Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

No te fies de nadie.


Y esa es la enseñanza de mi día de hoy.

Bueno, en realidad no es la enseñanza del día de hoy, porque no ha pasado precisamente hoy. Pasó hace meses. Hoy simplemtente me lo han comentado a modo de enseñanza. “No te fies de nadie” “Ten cuidado en quien confías, porque mira lo que pasó”.

No es que me haya afectado demasiado. Simplemente me ha chocado. Está claro que si me lo dicen ahora, y de la forma en que me lo han dicho… Estabamos hablando y me dicen “Ah, por cierto, no te fies de nadie, porque allá por… tu amiguita “x” te ponía a bajar de un burro. Así que ten cuidado en quien confías”. Y ha seguido la conversación tal cual.

Yo tampoco es que haya dicho nada, tampoco tenía mucho que decir del tema… “Pos vale, pos mira qué sorpresa”. A día de hoy eso no me puede afectar, pero sí sorprender. Después he preguntado qué cosas decía y punto pelota.

Mi imagen de esa persona no cambia, no creo que tenga importancia lo que pasara, lo que dijera o lo que sea… me quedo con la enseñanza. “NO TE FIES DE NADIE” a veces son los que son tus amigos los que te dan la puñalada. Es una gran lección.

También esto me ha hecho volver al tema del colegio.
Volver en dos sentidos.
En el sentido de “Sigo ahí”. Han pasado los años y sigo igual, siguen dándomela. Siguen poniendome a parir por detrás sin un objetivo claro, y conmigo están de maravilla. Hay cosas que nunca cambian. De verdad que he pensado que esta regresión colegial me está afectando. Que ahora las cosas de las que me entero me llevan ahí directamente. Si no la hubiera tenido, seguramente habría acabado pensando “como en el cole”, pero no a las milésimas de segundo de que pasaran.

También me ha hecho preguntarme… ¿he cambiado?. La verdad es que no lo sé, pero el hecho que no me afecte, que no le de vueltas… me hace pensar que por fin haya aprendido un poco, y haya madurado un poco, o que me hayan dado tantas leches que por fin cumpla eso del “Pasa tía”. En el cole intentaba hacerlo, a veces lo conseguía, pero creo que esta vez ha sido la que mejor lo he hecho. Si no fuera por la regresión colegial, ni siquiera lo comentaría. No me acordaría. De hecho, acabo de darme cuenta, que me he tirado media hora hablando con mi chico, contándole hasta lo que he hablado con las de recepción, lo que me han dicho los niños, y la cantidad de veces que me he intentado sacar a los inquilinos (los mocos) de mi cerebro, y no le he contado esto.

A lo mejor, después de todo, si que he madurado algo.

Escriba un comentario