Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Me he cambiado de bando


Hoy es domingo. Pufffff, otra vez va a empezar una semana. Otra semana más que me aleja de la playa… O me acerca si pensamos en las próximas vacaciones. La verdad es que parece mentira que sólo hace un mes y poco que estoy aquí. Me parecen años.

De todas formas, hoy puedo decir que empieza otra semana… pero lo veo desde otro punto de vista. Porque ahora “me he cambiado de bando”. No me limito a mirar, ya no soy sólo pasiva (a ver los que están pensando mal, me refiero al curro… Mmmm, lo estoy arreglando…).
Ahora no me tiro las tardes leyendo o rascándome la barriga más aburrida que un ocho. (Si alguien le pregunta a un ocho si se aburre, a ver si le contesta, y si no se aburre, que me lo diga y lo cambio).

Y si no me tiro las tardes mirando, es porque por fin he pasado al lado activo de una manera más regular. Ahora también doy clases de natación a los nenes. :D :D:D:D:D. Viene una chica a cubrirme de soco ese rato, y yo me paso a la piscina. ¿Te vas? Sí. ¿Dónde? Al otro lado de la mesa. Jajajaja.

Mola, porque además de hacer algo, me da para jugar con las criaturas. Lo cual lo agradezco un montón, aunque mis tímpanos padezcan los llantos desde más cerca y mis nervios a veces se resientan, la verdad es que lo agradezco.
Me encanta dar clases, de lo que sea. El carisma se lleva dentro, y soy lo suficientemente gansa como para tratar con criaturitas.

Así que tengo que darle las gracias al “Señor Coordinador” que me hace estas cositas porque me mola y me hace ilu. Jajajaja. Dios mío, estoy de la olla.
Y para que no me aburra tanto… y porque sabe que adoro dar clase, y aunque algunos me puteen y me las quiten, él me las da, de otra cosa, pero me las da, y darme a mí la oportunidad de gansear… Jajaja.

Aunque llevo tres días dando clases y ya lo nota mi garganta… aunque también nota clases de sala sin micro con la música altita, salir con la cabeza mojada (como dice mi madre…). Pero vamos, yo creo que es de quedarme empapá. O quizá… de llevar chanclas a última hora. Suena absurdísimo, pero a última hora noto como se me congelan los pies. Siempre tengo las manos y los pies helados, pero de llevar chanclas a última hora me he puesto malilla otras veces… Puedo berrear, puedo estar mojada, pero no puedo tener los pies fríos. jajaja. Manos frías corazón caliente. Esa soy yo, toda pasión y corazón. (Creo que lo que tengo ahora es fiebre… Estoy delirando).

  1. Ruben Dice,

    “me he cambiado de bando”; “ya no soy sólo pasiva”……..
    Menos mal que aclaraste… jejeje

  2. coyote Dice,

    Si, la verdad es que me dicen que escribo mucho con dobles sentidos… Jajajajaja.

Escriba un comentario