Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Mis últimos días


Quizá debería esperar a que haya contado ya todo lo anterior para contar lo que ha sido el final. Pero es que hoy necesito escribir algo con cariño. Y tengo dos cosas que escribir con cariño. Y de esas dos, quizá debería contar esto antes. Bueno, realmente da igual… En vez de “ya lo conté” tendría que escribir “ya lo contaré”. Pero bueno, ya he empezado con esto, no lo voy a cambiar.

Como creo que ya dije; mi chico se vino un martes, y yo me iba a volver el sábado con mi hermana; pero ella se fue el viernes. Por lo que me quedé sola… Quizá este mal decirlo, pero fue de lo mejorcito de las vacaciones (sin desmerecer lo demás, pero cualquiera que haya estado solo sabe a lo que me refiero).

Esa completa libertad de hacer LO QUE ME DE LA GANA, como si como a las 5 o no como, o voy a la playa, o no hago la cama.

El caso es que estuvo genial porque tenía esa libertad, pero no estaba sola. Además de a mi Bis, que me hacía compañía, estuve muchísimo tiempo con Pako.
De él ya he contado que para mí ha sido toda una revelación. Conocerle desde hace tantos años y no habernos hablado casi, a haberme conquistado completamente. Es que no puedo negarlo, me ha enamorado este muchacho.

Como primera anécdota tengo que contar que mientras mi hermana terminaba de hacer la maleta, yo le mandé un mensaje pidiéndole que me grabara en dvd juegos para la Wii, y me llamó. Lo que escuchó mi hermana fue “Ah, vale genial, pues luego te pasas por aquí, me enseñas todo lo que me tienes que enseñar y después vamos a la playa”. ¿¿Me enseñas todo lo que me tienes que enseñar?? Mi hermana flipaba… Jajaja.

Pero bueno, después de soltar a mi hermana estuve en la playa, estuve con Luci y Alfonso un ratillo, comí tarde, volví a casa, y vino Pako a “enseñármelo todo”. Jajaja, después de enseñármelo todo (no voy a dar detalles de ese momento, pero se portó muy bien. Jaja). Nos fuimos a la playita.

Mmmmmmmmmmmmmmmmmmm. Qué pasada. Como no había hecho una buena mañana, no había mucha gente. Así que dimos un pedazo de cacho de trozo de paseo.
Hacía tiempo que no daba un paseo así con alguien. Estuvimos hablando de todo… vale, principalmente de sexo, como siempre. Jajaja.

Después un baño.. ¡¡Qué buena estaba el agua!!! Además, no tuve que repartir patadas porque me intentaran ahogar.. Pako sabía muy bien que no tenía ni que intentarlo… Jajajaja. Se agradece. (Por cierto, eso me lleva, ¿Por qué cada vez que te bañas con alguien intenta ahogarte???)

Gran paseo de vuelta. Joe lo lejos que nos habíamos ido, cawen.

Al volver, cuando nos íbamos, el tío listo se deja el móvil y las gafas encima del coche. Menos mal que le dió por darse cuenta antes de coger la carretera. Las gafas cayeron al suelo, pero el móvil seguía encima. Eso si, muerto. Creo que lo había mojado también.

Cuando fuimos a casa, solté al perro y nos fuimos a Huelva en su coche, porque al nene se le había antojado una radio nueva. TUVIMOS QUE IR A HUELVA SIN RADIO. Madre mía. Si ya no teníamos nada que hablar. Jajaja. Aún así llegamos.

Se compró la radio enfrente de un sitio que era “virgen de la consolación”… Jajaja. ¿¿Tan bien se consuela como para ser virgen??? (¡¡¡Por dios, Coyoteeee!!!!!)

Y volvimos a Lepe, para ducharnos y quedar a cenar.

Un buen rato después (madre qué pesadilla de hombre, a mi me dio tiempo a ducharme, vestirme, sacar al perro, jugar a la DS, ver la tele…) Viene. Yo ya me estaba quedando sobá, así que hasta me había tomado un sanwich.

Al final, cuando estaba medio dormida vino. Y nos fuimos a cenar al hindú pa probarlo. Allí se encontró con un excompañero de curro.
La cena la verdad que estaba buenisima. Nos cebamos, ¿eh? Madre qué pechá a comé. Pero estaba tan buenooooooooooooooo.

Le convencí (la verdad es que no me costó mucho) para que me llevara a tomarme un helado de la Fragola… Mmmmmmm. Los pobres deben flipar, cada vez voy con alguien diferente. Jajaja. Pero bueno, les lleno de clientes, porque nadie la conocía y siempre dicen “Jo qué bueno, voy a volver”. Alberto ¡¡¡quiero comisión!!!!. Jajaja.

