Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

La operación de mi madre


Bueno, hoy voy a escribir poco, porque cuando digo que estoy matadísima, de verdad que no exagero… en un hospital se duerme fatal, y eso que era una cama y no una silla.. pero yo lo de dormirme pronto como que no va conmigo; que no se podía cerrar la ventana, que mi madre se había cogido la almohada de la cama… y que había una ventana “que me miraba” (muy oscura… seguro que estaba ahí el espiritu de Noelia de Mingo y todos los que mató, mirándome ahí… ¡qué mal rollo me daba la puta ventanita!), aunque he de reconocer que las vistas desde la altura, el cuartel, las luces… el verde (de noche la oscuridad absoluta al lado delas luces) de la casa de campo.. era bonito de ver… Y que a las 7.30 de la mañana ya estaban mis hermanas allí haciendo ruido… que he dormido hecha un cuatro porque estaba muy levantado una parte de la cama y no habia manivela… aunque siiiii, podría haber sido peor!!!

A las 9 la iban a subir, pero a menos diez, llama el médico, que le ha surgido un reemplazo de urgencia, así que se va a retrasar un poco. A las 9.30 o así ha venido el celador y se la ha llevado, aunque hasta las 9.45 no ha entrado a la sala. Así que nos hemos subido a desayunar, pateando al rodilla. Unos sanwich… y a la sala de espera…

Ahí, además de mis tres hermanas estaban: mi tío nuevo, mi tío, mi tía, mi prima Eva y su marido Alfonso, mi padre, mi tía de Lepe… vamos, que parecíamos los Heredia Montoya.. porque ¡ay cuando mi tía ha sacado una bolsa con pastas y se ha puesto a repartirlo! ya.. una escandalera… madre mía.

Una hora…

Dos horas…

Tres horas…

Cuatro horas…

Cinco horas…

Seis horas… por fin nos dicen algo: ya sale… con calma… subimos a la habitación…

Todo ha ido bien, les ha costado meter el catéter, ha habido un pequeño trombo “¡¡¡heparina cagando leches!!!!!” pero nada importante… el médico ha salido contento… asi que esperemos que haya dado resultado.

Un paseo para tomar el aire fuera, ¡¡¡hartísima del hospital!!!!! y no podía con mi vida, así que a casa a sacar al pobre perro… descansar un rato, distraerme un rato… y otra vez a la clínica a por mi padre y mi tía.

Así que, todo bien. Salvo la paliza que llevo encima.

Mientras esperaba.. me he dado cuenta de una cosa.. tengo poca familia directa… (bueno vale, tengo tres hermanas… pero mis padres sólo tienen un hermano cada uno.. bueno, mi madre se encontró con un hermano más hace un par de años… vale), pero ahí estábamos todos… incluida mi tía de Lepe… y eso que aunque era una operación del corazón… no era demasiado complicada (hasta el consentimiento era súper optimista). Un poco neuróticos, mi hermana mayor la pobre estaba fatal, nerviosa e histérica. Al final ha pasado.

Bueno, dejo una foto del estado de la sala de espera (no sale mi tía, ni mi tío nuevo, ni yo..) que yo llego a un médico y veo la sala de espera así… y me tiro de los pelos viendo lo que me va a tocar secarme esperandoooooooo.

sala-espera.jpg

  1. abuelo Andrés Dice,

    Siento muchísimo lo ocurrido a tu madre y haber si pronto se restablece del todo. Yo por desgracia conozco bastante los Hospitales, pero tambien he de agradecer que gracias a ellos me encuentro vivo en varias ocasiones de mi estancias, una por operación a corazón abierto, otra por quitarme la vesicula y algunas que otras un poquito más sencillas pero llenas de peligrosidad.
    En fin que mamá se ponga pronto buena y que descanseis todos por estos ratos que algunas veces damos los mayores.
    Un abrazo

  2. coyote Dice,

    muchas gracias. ya hoy la dan el alta (ya tiene que estar de camino, que yo he salido un rato antes… )

Escriba un comentario