Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Mis vacaciones en nombres propios


Bueno, me queda ya poco que escribir de las vacaciones… bueno, poco poco no, pero que me apetezca escribir… Alguna cosilla, alguna anécdota, y reflexiones que me han hecho pensar. Pero de las cosas que realmente tengo que contar… poco.

Y es que mis vacaciones de este año se resumen en nombres propios.

Mi chico.
Ya sé que no es un nombre propio, es un posesivo y un sustantivo, pero creo que hasta ahora he mantenido su identidad oculta… Por su bien. El pobre merece seguir siendo “mi chico” sin nombre para que por lo menos no le asedien con preguntas en plan “¿¿Cómo soportas a esta “tipa”??” jajaja.

Él fue conmigo. Él aguantó las estancias de todo el mundo. Él estuvo conmigo todo el tiempo. Él vino a la playa conmigo, incluso a la nudista, cosa que sé que no le hacía demasiada gracia (ni la playa), pero por mí venía.

Él intentó que mi estancia allí fuera perfecta, por lo menos en lo que él pudiera. Aunque a veces lo intentaba tanto que me desesperaba por tanto “Lo que quieras”. No podía soportarlo a veces, y tanta buena intención era lo que me molestaba… más que perderme un rato de playa.

Él estuvo conmigo esas noches tan terribles… mientras él dormía… Y aceptó que le despertara llorando, sacarle del “mundo de los sueños” para meterle en “el mundo de mierda con todo pringado de caca”. Por mí. Se levantó y se vistió por si hacía falta. Estuvo consolandome mientras lloraba… o no tanto, me abrazaba y me escuchaba que era lo que necesitaba. No se cómo lo conseguía, pero me calmaba un poco.

Él pasó días enteros en la playa aunque la odie.

Él estuvo con mis amigos. Se portó de maravilla. Aunque a veces no les entendiera hablar, aunque a veces no supiera qué decir. Él tuvo la idea de que nos reunieramos todos para jugar , para que yo pudiera estar con mis amigos “en mi terreno”. Porque sabía lo muchísimo que los necesitaba.

Se portó conmigo de maravilla, me sujetó cuando yo no podía hacerlo, me convenció y me apoyó para que echara “valor” una vez más y me enfrentara a mis miedos o a mí misma y mis recuerdos. Me ayudó a dar otro paso más para arreglar algo importantísimo… vital para mí cuando ya me había rendido otra vez.

Sin él no hubiera sido lo mismo. Aunque me costó mucho dejarle ir (y no solo por la aventura que me costó llevarle al tren .

Así que muchísimas gracias por todo nene. Te quiero.

Otro de los nombres propios es MLo.

Por fin la he vuelto a ver. Pero vamos, seguimos sin haber dado un paseo por la playa (ni tomado un triste té) y hablado largo y tendido. Pero la he visto, que es más de lo que he podido decir otras veces.

Puede resultar sorprendente que a pesar de lo poco que la he visto o que la conozca la incluya en los nombres propios de mi verano. Pero… ya he dicho que esta chica me ha llegado, cosa que es un mérito porque las chicas no suelen hacerlo.

La incluyo también porque se ha preocupado mucho por mí, aunque nos hayamos visto poco. Aunque creo que debería reclamarla un donativo por la cantidad de sms que la he mandado en plan “Voy a la playa, ¿estás por alli??” Jajaja.

Me ha alegrado mucho verla, y saber que la tía empollona pasa a 6º de medicina… ¡¡¡LIMPIA!!!!! Ni una suspensa la tía pedorra… Menudo coco que tiene la tía.

Vamos que no sabría decir por qué si apenas la conozco, apenas la he visto la considero tan importante este verano. Pero… vamos a ser sinceros, a pesar de eso, puedo decir que la considero una amiga. Una de las pocas chicas que considero amiga. Espero que sea mutuo.
Tenía muchas ganas de verla.

Y hay una cosa más. Es la novia de mi hermano. Por fin. (Bueno, ya llevan más tiempo, pero este verano ha sido la primera vez que les he visto juntos como una pareja). No puedo escribir lo que me ha alegrado que estén juntos, o lo mucho que me gustaba verlos juntos. Si a veces me quedaba embobá mirándoles… porque les veía súper contentos. Son una pareja genial. Adoro a los dos. Pero… mira, de esto ya escribiré, si felicito a Lucía por su bebé, ¿por qué no voy a felicitarles a ellos por su relación?. Así tengo otra cosa importante de la que escribir para mañana.

