Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Amigos en la comida del Rodri


Fuimos a comer al Rodri, donde ponen esos chocos a la plancha tan riquísimos, con esa salsa… ÑAM.

Este restaurante en cuestión ha cambiado mucho.
Cuando lo conocí, recuerdo que no íbamos nunca porque eran pesadísimos para servir, pero pesados pesados pesados. Te jartabas a esperar y no comías, no estaba mu lleno.

Un año llegamos y estaba a reventar. Menúa 6′50 (Ahora, en áquel momento sería menos, pero no lo recuerdo, pongo el precio de ahora, porque es baratísimo y se come muy bien). Y no sólo era baratísimo. En 15 minutos (de reloj, de verdad, lo juro) habías comido. Según te sentabas te pedían la bebida y los primeros. A los 2 minutos escasos (mientras te colocabas, soltabas las llaves, el móvil…) tenías los primeros en la mesa. Y te preguntaban los segundos. Sin llevarse aún el plato vacío te traían el segundo y te retiraban el otro plato. Lo mismo con el postre y la cuenta.

Y por la noche también rapidísimo. Nunca he visto correr tantísimo a los camareros. Es que corrían que me gustaría verlos al lado del Bolt ese a ver quién ganaba… Pero no sólo corrían, es que llevaban hasta 13 platos llenos he llegado a contar. Corriendo a velocidades de vértigo con tantos platos… Y llegaban enteros. Increíble.

Pero esa época pasó, ahora está lleno pero son pesados de cojones. Ahora solo hay 3 camareros que viven sin estrés, no aprovechan viajes, van con una mano en el bolsillo… Muy mal.

De hecho, el día que comimos allí, tardaron tantísimo, que al final nos acabamos haciendo amigos de los de la mesa de al lado que estaban igual que nosotros… Comentábamos las historias, cuando nos traían algo a uno hasta nos ofrecíamos, daban a mi perro patatas… Pero vamos, que casi acabamos juntos…

De hecho, todos los que llegaban pasabamos por las mismas fases.

“A ver qué pedimos”

“Jo como tardan. Pero bueno, estamos de vacaciones, tenemos tiempo”.

“Se están pasando ya”

“Dame la cuenta que me voy aunque no haya comido” (Alguno se iba ahí).
“Trae la cuenta ya con el postre”

“¿¿Qué tienes de cena??”

Jajajaja

Escriba un comentario