Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Cuando todo va mal… Siempre puede ir peor.


Es un consuelo… o todo lo contrario, según se mire.

Puede ser un consuelo, porque como todo se mezcla, no das toda la importancia a las cosas, y como que se pueden llevar sin padecerlo tanto… Llegas a un máximo, y todo lo que venga… rebosa.

Pero puede ser todo lo contrario, porque distraerse es más difícil, y si todos tus apoyos fallan te puedes meter en un pozo.

Aunque… hoy me ha dado por pensar que es un consuelo. He tirado la moneda y ha salido así. Jajaja.
Porque si aún no me he colgado en ningún pino… debe ser que me lo he tomado por ese lado.

El motivo por el que venga todo esto no creo que importe demasiado… Bueno, LOS motivoS. Pero si hiciera una división con todos los campos de mi vida: familia, pareja, trabajo, amigos, salud… (No necesariamente ese orden). Creo que ninguno saldria sin varios “tocado”… Creo que incluso hay “hundido”. Jajaja. (Al estar tanto en el hospi, estoy jugando mucho con la DS, y uno de los juegos es el de los barquitos, se nota, ¿no?).

Pero vamos, poco a poco irán solucionándose. En esas estamos, mejorando las cosas que se pueden mejorar para invertir la racha. Quizá a mis 24 ya he tocado fondo, y ahora lo que tengo que hacer es impulsarme en el suelo para saltar más alto. Quizá en menos de un mes haya pasado todo lo “chungo” que me deparan los 24… Jajaja. Necesito dormir, estoy diciendo muchas tonterías.

Escriba un comentario