Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Rachas en la manera de vestir


Releyendo un poco lo que estoy escribiendo últimamente, me hedado cuenta de que hablo mucho de mis modelis de puti, y de como sorprenden, y lo encantadisima que estoy con ellos… ahora.

Y digo ahora porque me dan rachas, que según me sienta, así visto.

Tengo rachas en las que no enseño la barriga ni al médico porque me veo una barriga enorme; otras en las que no me pongo una camiseta que me tape la barriga ni aunque hiele; y otras en las que directamente, no es que me ponga camiseta corta, es que me tapo las tetas (lo mínimo) y gracias [como ahora]. Y estas son las épocas en las que me siento más.. más.. más.. no se.. mejor conmigo misma, me la pelan un poco más mis complejillos. Quiza sean épocas en las que tenga más confianza en mí y me vea con mejores ojos, o me sienta con más ganas de dar guerra.. mas “puti” aunque esa no sea la palabra que busco. Eso o igual es lo contrario, momentos en los que necesito ver que los tíos me miren, llamar la atención, dejar de ser transparente por un momento, sentir que existo y que no soy traslúcida.

También me ocurre con los colores, pero eso es algo en lo que siempre me ha influido el estado de ánimo, con los colores, con el estilo de ropa.. o si me sentía especial con alguna prenda.. que cada una me hacía sentir de una forma al llevarla.

Por ejemplo, la falda blanca… la mítica falda blanca… es una falda que era la falda de arrasar. Cada vez que me la ponía triunfaba. Generalmente mis amigos se quedaban fascinados, o terminaban de caer en mis redes. No sé si era por ese pedazo culito-culito que me hacía, que quedaba de putísima madre o la confianza que me daba llevarla puesta, que me hacía sentir bien y radiante… lo cual es importante, porque en ocasiones se brilla por como te sientes, hay días en los que tienes el “guapo subido” y esos días te explotas más los encantos.

Otras cosas como el tiempo, la estación, el moreno, la ocasión… también influye bastante.

Volviendo al tema de las clases.. hay veces en las que soy incapaz de ponerme unas mayas… y otras en las que me las suelo poner, otras en las que no me puedo poner un pantalón corto (lo de la playa no lo he superado, para el pump me medio he hecho a la idea que o mayas o cortos ¬¬) .

En fin, que hay muchos aspectos que influyen, y el estado de animo, lo que necesite, lo que confíe en mí… hacen que me ponga algo o que por el contrario sea incapaz de ponérmelo, aunque sea la misma prenda. Y eso nos pasa a todos, consciente o inconscientemente.

Y como imagen, voy a dejar una que muestra mis complejos claramente… hay quien no se cree que en la playa vaya con pantalones (tengo piernas horribles, pero esas curvas amorfas no… y tengo culo gordo, pero no tanto como parece!!!!) y en tetas porque no me “atrevo” a quitarme los pantalones… (esa racha no varia).

Además, buscando un significado más allá a esta foto, la pongo también por los contrastes por como por un lado puedo ser una desvergonzada, pero por otro no… un dia me levanto y enseño chichas, (mitad de arriba) y otro no enseño ni el cuello… (mitad de abajo).

sombrapq.jpg

Escriba un comentario