Después la idea era irnos a casa, pero no me acuerdo si antes pasamos por el Terrón a ver si veíamos a alguien. Creo que si, pero la verdad que no me acuerdo de na. Ah, si, ya recuerdo, estuvimos en un sitio tomando algo, en un sitio que ponian gominolas… Y yo, como soy débil… me las comí. Ahí estuvimos hablando más seriamente.
Ahí consiguió que deseara sobre todas las cosas contarle “la verdad sobre Coyote”. Hacía mucho que no sentía la necesidad de desnudarme de esa manera, de contarlo todo. (De hecho solo la he sentido con dos personas, él es la tercera). Sentí la necesidad, no era “por hablar de algo”. Necesitaba decirselo. Pero al final me contuve. Quizá porque no sólo hablaría de mí. Aunque… creo que no voy a poder estar muchas veces más así sin hablar, porque era algo que me pedía salir. Aunque… me conozco, y eso de contarlo todo tiene un enorme peligro en mi. Creo que mi sinceridad es uno de mis peores enemigos.

Al día siguiente, se suponia que me tenía que traer los dvd’s grabados (paramos a comprar en el carrefour).
Su idea era que se pasaba por la noche a buscarme para salir con el resto, mi idea era que se pasara y quedarme en casa, que “quería” volverme al día siguiente, y no levantarme a las mil y pico… como pasaría si salía.

Así que subió, y yo estaba tirada en el sofá viendo una peli vestida de estar por casa… Lo que viene a ser en pijama…mmm, no, no estaba en pijama, estaba con el cortavientos. Viendo una peli, y después empezó Drácula. Convencí a Pako para quedarnos viendola y ya después, SI ESO, salía. Tenía dos horas para convencerle que sería tarde para salir, que en casa se estaba muy bien.
Pero en vez de eso, él me convenció para deshacer la maleta (si es que se puede decir que estuviera hecha) y sacar mi rejilla para salir, a dar una vuelta.

La verdad es que la vuelta fue rápida. Fuimos donde se suponía que estaban el resto, pero solo vimos el coche. Él sin móvil, yo me lo había dejado en casa… “Se estaba muy bien en casa”, “Sí, ¿vamos?”. Aún así no se rindió y fue a dar una vuelta por el Terrón.

Pero como los buenos planes son los que triunfan, volvimos a casa para ver una peli… allí solo tenía 3 dvd’s “El monje” “Entrevista con el vampiro” “El jardinero fiel” y dentro del dvd me encontré la de “El código Da Vinci” (por lo que eran cuatro pelis).

Así que como él no había visto la de “El monje” y a mí me encantó esa peli, nos pusimos a verla… y después “El código Da Vinci”, aunque esa no la vimos entera… porque eran las… ¿¿seis y pico?? yo que pretendía dormirme pronto… Si pronto era…

Así que… Antonio… soy la segunda tía con la que esta Paco “en la cama” y no pasa nada… es más… conmigo “pasó la noche”… ¿¿Qué te parece??!! Jajaja. Aunque bueno, quizá yo no cuente como “tía” en este caso… después de tantos años.

Bueno, esto es lo que puedo escribir de lo que pasó físicamente (que mierda de termino es ese… ¿Por qué cuando no se me ocurre la palabra apropiada escribo una chorrada y no me limito a omitirlo?).

Pero para mi fue… Genial. Me he dado cuenta de lo que adoro a este chico y la rabia que me da habermelo perdido tanto tiempo, aunque espero no perdérmelo más. “Sí, siempre” vamos. Jajaja.

La verdad es que él no se daba cuenta de lo mucho que necesitaba estar así con alguien y la verdad es que no había nadie mejor que él para estar.
Ni yo misma sabía la enorme necesidad que tenía de estar así con un amigo. Con un chico, con una chica no es lo mismo. No sabía la necesidad que tenía de estar relajada, de estar agusto… de poder hablar y pasar horas y horas y horas juntos. Me vino de maravilla. Le agradezco un montón todo.

Además, sin darse cuenta me dió la clave de lo que ha podido pasar con otra persona… Me explicó mucho, me contó muchas cosas que necesitaba saber… o que ya sabía. Me encantó ese “8, pero porque estás delante, sino diría un 10″ Jajaja. Son esas cosas sinceras que hacen que me llegue más.

