Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

El árbol de los sueños


El otro día me volvi a leer un libro que me habían mandado leer en el cole, y me encantó, y le he leído unas cuantas veces más… se titula “el árbol de los sueños” de Fernando Alonso (no el de F1, que parece que es el único que se puede llamar así…), y son cinco cuentecitos enlazados con una historieta.

Digamos que es un escritor que lee en un periódico que habían detenido a alguien por escribir sobre los árboles y las aves… y él se indigna y trata de que eso no siga adelante, que si la libertad de expresión… y aunque trataba de escribir una autobiografia, lo hace a traves de árboles.
En la primera historia cuenta como un árbol se enamora de una niña…
En la segunda, habla de un árbol que está en el patio del colegio, que pierde las hojas y después todos luchan para que no lo talen…
La tercera es sobre un semáforo que ponen en un barrio y él esperaba que le llevaran al centro.
La cuarta historia es sobre un cerezo enano, que estaba orgulloso de serlo.. hasta que “cambia de dueño”.
Y la quinta es sobre un árbol que estaba emperrado en crecer para poder ver el mar…

Evidentemente, las historias van más alla, y en cada una puedes sacar unas enseñanzas… a mí este libro me ha hecho sacar un montón de temas… de los que podría escribir un montón de paginas… pero creo que voy a copiar aquí lo que he sacado… y ya si eso más adelante lo desgrano un poco más… aunque claro, haciéndolo “cuento” finales…

* Las noticias, a veces no son lo que parecen. El poder de la palabra es muy grande, pero muy pequeño, hay que ver como pueden manipular las cosas según se informe de una forma o de otra… cosas que parecen una locura pueden ser la cosa más normal del mundo, y cosas que venden como normales, ser verdaderas locuras. Según quieran que lo veas, así lo veras… sólo hay que poner el color del cristal que quieren… y no me refiero solo a los periodistas.. cuando damos nuestras versiones de las cosas lo hacemos todos.

* Luchar por lo que crees para descubrir que estabas equivocado.Y qué cara de tonto se te queda despuÉs… a veces has estado trabajando en ello, creando cosas, cosas buenas que una vez que ves que la fuente de tu inspiraciÓn ha sido un error, te sientes tan estÚpido que terminas destruyÉndolo, o no enseñándolo… por muy bueno que sea. El orgullo a veces nos pierde. No valoramos que hemos luchado por lo que hemos creído, sólo nos quedamos en que hemos perdido.

* Dar todo por alguien que no lo ve, y ver que otros se llevan tu mérito. O no sólo eso, darlo todo por alguien , hacerlo todo por alguien… sin que nadie reconozca tu esfuerzo, ser transparente. O estar enamorado (o querer) a alguien en secreto, hacer de todo… y que no se de ni cuenta… te sientes muy frustrado…

* Cómo nos descuidamos a nosotros y todo lo demás cuando no estamos bien. Parece que si no estamos bien todo da igual, no hace falta mantener nada, ni arreglar nada… porque “total…”.

* La lluvia… (sobre esto si que voy a escribir un día). Una frase: “No puedo dar nada a nadie, solo se llorar por las desgracias de los demás, pero hoy es tu día de suerte, porque de ahora en adelante, lloraré un poco por tí“.

* Aun sin hojas, nos pueden querer, y podemos “ganar concursos”. No me refiero sólo a sin hojas en el sentido del nudismo (que hablaba el otro día), sino en el sentido que sin máscaras, siendo como somos y no lo que quieren que seamos, nos pueden querer por lo que significamos, por lo que hemos construido siendo como somos… no por las ropas que llevemos, o lo que aparentemos.

* Luchando con un punto de vista positivo, podemos conseguir cosas inimaginables. El poder de la mente es enorme…

* Nuestras ambiciones y deseos de futuro a veces nos ciegan, y hacen que estropeemos o no valoremos lo que tenemos.¿Cuántas veces hemos pensado y oído eso de “no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes”? Nos centramos en unas cosas y descuidamos las otras… sólo pensamos en llegar a algo, y no nos damos cuenta de lo que tenemos AHORA… no sentimos el sol ni la brisa porque estamos pensando en que mañana… Puedes centrar tu vida en algo que estaba equivocado, y entonces habrás perdido tu vida. El libro pone una frase: “La habitación donde dormiré el sueño más feliz de mi vida será la habitación de mañana, en el hotel de mañana durante el viaje de mañana, porque mañana es el emblema triste de mi vida desperdiciada”. Pero después de darse cuenta la frase cambia: “La habitación donde dormiré el sueño más feliz será la habitación de hoy, en el jardín de hoy, en el viaje de hoy,porque hoy es el emblema radiante de mi vida que comienza“. Es posible reaccionar a eso (muy rara vez por nosotros mismos), es más normal hacerlo después de un gran susto, o simplemente cuando es tarde y nos damos cuenta que hemos desperdiciado todo… Cuando nos dicen que algo va a acabar, es cuando te fijas en lo que te hace sentir. A veces es sólo una falsa alarma y te da el toque de atención necesario para espabilar y empezar a valorarlo… a veces es real y se acaba. Muchas veces pensamos que algo es muy importante, cuando realmente no lo es, y lo que estamos haciendo es dejar de lado a las cosas que realmente importan.

* A veces nos sentimos bien como estamos, pero no somos realmente así, sólo nos hacen ser así poniéndonos alambres,nos creemos más, pero no lo somos, a veces podemos resultar incluso ridículos, pero una vez nos liberamos de las ataduras y nos hacemos ser lo que realmente somos, es cuando realmente resplandecemos.

Toda una lección de filosofía, que se podría extender casi por los siglos de los siglos… que quizá algún día desgrane, pero que de momento, se quedará asi.

Y también saco algo más: TREPAR A LOS ÁRBOLES da vida, a los niños, y a los árboles. (Una vez más, me indigna que los niños de hoy no sepan trepar… )[Si metiera en una hucha un euro por cada vez que pienso...o digo, o escribo esto... ¡¡¡sería rica!!!].

Dejo una foto hecha desde arriba de un árbol, aunque este era pequeñín.
árbol

Escriba un comentario