Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Navidad


El año pasado conseguí resistirme a escribir sobre este tema, pero el que esté ahora mala en casa tanto tiempo y que me subiría por las paderes del aburrimiendo si este jodido dolor de espalda-cabeza-cuello-cuerpo me dejara. Lo que pasa este me estoy quedando hecha un puto cuatro de estar sentada viendo la tele o tumbada o jugando a la DS. Apenas he estado con el ordenador “No vaya a coger frío”. Pero es que estoy harta.

He estado pasando al pc las millones de fotos de mi sobrino que había copiado del ordenador de sus padres, pero después de 300 (juro que han sido 300) he decidido hacer un stop (estoy mejorándolas, nombrándolas y haciendo una selección para llevar a imprimir para regalo a mis padres… ) Porque cuando en esta última carpeta han sido 172 fotos en el campo de mi primo, de las cuales hay series de 30 fotos (varias series) exactamente iguales que si las pasas muy rápido tienen hasta movimiento (quién no se lo crea se las paso en un picho y lo comprueba).

Así que voy a escribir un poco. Y como estoy algo… necesito deahogarme, y escribir.
Ayer leí en el blog del abuelonet . En uno de los post escribía sobre la Navidad y sobre las luces. Mientras escribía el comentario pensé que era un tema sobre el que el año pasado conseguí no escribir. Y este tampoco quería, pero tenía la ocasión en bandeja, y el estar en casa aburrida no es más que otro estímulo para escribir.

El tema, como no, es la Navidad. La puta Navidad. La jodida Navidad de los cojones.

Creo que es evidente que la odio. De hecho creo que eso no es ninguna sorpresa, porque aunque no haya escrito precisamente sobre el tema, algún comentario si que he hecho. (Como hace un mes cuando ví que estaban poniendo las lucecitas en el Hipercor Además de los que me conoceis sabéis que soy como una especie de GRINCH: EL ESPÍRITU DE LA ANTINAVIDAD.

Siempre me preguntan ¿Por qué no te gustan? Pero yo pregunto ¿Y por qué me iban a gustar?
Me dicen que si el amor, la familia, la felicidad… LA HIPOCRESÍA, EL CONSUMISMO.

Para empezar… ¿Por qué se felicita la Navidad? “Feliz Navidad” ¿¿¿Por qué no “feliz 9 de septiembre”?? Para mí tienen el mismo valor un día que otro. ¿Qué es lo que se felicita? Una cena, unos gastos… un día. ¿Por qué si se felicita un día se hace desde un mes antes y toooodo el mundo tiene que hacerlo y si no lo hace es que no tiene corazón? Lo del año puedo entenderlo. Es un año. No un día. Pero no se qué es lo que se felicida cuando se felicita la navidad. No se por qué en las calles y en las tiendas no pone en vacaciones “Feliz Agosto” (en el caso que lo que se feliciten sean las vacaciones). No lo entiendo.

No hay unas fechas en las que la gente sea más hipócrita. Pero no solo los que son unos falsos de mierda siempre, hasta gente más “normal” en Navidad se le sube el “falsismodemierda”. Saludan a la gente con besos. Pero no solo es saludarse con besos y abrazos… Es que a los que no saludan en todo el año, llega Navidad y son sus superamiguísimos que si abrazos besos y regalos ¡¡¡Vengaaaaaa!!!

También están los de las limosnas y esas cosas. Te pasas todo el puto año escupiendo en las cajas, pisando a los mendigos, y llega la Navidad y les das limosnas, das más propina, incluso hay quienes les invitan a comer. O lo haces todo el año o no lo hagas, pero eso de “Es Navidad todo es maravilloso” No me jodas.

Otra cosa que pasa en Navidad es que cosas que durante el año se pueden hacer tranquilamente se convierte en una tarea casi imposible en Navidad. ¿Habéis probado a ir al centro de Madrid en Navidad? Como experiencia extrema esta bien… pero es terriblemente agobiante. Gente gente gente gente gente y más gente. Por todas partes. Es que no puedes ni andar por la calle, todo lleno de gente. Empujones, pisotones, carritos de bebé, codazos… Es algo horrible. No solo en la calle Preciados… Por todas partes, lo de el metro es increíble.
Y Cortylandia . Eso si que es morirse querer acercarse a ver como cada año es más cutre. Los puestos de la plaza mayor.. Y prueba a intentar comprar un bocadillo de clalamares o de tortilla, menos de media hora de cola es imposible pillar, pero vayas donde vayas.

