Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Cuando salgas a la calle no camines con dulzura pues te puede estar siguiendo…


EL CAMIÓN DE LA BASURA.

Algo así es lo que nos tenía que pasar. Dos días allí y tuvimos más contacto con el camión de la basura que con la gente.

Bajamos a por el coche para ir a la playa -> Camión de basura.

Vamos a cenar -> Camión de basura.

Vamos paseando comiendo un helado -> Camión de basura unos metros por delante para ir dejándonos el rastro de olor. Como somos “Los más listos” Nos cambiamos de calle, atajamos por la paralela, y cuando parecía imposible que el camión fuera por ahí volvemos. Al volver a la calle… ¡¡¡Camión de basura!!! ¡El mu desgraciao había ido por los callejones para ir a nuestra par!

Vamos a comer… -> Camión de basura.

Volvemos a casa -> Tenemos que esperar que termine el camión de la basura…

Y así podría decir todo lo que hicimos los tres primeros días, porque en todo, nos acompañaba el camión de la basura. Desde entonces dejamos de caminar con dulzura.

  1. abuelonet.es Dice,

    Hay que caminar más deprisa y ni con esa dulzura con que tu lo haces, al caminar de prisa el chofer del camión de la basura se dice para él “estos no son los mios”, ya sabes que el camión de la basura suele ir despacio por esas calles recogiendo no la dulzuera de tus andares sino la basura .

  2. Ruben Dice,

    jejeje, desde ahora a caminar como militar. Vista al frente… y un, dos ….

Escriba un comentario