Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Furia


Hace poco vi un capítulo de Embrujadas en el que Piper se convertía en una Furia, después de la muerte de Prue, porque se negaba a aceptar que en el fondo estaba enfadada con Prue por haberse muerto, por irse, por atreverse a dejarla sola… por ese final.

¿Quién me iba a decir a mí que poco después me sentiría así? No es la muerte, sino la sensación de enfado. Si una Furia se me apareciera ahora mismo, esta noche yo estaría “cazando”. Así que por si acaso me alejaré de los fumadores (más que de costumbre… jajaja).

Y si estoy así es por todo lo que ha pasado los tres últimos días en mi vida. No estoy tan triste como enfadada. Incluido conmigo misma. Con todos. Es rabia. Furia.

Enfadada con todos y cada uno de los implicados en la historia, en cualquiera de sus puntos, porque, nuevamente, es algo que se podía haber evitado fácilmente.

Empiezo conmigo misma, porque me culpo (aún) por el origen de toooodo, hace unos años, por el origen medio de esto (antes de ayer) y por el final de ayer. Pero esta vez he comprendido que no es solo culpa mía. Quizá yo podría haberlo evitado, pero no sabía, y es injusto culparme solo a mí en algo que en el fondo nisiquiera tiene que ver conmigo. Los demás también tienen la culpa. Y más que yo.

Sé que echar culpas no sirve de nada, pero esta rabia que llevo dentro me está consumiendo.. y no estoy dispuesta a permitirlo. No pienso permitir convertirme en un demonio por no liberar mi rabia. YA NO.

Centrándome en la historia de los últimos días, culpo a quienes también permitieron que esto pasara. Ya fuera yendo, dejándolo, o simplemente no alertando que podía pasar. Porque era algo previsible. Si yo hubiera sabido un pequeño detalle, no habría pasado. No así por lo menos. Pero nadie se molestó en avisarme de eso.

Por supuesto culpo a la persona que ha protagonizado esto, y a quieén metió más leña con las palabras inapropiadas.

Culpo a la ciencia, a las enfermedades y a la psicosis, así como a los que hemos permitido que llegue a esto, alimentando la paranoya, o simplemente fingiendo que no existe.. o evitandolo directamente. Sólo hemos conseguido hacerla real, por eso no solo culpo al protagonista, porque es algo que nos hemos buscado, y viendo cómo ha evolucionado, no tiene tantísima culpa.

Vuelvo a culparme a mí misma, porque quizá me equivoqué, quizá sea por mi reacción por lo que ha sido todo más traumático para todos… Si no hubiera actuado así es posible que sólo estuviera dolida, enfadada, pero no tendría el corazón tan destrozado por la forma en la que ha sido. Habría sido más suave. Pero nunca me he rendido, nunca he sabido pararme a mirar como los que quiero se equivocan, ni las injusticias.. Este maldito complejo de héroe que a veces solo consigue empeorar las cosas. No pude actuar de otra manera, y a pesar de saber lo que ahora se, no lo habría hecho de otro modo. Por lo que solo me queda enfadarme conmigo por ser así.

Culpo de nuevo a los médicos, la sanidad, el desconocimiento, la ley y los protocolos.

No se libran los que encima se alegran, los que no tiene el menor valor como personas por dejarse cegar por un rencor infundado, por no ser objetivos y con ello ser totalmente parciales sin razón, nadie es tan bueno ni tan malo, todo es como es por alguna razón y no se puede juzgar ni jugar a ser Dios pretendiendo tener el saber absoluto, ni la bondad absoluta de una de las partes. A los que demuestran que no valen NADA como personas, por no preocuparse lo más mínimo por los demás, nisiquiera por protegerse a uno mismo, porque una cosa es protegerse y otra muy distinta es herir y atacar a conciencia a inocentes (o no tan inocentes, vale); es dar la puñalada cuando se te acercan en son de paz con una sonrisa y buenas intenciones. Eso es maldad. Y la maldad no me gusta. Me enfadan las personas malas.

Claro que el que más me enfada es el causante de esta situación, el origen. Al que no tuvo la educación, paciencia ni dignidad para aguantar el chaparrón, callar, estar quieto y evitarlo. A veces hay que tragar, por mucho que se pongan feas y molestas las cosas. Así como a quién lo permitió y le trajo a nuestras vidas, quién se mantuvo dando la espalda (vuelve el rencor, o el miedo… o ambos, o no sé) y permitió que todo fuera a más. Vale que sufra y mucho, pero.. también la cagó, y eso me enfada, porque aunque no tiene tanta culpa como el causante… estaba en una situación muy difícil… pero… no estuvo bien, y eso también me enfada, a veces hay que dejar de encerrarse, y plantar cara (cosa que nunca ha asustado) y separar las cosas, uno por un lado, otro por otro, dejarse de guardarlo todo, y encerrarse porque no llega a ninguna parte. Me enfada, porque esa persona es otro de los pilares de mi vida, me duele, pero me enfada que este así, y más me enfada que sea por no saber cómo reaccionar…