Otro de los nombres, por supuesto, ha sido “su chico” (Para que se vea que ella no es solo “La novia de”). Javi, Contre . Al que consideraba mi hermanito.
Aunque he de reconocer que cuando llegué tenía una intención muy clara. Ser capaz de pasar el verano sin dirigirle la palabra. Estaba bastante dolida y jodida por la indiferencia.
Ese era mi objetivo… y lo estaba llevando bastante bien.
Nos vimos por las fiestas y ni nos saludamos. ¿Cómo pudimos llegar a eso? Yo estaba bastante jodida para acercarme, él ni se daría cuenta.
Para quedar, nisiquiera me atrevía a escribirle a él. Así que escribía a Mlo, que es mi amiga también y van en tándem, no hacía falta decirselo a los dos… y con ella me sentía más tranquila. O por lo menos tendría respuesta.
Pero gracias a mi nene (que sabía que aunque me intentara decir a mí misma “Todo va bien, no me importa” no era para nada cierto. Le echaba de menos, y le necesitaba) Y gracias a Mlo… (Y a alguna indirecta del Verano cuando nos le cruzamos por la playa…). Me decidí a mandarle a él también la “invitación”.

Cuando estaban en casa, que ni nos saludamos otra vez… me encargué de estar en la cocina, Mlo si pasó a saludarme, y él fue a saludar al salón, tardé en entrar lo justo para que ya hubieran dado por finalizados los saludos. (¿Qué hago reconociendo públicamente que estaba evitando hablar con una persona tan importante para mí? ¿Qué ganaba con esa estupidez de mantenerme sin hablarle si realmente le necesitaba casi más que nunca? Así de tonta soy,)

La cosa es que me llamó mi madre para contarme la evolución en Madrid del “gran problema”. Y cuando él estaba hablando con mi chico le dije “Ya van para casa, no le ingresan esta vez”o algo así, puso cara en plan… “Mmmm. Me he perdido algo importante. Joder.” Y mirando para abajo se acercó a preguntarme qué pasaba. Tampoco di una gran respuesta… ni yo pregunté qué tal. Me moría por hablar con él, pero mi orgullo o algo dentro de mí trataba de decirme que me iba a hacer daño. Intentaba no volver a ilusionarme. Es que realmente es una historia muy rara. No lo entiendo. Por qué mejora, y luego no sé por qué me da por empeorar. No debería pasar nada. No lo entiendo. Algún día maduraré, espero.

Pero con Mlo si que estuve hablando y contándo todo sin ningún problema. Me alegra tenerla a ella también. La necesito, y no por “sustituirle” a él. Me alegra tener una amiga.

El caso es que al día siguiente, después de una gran bronca de mi chico en plan “Pero qué pretendes, le necesitas lo sabes, ¿Por qué no le llamas?¿Por qué le evitas?”. Me decidí a… mandar un sms. Había escrito una carta diciendo todo lo que no me atrevía a decirle, y un mega sms diciéndolo también, pero al final lo único que mandé fue un “¿QUé tal? Yo tampoco te he preguntado”. Estaba molesta porque ni un ¿Qué tal? por cumplir… y yo tampoco lo había hecho. Me aburro hasta a mí misma.

Y bueno, le vi un par de veces más. Jugando en casa de mi prima… que estuvimos todos, pero lo pasamos bien. Y allí Mlo se quedó con mi camiseta de súper héroe (ya he dicho lo chulísima que es… y lo bien que sienta.)

Así que tenía que verles otro día para que me la devolvieran… si no hubiera sido un regalo no me hubiera importado dársela y comprarme otra… Pero era un regalo. Además, así había una escusa para vernos otra vez.

Ella se fue, así que tendría que verle a él, solo. Puff.
El día que íbamos a quedar, él tuvo un mal día, lo pasó muy mal… Y al final vino a dármela por la noche… Con ella. Que estaba en Sevilla, pero había ido en tren a verle porque él la necesitaba. Lo que me llenó verla a ella ahí. Ver ese gesto. Me encantó.
No pude hablar con él. Ahí me dí cuenta de una cosa. Ya nunca iba a volver a ser su amiga con la que hablara cuando necesitara hacerlo. Ya tenía a su novia para eso, porque su novia no es sólo su novia, es su amiga. Y no me puso nada celosa, me alegró muchísimo verlo. Quizá me ayudó más ver eso que meses de “concienciarme”.

¿Por qué si no nos hemos dirigido apenas la palabra en todo el verano le incluyo? Porque siempre será importante para mí. Aunque sólo sea verle de lejos. Y si encima lo que le veo es feliz como nunca le he visto. No puedo no nombrarle. Y si me ha ayudado a superar un poco más. Y si he visto, aunque sea en una cara de sorpresa que aún le importo algo… me vale. No necesito más. Puedo estar allí sin necesidad de morirme por no hablar.

Otra persona importante ha sido Pako.
Pero de él creo que ya lo he dicho todo, ¿no? Menudo testamentazo que escribí. Y no ha pasado desapercibido… Jajaja.

Pero bueno, después de todo lo que escribí puedo permitirme el lujo de dedicarle unas líneas más.
Me ha llegado. Se ha portado muy bien conmigo, cuando más lo necesitaba, incluso cuando ni yo me daba cuenta que necesitaba a alguien. Y él era la mejor persona que podía estar ahí en ese momento. Porque conseguía hacer que me distrajera hablando de cosas que igual con otras personas no podría hablar. O no sería tan natural. Además, que con él no está todo hablado. Y siempre es un placer hablar con él y estar con él.