Volviendo, que me voy. En Navidad todo el mundo está “súper contento”. ¿Por qué? Si eres un amargado de mierda todo el año, como es Navidad tienes que aparentar que te han sacado el palo del culo solo por estas fiestas… ¿O es una forma más de demostrar que no vales nada? Dejandote llevar por la sociedad.
Me repatea la hipocresía, por eso no puedo aceptar alguien que se pasa el año poniéndome a caldo después me llame todo feliz y conuna pedazo de sonrisa para decirme que me quiere, que cómo estoy, que feliz año, que desea todo lo mejor para mí… Si lo que quieres es que desaparezca del mundo por qué coño me llamas a desearme lo mejor.

Me repatea que quien no saluda en todo el año lo haga ahora, o incluso te invite. Lo mejor de este tipo de comportamientos es que el día después de Reyes todo vuelve a la normalidad…y aunque el día antes te haya invitado a tres cañas, al día siguiente ni te saludará y te mirará con mala cara.

Otro de los efectos de la Navidad es ese CONSUMISMO DESMESURADO. Esas ansias por consumir, por gastar… Regalos, comidas, fiestas… da igual en qué, pero gastar gastar gastas… y luego a llorar.

La cena de Nochebuena, la comida de Navidad, cena Nochevieja, comida Año Nuevo y comida de Reyes. En esas 5 comidas hay quienes comen más comida que en todo el resto del año. Y no solo que coman más comida. Si no que se gastan más en esas 5 comidas que en las de dos meses. ¿Por qué?.
Entiendo que se hagan comidas especiales, que comas cosas que durante el resto del año no te puedes permitir. Sí. Pero con medida. Por no hablar de lo que suben los precios antes de la jodida Navidad. Si alguno de nosotros celebráramos la Navidad en cualquier otro momento. Las 5 comidas, los regalos, fiestas, invitaciones… en cualquier otro momento, no importa… Nos ahorraríamos una verdadera pasta. Pero no, hay que ser unos borregos. Si ayer el cordero costaba 20 euros, y hoy 50, lo compro, o no eso espero a mañana que sean 70. Medida por favor “es que lo prefiero fresco”. Y yo prefiero no tirar el dinero en cosas inútiles y reservarlo para lo que hace falta.

Otro tema. Los regalos. Un ansia por comprar regalos. Inútiles en su mayoría. Soy la primera que piensa que un regalo tiene que ser en parte inútil, porque las cosas útiles ya se las compra uno mismo porque las necesita, y un regalo, en parte, tiene que ser ese capricho que de otro modo no me permitiría. Pero siempre con control. Ahora parece que hay una competición por ver quién compra más cosas y más caro. Por ver quién se gasta más dinero en regalos.
Yo siempre he comprado los regalos de Reyes en Noviembre. Ni prisas, ni agobios, ni precios de más, ni imposibilidad de encontrarlo, ni tener que ir a un centro comercial o al centro en las fechas clave. Si después me encontraba con algo.. ñues podía añadirlo a la lista de regalos. Ni el año pasado ni este pude hacerlo. Andaque no hay diferencia.

He leído también que este año la crisis llegará a los niños con los regalos. ¡¡¡Pero a ver!!! No hace falta gastarse 300 euros en juguetes para un niño. ¿Nadie se acuerda lo bien que nos lo pasamos con una comba de un euro? ¿O con un balón?¿O con un bote de pinturas y un papel? ¿Por qué se tiene que gastar ese dineral? Ya estamos metiendo a los niños en el consumismo, en los regalos, en regalarle más y mejor que el vecino. En que tenga más cosas y más caras… que casi siempre acaban rotas el primer día o en un cajón olvidadas. Es divertido ver como un padre se gasta 200 euros en una cocinita para la niña, y la niña se pone a jugar más con el cartón de la caja.