Evidentemente el protagonista también causa mi enfado. No se iba a librar. Hay factores que restan culpabilidad, pero no la eximen, no le convierten en inocente. ¿Cómo puede ser así? ¿Cómo ha dejado que esto llegue? ¿Cómo ha permitido comerse así la cabeza y emparanoyarse de tal manera? ¿Por qué no luchó? ¿Por qué no puso remedio cuando vió que no iba bien la cosa? ¿Por qué no lo vió? ¿Por qué esa negativa? ¿Por qué tanto orgullo? ¿Por qué se negó a que le ayudaran durante tanto tiempo? ¿Por qué se dejó consumir? ¿Por qué ese rechazo a la ayuda profesional? No entiendo como alguien como era puede cambiar tanto.. y dejarse cambiar. Llevar razón no lo es todo, a veces hay que joderse y comérselo. O simplemente mantener las distancias. Si no se puede arreglar, después de intentarlo, no hay mayor desprecio que no hacer aprecio ¿por qué echar más leña? Porque sufre. sí, eso lo sé, pero estoy enfadada porque el punto en el que sufre porque quiere hace mucho que pasó. A veces simplemente no puede ser.

Por supuesto también estoy enfadada por hacerme esto, por dejarme sola (y no solo a mí) y muy endadada por el último contacto tan amargo. Estoy enfadada de pensar que puede que sea la última vez que tengamos contacto, y que ese contacto sea terrible. No quiero que una persona a la que quiero tanto se quede con esa imagen de mí (porque no ve la buena intención ni el que fuera una demostración de que le quería y me importaba; sino como alguien que le hace daño por no aceptar lo que considera la paz).

No quiero tampoco quedarme con ese último recuerdo de una persona tan importante para mí y que tanto me quiere y tanto me ha dado. NO QUIERO. No puedo soportarlo.

Me enfada que sea así. Me da rabia, porque no es justo, ni real. Simplemente es. Sé que nadie dijo que las cosas tuvieran que ser justas, o reales, pero eso también me enfada. Me enfada el mundo, me enfada la vida. Me enfada que sea así. Me cabrea la injusticia. Por eso estoy hecha una Furia y tengo tanta rabia dentro. Son demasiadas cosas que podrían no ser. Mi filosofía me dice que todo pasa por una razón, y que de todo se aprende. Sí, he aprendido, quizá ya lo sabía.. pero por favor, que acabe esta pesadilla tan horrible. Ninguno de mis pensamientos tremendistas se asemejan a este dolor y esta rabia que tengo dentro. Me gustaría despertar, y ver que nada de esto ha pasado fuera de mi cabeza. Todo estaba dentro, para darme una lección,. Pero no va a ser así. Tendré que cargar con mis errores, y con los de los demás para intentar resurgir de mis cenizas machacadas.. pero con una capa más de fuerza. Eso no quita que me gustaría que hubiera sido de otra forma, ahora solo me queda aceptarlo, superarlo, y enrabietarme. Es una espina que pase lo que pase no va a salir. Pero ahí quedará como herida de guerra.

Me duele que toda esta rabia me impida llorar como se merece…

También, por otro lado, agradezco a quién ha estado a mi lado y no me ha dejado terminar de caer, aunque también me enfado por su egoísmo en algunos momentos, echándome más cosas encima de las que tenía, dándome más problemas, centrándose sólo en su persona y pasando por alto cómo me encontraba yo, y por permitirme llegar ahí.. aunque su comportamiento ha sido mejor que ejemplar.

Me enfado, aunque ya sin fuerzas, con quién me ha vuelto a ignorar cuando he acudido derrengada pidiendo ayuda, desnudándome… me ha pisado un poco más.. es una lección que me niego a aprender… una y otra vez caigo.

Es una rabia contra el mundo, no es bueno, pero peor sería guardármelo dentro. Es un yo contra el mundo, pero positivo: TODOS tenemos culpa, y he aceptado que tenía que ser. Aunque me disguste. Esta herida cerrará con el tiempo, aunque quede una gran cicatriz. Porque nuevamente pierdo uno de los pilares de mi vida, sin que la muerte tenga nada que ver. Ya pensaré por qué me pasa eso con la gente que me importa. Pero hoy no. No puedo culparme más. No es justo ni real, es presuntuoso tratar de echarme toda la culpa, y falso quitármela del todo. Son cosas que simplemente pasan a todo el mundo en algún momento. Y me ha tocado ahora. Ya vendrán tiempos mejores. Quizá tenga que enfadarme por tomármelo tan a pecho, pero eso es realmete inevitable, y a cualquiera en mi situación le dolería tanto o más que a mí, y sería tanto o más tremendista. Es Ley de Vida.

KIA KAHA COYOTE, TÚ PUEDES CON ESTO.

Mientras escribía todo esto, parece que empezaba a despertar de la pesadilla… parece que el aceptarlo, asimilarlo y aprender… ha hecho que parezca que me puedo despertar… quizá el sueño sea el despertarme de la pesadilla.. a ver qué cauce toma el torrente este, a ver qué es lo real y qué es el sueño… veremos si las cosas se arreglan de verdad o es solo un espejismo.

  1. Juaren Dice,

    Animo peque que tu puedes con todo!, si tienes que descargarte pues ya sabes con quien cuentas, sobre del que te fias y luego nada… pasa ya de el, ya va siendo hora que le olvides. te quiero peke!, un besazo!

Escriba un comentario