Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Oro (blanco) olímpico en baloncesto


Hace tiempo escribí esto.

<< Hay un anuncio que el baloncesto es el deporte de las emociones.

Hoy sin ir más lejos estuve viendo el pardido del Estu... A mí, realmente ni me va ni me viene, en teoría soy del Madrid, aunque el Estu es uno de mis equipos (y el Uni, y el Tau, y el Pamesa, y el Dkv... y casi todos), pero el Estu por ser madrileño, por haber jugado contra ellos toda la vida, por conocer a muchos que han jugado en Estu... Claro que les tengo especial cariño... Y lo que he sufrido con el partido... Si llego a ser del Estu...

Y es que es cierto. El baloncesto es el deporte de las emociones. Cada tiro, cada jugada, puedes ir perdiendo de 20 y acabar ganando el partido, puedes jugarte el partido incluso con el tiempo acabado (un tiro libre sin rebote puede darte un partido, empatártelo,o perderlo..)

Ya escribí sobre baloncesto: http://www.alucinavecina.com/2007/09/09/ba-lon-ces-to/)

Pero ahora voy a escribir sobre el baloncesto como espectador. Y no como espectador desde el banquillo que se pasa realmente mal (sobre todo si no puedes jugar es de los momentos en que más impotencia se puede sentir…) .

El baloncesto como espectador es único. Cada segundo del partido es decisivo… Lo más que pueden perder sin crear juego son 10 segundos botando el balón sin más (pero el resto se tienen que estar moviendo).
Cada jugada es interesante, no valen lo mismo las canastas, puedes hacer una falta que te impida una canasta, o sentenciarte con un 2+1, puedes recuperar el balón después del tiro con un rebote, luchas… puffff, es qe no puedes relajarte. Como decía antes el ir ganando de 20 no es garantía de ganar el partido… Unos pocos contrataques, unos ataques perdidos… un par de faltas y ya vas por debajo en el marcador…. y esas cosas pasan…

Lo mismo tienes un gran día que hay un marcador con muchos puntos, o estan más perros que na y no hay casi puntos, no entra nada… Pero ¿¿Qué bonitos son los partidos con muchos puntos y muy reñidos!! Mantienes la tensión hasta el final. >>

(A partir de aquí añado).

Y estos Juegos… las alegrías que nos han dado los chicos del baloncesto. ESE PEDAZO DE ORO (blanco, como decía Romay “No es plata, es oro blanco”).

Han conseguido que me levante en vacaciones a las 8 de la mañana para ver un partido de baloncesto… y como yo muchísimos españoles estábamos cada dos días delante del televisor para ver qué hacían nuestros chicos.

En el partido contra China se demostró lo que escribí… No por ir ganando de 20 vas a ganar el partido… Que se lo digan a los Chinos.
España estaba jugando… mal es poco. No entraba una, ya era imposible que fallaran tanto… me quedé viendo el partido buscando dónde estaba el mecanismo que hacía que fallaran hasta solos debajo del aro. Pero entonces qué pasó. España despertó. El “niñato” tuvo que ver… Empezamos a remontar… y ellos a frenarse… y nosotros a remontar… Hasta que… “Piiiiiiiii” Prórroga. Y suerte que tuvieron, porque pudimos no necesitarla. Y en la prórroga… ganamos con diferencia. ¿Quién les iba a decir que al final del tercer cuarto irían ganando de paliza… y acabaran perdiendo de paliza?
Así es el baloncesto. Todos los españoles gritábamos con cada canasta de Rudy, de Pau, de Calde… cada punto que nos acercaba más a la victoria. No estaba perdido.

Y la diferencia de los partidos contra EEUU. “Sí, confiaros ganándonos de mucho, ya veréis qué pasa”. Ellos to chulitos…

Madre el partido contra Lituania… me lo pasé planchando porque no podía ni mirar casi.

Y la final. Madre la final. ¡¡Qué final!!!! El mejor partido de la historia del baloncesto… o cerca. Los norteamericanos NECESITARON LA AYUDA DE LOS ÁRBITROS PARA GANAR, PORQUE ELLOS SOLOS NO PUDIERON. Se perdería mucho dinero si llegan los “paletos” de los españolitos y ganan a las superestrellas de los “divinos” yankis, ¿no?-
Que a falta de menos de dos minutos, España estaba a dos puntos en el marcador. Que necesitaron pitar técnicas y antideportivas para que los señoritos no se hicieran caquita. Que el curso de “Pasos de salida” lo interpretaron como “Tú eres español, tu no puedes hacerlo, ellos sí”.
¿Y si nos hubiera pitado Lamonica? Que ese sí que pita los pasos de salida… Se habrían inventado cualquier otra cosa.

La cantidad de puntos que se metieron. El partidazo de Don Rudy Fernández, pedazo de máquina. Sin Calderón, Pau que le costó aparecer… Pero estaban todos, Navarro apareció, Marc, el niñato, Felipe, Mumbrú, Berni… Y qué bien hizo Aíto sentando a Raúl y poner a Navarro y Rudy subiendo la bola.
Pero hubo algo que me falló. Esos últimos segundos Calde en el campo. No iba a hacer nada. Solo estar en el campo en una final Olímpica del mejor partido de la historia, que él ha ayudado mucho a llegar ahí, y se lo tuvo que perder. Un homenaje, que todos queríamos.

Tampoco me gustó otra cosa. Después que a falta de menos de dos minutos estuviéramos a dos puntos… Que pitaran lo que pitaron y la diferencia que quede para la historia sea de diez puntos (más o menos). No es real. No hubo esa diferencia. Ni siquiera fue el ganador el que ganó realmente.
Pero jugaron la última bola, cosa que no hacen nunca.

Y ese anuncio de Gasol en el último tiempo muerto. Me encanta. Siempre lo ponían y era como el último empujón, hacía sentirse mejor.

Después nos sentíamos campeones. Lo éramos. Les ganamos. No son tan buenos. Necesitan ayuda externa porque ellos no podían contra nosotros. No deberían haberlo celebrado tanto, porque ellos mismos sabían que no había sido así, lo celebraron como si fueran dioses… y no lo eran, un equipo de un país más pequeño, más humilde… les tuvo contra las cuerdas… A ellos, el mejor equipo de la historia (¿Después del de Jordan o no?) Kobe, Anthony, Wave… nombres que asustan… Pero no pudieron contra nuestros Gasoles, Garbajosa, Calderón, Rudy, Navarro… (NBA’s de los buenos), Mumbrú, Berni, niñato, Felipe… Puffffff.

Aún así hubo un detallazo de Kobe en el que muy pocos repararon. Él siempre se coge la camiseta en lo de USA como diciendo “Soy de aquí” como un gesto de lo buenisimos que son. Cuando abrazó a Pau, le cogió a Pau la camiseta donde ponía España igual que se la cogía él. Fue un detallazo. Él si vió que España habia plantado cara.

Me levanté un domingo a las ocho de la mañana en vacaciones. Pero fue el mejor madrugón de mi vida. Me alegro de haber visto ese partidazo. Gracias, chicos. Sois los campeones.

Escriba un comentario