Hizo que me volviera a olvidar de todo, consiguió que durante el tiempo que estuve con él estuviera contenta, que no me preocupara por nada, por lo que me esperaba o lo que había pasado. Nada, solo existía ese momento, y ese momento era genial. Hizo que deseara que se parara el tiempo. Hizo que no existiera nada fuera de nosotros y de lo que haciamos. << No worries, no problems... nothing, just us. >>(Eso decían en una peli, ¿no?). Y eso no tiene precio.

Consiguió llegar a mi endurecido corazón, consiguió volverme a ilusionar con que no todo es una jodida mierda, con que siempre hay algo bueno después de algo malo. Me hizo ver que no sólo existe una persona en el mundo con la que te puedas sentir así.

Hizo que me diera cuenta también que estar sola en casa unos días mola… pero tampoco valgo para estar completamente aislada del mundo. Cuando empezaba a hablar con las paredes… Siempre está bien la compañía y más si es buena. Que aunque estuviera cabreada, triste, dolida, asustada, rayada, sin saber qué hacer… no hay por qué quedarse sólo a comerse la cabeza.

Ya he dicho que me llegó tantísimo que me dieron ganas de contar el “todo sobre mí”. Hubo momentos en los que decía “Me muero por contarte qué ha pasado. Pero es que no es sólo cosa mía. Pero me muero por poder contártelo”. Y era cierto, era una sensación… Es más, una vez “meditado” creo que si se vuelve a dar el momento, y aunque signifique cagarla y que no aprendo de las cosas, lo haré.

Además… también me hizo recordar qué eran “las primeras citas” jajaja. Porque vale que no fuera exactamente… (Bueno, quizá ni parecido, pero es que al escribirlo, al recordarlo, y al leer todas las maravillas que escribo de él suena a niña de 15 años contando cómo ha sido la tarde con el niño que le gusta. Cuando se crece esas cosas se pierden. Se ven de otra forma. Se aprende…).

Quizá al decir esto me estoy columpiando mucho (Bueno, quizá no, sé de a uno que no le va a hacer ni santa gracia, pero… Es mi blog, escribo lo que pienso, lo que siento… y lo que se me pasa por la cabeza [Ya empiezo a cagarla por poner lo que se me pasa por la cabeza]. Pero cuando empecé a escribir mi blog me dije que no iba a callarme, ni a modificar ni nada por el estilo por pensar que alguien podría leerlo y ofenderse, o emocionarse demasiado. Y seguiré fiel a mis principios. Porque en el momento que deje de hacer eso, será el momento en que tenga que dejar de escribir, y de ser yo misma, y no pienso aceptarlo.)

Después de mi momento “Yo lo valgo y hago lo que quiero”, sigo a lo que iba a decir. Que fue como recordar qué se hace al principio, cuando es nuevo, no cuando estás hasta las pelotas de ir a cenar, a pasear o de ver pelis. La verdad es que se lo decía… o si no lo decía lo pensé, y seguro que él también porque algo comentó “Hemos pasado todo el finde juntos”. Era algo como “Este finde hemos sido pareja, pero sin sexo” Jajaja. Aunque precisamente lo que “he dicho a Antonio” hace que eso no sea cierto. Si no cuento como tía, no puedo contar como eso. Jaja. Si hubiéramos sido dos tíos o dos tías no podría decir eso, pero siendo tío tía, es lo que quedaba por decir ¿no?. Jajaja, Como me columpio, creo que necesito dormir un poco, porque empiezo a decir cosas sin sentido. (¿Empiezo?)

En resumen, que cuando me quedé sola fue de lo mejorcito de las vacaciones, y en gran parte gracias a Pako, que me ha enamorado (con eso resumo lo mucho que me ha llegado, lo mucho que ha conseguido que le quiera, lo majo que es, lo adorable que es, lo encantador que es… y lo mucho que le hago la pelota gratuitamente). Que me ha ayudado muchísimo sin saberlo, que me ha ayudado a ser un poquito más feliz. Gracias de verdad, nene, eres un cielo. Te has ganado un dibujito más. ;) . Y sobre todo… negaré haber escrito todo esto, alegaré que alguien entró con mi password.

Como no tengo ninguna foto medio decente de él… Y por supuesto ninguna juntos… Puedo o hacer un colage (que paso… ) o poner una foto que me pasó con su coche… jaja. En la playa (¡¡¡Mamondesgraciadohijodeunahiena!!!)


Jajaja, además me acabo de dar cuenta que va con “Efecto dios…” de los rayos… jajaja.

Escriba un comentario