Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Macgivvers contraatacan con su orgullo de macho.


Bueno, hacía mucho que no dedicaba a mi jefe y su amigo de mantenimiento una página con las Macgivveradas que hacían… porque últimamente estaban moderados después de las de poner el tornillo , las de las bombillas o las de machitos .

Hoy han vuelto a las andadas, pero hoy no sólo eran ellos, ni sólo con el soco de la mañana o incluso con el de limpieza… Hoy estaba el equipo casi al completo: Miguel (mi jefe), Jesús (el de mantenimiento), Raúl (mi compi de la mañana), Gabi (el coordinador de sala), Jorge (de administración), Agus (el informático), Diego (monitor de sala). Sólo faltaban de limpieza (que está de vacaciones) y el gerente (que no le ha pillado ahí, sino se apuntaba también…).

Llego y les veo a todos empujando… (Bueno, mentira… ya me lo habían dicho las de recepción y habíamos estado comentando la jugada…) Empujando las puertas de la cúpula de la piscina para cerrarla a empujones.

Ya el año pasado la cerraron a empujones, pero solo unos centímetros para enganchar los ganchos, pero esta vez del todo…

Lo mejor de todo, cuando lo han conseguido han hecho un ritual que me ha recoradaodo al de “George de la Jungla” cuando el mono intenta enseñar a George a seducir a la mujer… << Tiras hojas, saltas, te golpeas el pecho... >> Pues salvo tirar hojas… saltando, dando gruñidos, dánsdose en el pecho, felicitándose… Un espectáculo, la verdad… Jajaja.

Por lo menos han conseguido que me ría, que no es poco. Jajajaja

Escriba un comentario