Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Tocar las narices por tocarlas.


A veces no puedo entender a la gente. No puedo entender como hay quienes hacen las cosas solo por molestar y encima te dicen “Si no me molesta tener que.. pero tú también”. Si no te molesta… ¡hazlo bien! Y deja de tocar las narices.

Un tío en la piscina, se mete sin gorro “Perdona, tienes que ponerte gorro”. “Ella no lleva” (¿¿Y qué más da??) “Es la monitora”. “Si a mi no me importa ponerme gorro, pero si yo me lo tengo que poner, ella también” (Si no te importa, por qué no te lo pones y dejas de montar el lío.) “La monitora está todo el día en el agua, la cabeza rara vez la mete, y aúna sí, está autorizada a hacerlo”. “Pero ella también tiene pelo y si no es higiénico para mí, tampoco ella”.

Pero por dios. Vale, pero para trabajar, no puede trabajar con gorro, lo primero, lo segundo está autorizada, lo tercero a tí no te importa eso. Ella trabaja aquí. Si entra a un sitio que pone “Solo personal autorizado” la dejamos pasar, pero si entras tú, no te dejamos. En algún punto tenemos que poner el límite, los monitores tienen que trabajar bien, una cosa es quien está trabajando y otra quien no. A mí me da igual que entre con gorro o sin. Pero si no dejo a nadie no te voy a dejar a ti. No me vengas que no te importa, pero ella también. Póntelo y deja de molestar. Sé razonable, no me meto en tus condiciones de trabajo. No te metas en las mías. Eso es sólo por molestar. Y la gente así no me gusta.

Hoy, el mismo tío, entra con zapatillas. “Perdona, no se puede entrar con zapatillas” “Y tú tampoco puedes estar en el agua” “¿cómo?” “Vale, yo me salgo, pero te he visto antes a tí con zapatillas” (¿¿Estamos en el cole con eso de “y tú más”????) “Yo estaba dando una clase”. “Pero tus zapatillas también tienen gérmenes…”.

Otra vez. ¿¿Pero es que no le entra en la cabez

Se suma la novia que me viene gritando que si nosotros también que tal y cual pascual que tenemos que dar ejemplo. Sí, cuando nos metemos a nadar todos llevamos gorro, hasta mi jefe que es calvo. Pero aún así, no tenemos que dar explicaciones a nadie de cómo hacemos nuestro trabajo. Mi trabajo es decirle que no puede hacer eso. Y él cuando está en la instalación es que acepta unas normas, y no le importa si el otro la cumple o no. Él tiene que cumplirlas.

Al final han puesto una hoja de reclamaciones ya flipándose en plan “además de leer el periódico y hablar por teléfono”. (¿¿Leer el periódico?? Dese cuando no tenemos un periódico. Libros si leemos, pero si te parece estamos hablando con gente tan educada como él. ¿¿¿Hablar por teléfono?? ¿¿Sabrás con quién estoy hablando?? Si es con mi madre que acaban de operar, o con mi jefe que me está pidiendo algo. Vale que a veces si hablamos más, pero 5 minutos. Pero ya estamos dando unas explicaciones que no tenemos que dar a nadie.) Que si ellos lo tienen que hacer y tal, nosotros también. ¿Es que no se dan cuenta que es nuestro trabajo y tenemos que tener unas condiciones? ¿No se da cuenta que nosotros tenemos unos permisos? ¿Qué leches le importa lo que hagan o dejen de hacer los demás?.

Y la joya “Lo digan con menos prepotencia”. Es que claro, “Perdona, no puedes pasar con zapatillas” debería ser “Estimado señor socio, su majestad imperial, lamento con todo mi pesar comunicarle que ni a usted, oh señor, puede entrar con zapatillas a la piscina, a pesar todo su explendor y su gloria.” ¡¡¡No me jodas!!!! Que se lo dices y se ponen a gritarte, o con el “y tú más” como los niños pequeños.

Cuánto de educación tiene que aprender la gente. No lo entiendo. Me parece increíble. Porque aunque sí sea cierto que pelos tenemos todos y las zapatillas… hay que poner unos límites. Y yo no voy a perder mis condiciones de trabajo porque él no quiera cumplir las normas. Si no le gusta, es tan simple como que no venga. Que se dejen de tocar las narices. A la mayoría de la gente que se lo decimos nos dicen “Ah, perdona no lo sabía”. Y no pasa nada. Sonrisa, “Vale no te preocupes”. Y todos contentos. ¿¿Por qué con estos no es así?? Nosotros somos los mismos. A todos se lo decimos igual… Si la situación no acaba siempre con la sonrisa y el “No pasa nada” no es por nosotros…

En fin, son cosas que me tocan la moral, me encienden. El cerradismo. La chulería de “si a mi no me importa, entiendo que sea así…pero… TÚ…” No entiendo que sigan con esas cosas de parbulario. Eso lo hacen los niños. Vive tu vida, deja a los demás. Cumple las normas porque te lo piden, que otro no lo haga no es tu problema, es el mío. Tu cumplela y punto.

La suerte es que mi jefe eso lo entiende, y está de acuerdo, pero está de vacaciones, y a ver qué piensan los de arriba que son unos (uy, no debería decirlo… jajaja). Porque ni yo, ni ninguno de mis compañeros vamos a aceptar perder unas condiciones… (No nos quedaría otra más que largarnos, que no seríamos los primeros ni seremos los últimos). Por unos maleducados.

En fin lo dejo , que sigo escribiendo y me lío, me lío, me lío y al final hablo más de la cuenta.

Escriba un comentario