Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Io no parlo spagnolo… I don’t talk spanish… ¿Pero no me entiendes?


Bueno, hoy tengo un día de esos de… ¿¿Hablo en otro idioma?? Y no en plan dor mi dotin sino en plan desesperante.

Hoy no se qué pasaba que los críos estaban especialmente… dispersos, alerdados, engorilados, tupis, lerdos, a su puta bola, desobedientes, independientes… como quieras llamarlo.
Aunque creo que es una plaga… porque no sólo hoy. Llevo menos de dos semanas dando clases a los críos y ya me tienen de los nervios. Creo que debe ser un tiempo récord, porque no es de hoy.

Es que no tengo un solo grupo “normal” con niños inteligentes… sí, vale son niños, pero una cosa es ser niños y otra ser tontos. Yo veo que los niños de mis compañeros por lo menos les hacen caso… a veces… jajaja. Aunque estoy comprobando, y comentando entre nosotros eso de “me alegra ver que a tí te pasa lo mismo”.

Pero es que entre ayer y hoy ya…
En el grupo de ayer tenía un niño que tuve que hablar con la madre y todo. Sin mochila, sin que le digan nada, al agua, a su bola, ni puto caso, ya le puedes decir misa, castigarle cuarenta veces… encima le pregunto “¿Pero me vas a hacer caso?” y to chulo me dice “No”. Ante eso…. a ver qué haces.

Pero es que el grupo de hoy me ha hecho sentir que no hablo español. O que ellos no entienden el español… o algo así. Y yo que pensaba que además del español y más o menos el inglés (el francés lo doy por casi olvidado) no sabía más idiomas… y resulta que debo dominar lo que mis compañeros deducimos que debe ser, por lo menos, cantonés.

Hoy no me hacía caso ni uno solo de los críos. En un momento desesperada les pillo de pie a todos.
“La tabla en la mano” Cada uno a su bola mirando el cielo.
“Chicos, la tabla en la mano”. Las tablas siguen desperdigadas.
“¡¡Hola!! Cogemos la tablita en las manitas.” Ni puñetero caso
“¿¿Hola??” Mirando al techo.
“¡¡Eoooo!!” Alguno se digna a mirarme.
“¿Vosotros me entendeis cuando hablo?” Miran al techo.
“¿Entendeis el español?” Mirando al techo.
“¡¡Hola!! ¿¿me entendeis cuando os hablo??” Consigo que me miren, pero callados.
“¿Me entendeis o no?” Mudos, mirandome como si estuviera hablando en otro idioma.
“¿¿Sois mudos o sordos??” Siguen mirándome sin abrir la boca.
“¿Podeis hacerme el favor de contestarme?” Nada.
“¿¿Entendeis el castellano??” Pasando completamente
“¿Entendeis el español??” Ni puto caso.
“¿Os hablo en otro idioma?” Cero.
Nombrandoles uno a uno. “¿Pero por qué no me hacéis ni caso?”. Nada.
“¿Es que no pensais hacerme ni caso?” Y ya consigo que una me conteste.

Juro que es real, que me he tirado 5 minutos hablandoles preguntandoles si me oyen, si me entienden, saludando… Y lo más que conseguía, a veces, es que me miraran. No os podeis imaginar la sensación que es. Es que no se si preguntar a los padre si hablan otro idioma, o son sordos… o simplemente pasan del tema, porque me han puesto de una mala hostia… Porque a todo esto, había uno dando botes por ahí.

Mi compañera descojonada, mirando y diciendo “No lo intentes, que no te entienden… No sabes como me alegro ver que también te pasa esto”. Gracias ¬¬ Jajaja.

Parece surrealista, pero es real. Impresionante con los niños.
Me hacían sentir así…

Y otra que podría apañarse aquí. Otra gran lucida de alguien.
Resulta que van a hacer un curso de Pilates en el gimnasio, y nuestro gerente ha luchado para que nos dejaran a los trabajadores hacerlo gratis. (El cursito cuesta unos 1500 euros). Y hoy era el último día para apuntarse. Cuando viene el gerente y vé que solo se han apuntado tres (uno de ellos su mujer), encima se cabrea (y con razón) porque encima que lucha por eso, que solo se apunten tres tal y cual.

Cuando salgo, estaba uno de ellos comentando con una monitora que estaba la chica flipada… y yo como soy una maruja, pregunto qué pasa… Y me lo cuentan. Las dos indignadas, porque el curso nos interesa… (A mi siendo fisio, Pilates… ni contar, y encima sin pagarlo, me interesa pagando, pero me da pereza, aunque sé que tengo que hacer cursos…). Otra vez se les ha “olvidado” trasmitir la información. Genial.

Menos mal que somos un poco así, y como no habían ido a buscarlo, hemos colado las fotocopias nuestras, por si cuela. Porque las dos estabamos interesadas. Y estoy segura que otra (por lo menos) también lo estaría.

Y otra… Me llaman a las 13.20 si podía dar una clase a las 13.30 (y otra a 14.30 que termina a 15.30 y entro a currar a las 16.00, no porque no me de tiempo, sino que no podía bajar y después prepararme la comida y la ropa del curro, sino que tenía que irme directamente… sino, por tiempo, me daba). Pero tenía el móvil apagado, y mi madre estaba hablando por el fijo, y cuando me enteré ya era tarde, sólo dí la de las 14.30. Todo porque a uno se le había olvidado decirlo… Encima me hace gracia la diplomacia “tiene una reunión”. Cuando ayer estuve oyendo cómo quedaba para comer con unos socios… Jajaja.

Y me ha pasado otra más cuando me han pasado una foto del cole por una comunidad de esas de mierda… Y no era capaz de poner un comentario… Pero sobre esa foto ya escribo mañana…

Escriba un comentario