Y el otro nombre… Como no podía ser otro. Mi pequeña. Lucía (y bueno, su chico Alfonso también, pero lógicamente más ella).

Ella es mi mejor amiga desde pequeña, y como he dicho muchas veces, aunque vivimos al lado (y no es una forma de hablar, vivimos en la misma manzana) no nos vemos casi nunca (de hecho nos vemos más en Lepe), pero aún así la sigo adorando.

Y no solo merece que la nombre por el notición de su embarazo. Que es una de las dos noticias grandes del verano (junto con el noviazgo Javi-Mlo, aunque ese no es precisamente del verano).

Con ella ha sido también especial. Para mí reencontrarme con ella ha sido muy muy muy muy muy muy muy muy importante, y que haya pillado en este momento, yo muy jodida y ella embarazada ha sido todavía más grande. Aún no me creo que vaya a ser “tita”.

Pero me ha alegrado verla, me ha alegrado volver a hablar con ella, volver a estar juntas… Comprobar que nos queremos muchísimo pase el tiempo que pase sin vernos o sin saber de la otra, saber que nos queremos tantísimo sin vernos… Eso es que nos queremos de corazón, que no nos importa no vernos, no nos importa, pero si la otra nos necesita, ahí vamos a estar. Sabemos que pase el tiempo que pase, en nuestros corazoncitos tenemos el hueco reservadísimo.

Hemos hablado, hemos ganseado, hemos recordado viejos tiempos… Hemos paseado por la playa, hemos comido, hemos cenado… hemos pasado un montón de tiempo juntas, y con nuestros adorables chicos. Hemos estado los cuatro, o con mi hermana. Hemos estado “tomando algo” y hablando.

Cuando se fue mi chico quedaba con ellos por las noches para tomar el helado… no ví al resto porque me quedaba con ellos, que aunque les tenga en Madrid… No podía dejar pasar la oportunidad de estar con ellos. Incluso a veces me “aliaba” con Alfonso para meternos con ella. Jajaja. O me aliaba con ella para meternos con los hombres. Jajaja.

Ha sido genial estar con ella. No puedo describirlo. No puedo escribir lo que ha significado para mí reunirme con mi mejor amiga otra vez, volver a pasar tiempo con ella como si no hubieran pasado años desde la última vez que nos vimos más de media hora seguida. Es como si la semana pasada hubieramos estado tiradas en la cama sin ganas de hacer nada y decirnos “¿Ju?”.

No, es que por más que lo intente no puedo hacerlo. No puedo expresarlo con palabras lo que me ha llenado. Y sobre todo. Verla feliz otra vez. No pudimos vernos antes, no pude hablar con ella cuando lo pasó mal, y me sentó como una patada en el culo enterarme tan tarde y no haber podido estar a su lado. Pero me ha encantado verla feliz. Y radiante como estaba. Y verla. Y estar con ella. Hablar con ella.

Vamos, que entre estas 5 personas me han hecho feliz este verano. Han sido, no diré las mejores, pero si de las mejores vacaciones de mi vida. Y todo gracias a ellos, porque no he hecho nada especial. Porque a pesar que mi situación era muy mala, y al volver ha sido aún peor… durante esas tres semanas que he estado allí han sido… Perfectas.
No podía permitir que se acabaran. Me hubiera encantado poder crear un bucle en el tiempo que se estuvieran repitiendo estas semanas. Y no solo con ellos, sino también con los demás, no quiero olvidarme de nadie… el resto del grupo también ha sido vital para mí. He vuelto a hablar con mi guía (Teno), he estado más con amigos…

He estado con todas las personas que más quiero (sin contar familia). Con las personas más importantes de mi vida. Todas juntas allí. No tengo ninguna foto de todos juntos. Pero yo se que han estado todos ahí conmigo, llenándome de energía sin saberlo. Dándome un regalazo sin darse cuenta. Haciéndome feliz sin ser conscientes. Eso es muy grande.

GRACIAS. A todos. Os quiero.
No me quiero poner más sentimental, pero puedo asegurar que se me saltan las lágrimas de recordar lo que ha sido estar con las personas más importantes de mi vida juntas. Es algo que no se había dado en muchísimo tiempo… o nunca. (Lo de las lágrimas no tiene que ver que esté muy sensible… o con algún síndrome… jaja).

¿¿Pensabais que de verdad no tenía una foto??? ¡¡Pues la tengo!!!
Es de Navidad, pero no tenía otra… Es de una noche de esas de juerga… Jajajaja.

  1. abuelonet.es Dice,

    En resumen ha sido unas vacaciones buenas con sus altos y bajos, sus ensueños, las carreras de burros, el coche que no deja adelantar, la playa con el agua muy fria, el novio que aguantaba, los amigos en resumen que al final lo disfrutates a tope, cosa que yo me alegro muchísimo.
    Un saludo.

Escriba un comentario