea… siempre hay cierto.. morbo.

De hecho una de las fantasías más extendidas es la de la colegiala con el profe… o algo parecido…

Y los camareros creo que también son tema aparte. Pasar la barra hace un murro de atractivo.. pero las tías igual, en eso están más a la par… o incluso triunfan ellas más… bueno, no, no tanto. Eso de “Me he ligado al camarero, que no hace más que ver tías y le he gustado yo”… se ponen las botas los cabrones… si quieren… jajajajaa, entre borrachos, deshinibidos y tal… madre mia… jajaja

  1. Jorge Rosales Dice,

    Mem gustó este post, felicidades!

  2. monitor Dice,

    y se pude saber de quien estas enamorada tu??

  3. mar Dice,

    Que razon tienes , a mi me gustaba un monitor pero e hablado con el despues de sus clases y solo habla de si mismo me abureeeeeeeeee……………….

  4. alfa44 Dice,

    a mi me sucede lo mismo me gusta mucho una monitora de mi gimnasio donde voy es muy guapa

  5. alfa44 Dice,

    soy algo timido tuve varias decepciones anteriores pero ahora me crezco confio mas en mi responderme a este comentario aun no la invite a salir

Escriba un comentario