Pero no es solo comida ni regalos. Una copa. Una fiesta. La fiesta de Nochevieja, por ejemplo. Una noche normal. Porque si se estropean todos los relojes y calendarios que e dicen que es esa noche la que se “cambia de año” ni te enteras. Una noche de fiesta.. ¿cuanto puede salir? 10 euros de entrada y otros 8 por copa por ejemplo… Ropa normal, zapatos normales… ¿¿Y en Nochevieja?? 50 euros de entrada (mínimo) y de las copas mejor no hablemos. ¿El vestido? Tiene que ser nuevo y divino, como los zapatos. Encima sales, y está todo lleno de gente, de borrachos, no se puede bailar, te hielas de frío porque el plumas no pega con el vestido y los zapatos… EN fin que la noche o es una mierda, o como mucho es como cualquier otra… solo que 5 veces más cara.

Y sí, como no, no me he olvidado. Las luces, los adornos. Esto ya si que se pasan.
Un mes antes (o más) con millones de bombillas encendidas gastando electricidad (eso no es gratis). ¿Por qué con tanto tiempo? No voy a hablar de “tanta gente muriéndose de hambre y nosotros tirando el dinero” No voy a ir tan lejos. Pero yo preferiría que en vez de encender las luces un mes antes (tocando la moral a todos los que odian las Navidades, o todos los que sufren en ellas… [ahora voy al tema]) me dieran lo que se están gastando en consumo para pagarme una hipoteca por ejemplo. Y estoy más que convencida que no soy la única. O ya no que me den a mi el dinero. SIno que usen toda esa energía en arreglar lo que hace falta, usen esa luz en iluminar las carreteras que de noche no se ve una mierda y así muere gente por falta de luz. Por ejemplo.

“Es bonito”. Eso es de dudoso gusto, pero vale. Ponlas si quieres (no estoy de acuerdo, pero… vale, ponlas) pero ponlas los días de Navidad. Una semana antes, vale. No un mes. Que al final la magia de las fiestas que tanto quieren se pierde por hacerla taaaaaaaan larga y tan consumista y tan comercial. La esencia se pierde.

“A la gente le anima ver las luces”. Hum. Depende a quién. ¿Por qué valen más los que quieran verlas (que no conozco a nadie, más bien les es indiferente… o si les gusta lo del mes antes todos dicen que es exagerado) que aquéllos que no pueden verlas? Hay quienes no salen de casa en estas fechas por no estar viendo tanta luz y tanto repollo, porque les provoca un sufrimiento enorme. No el hecho de las luces (a algún fotofóbico seguro). Pero mucha gente sufre. Muchos lo pasan mal en las fiestas. Es el momento en el que más se echa en falta a los seres queridos, o lo que no se tiene o se ha perdido. Para muchos estar viéndolo constantemente es un recuerdo constante de sus miedos, sus temores y su sufrimiento. Y lo tienen que estar tragando.
“Hay que animarse”. Puede, pero la mente humana es complicada. Puedes intentar tirar pa alante, pero siempre que te recuerden la ausencia de tu gente… te va a doler. Y esas luces parece que te estén apuntando.

Y “la familia”. Si una familia es de verdad una familia, esta todo el año siéndolo. Si viven lejos y sea el momento en el que se reúnen. Vale, pero podría ser en cualquier otro momento, se hace ahora porque se hace que sea así. Igual esa familia también se reúne en verano . ¿Y por qué no es el cumpleaños, el verano o lo que sea la época de la familia? O.. ¿quién ha dicho que eso de la familia sea bueno?. No se hace en otro momento porque no se gasta tanto, porque si se reunen en vacaciones, o por algun evento especial, no compensa que lo sea.
Por no hablar que en todas las casas cuecen habas. No me refiero al sentido literal. En todas las familias hay problemas, hay quienes no se hablan, hay quienes no se pueden ni ver. Hay quienes están i´ncómodos y lo hacen más incómodos. Y no solo faltan los que no se llevan bien.
SIEMPRE FALTA ALGUIEN. Un padre, un abuelo, un hermano… alguien siempre falta, y estas fiestas que se llaman familiares es cuando “mas se echa de menos”. Dejan un hueco permanente, pero en estas fechas que te obligan a ser feliz, te señalan con el dedo por no poder serlo porque falte alguien. Igual no tienes ganas de ser “feliz” en ese momento. No hay que serlo porque te obliguen.
Es una época en la que recuerdas cuando eras más pequeño, cuando las Navidades eran Navidades de verdad y no fiestas hipócritas y consumistas, cuando las cosas iban bien.
Aumentan las depresiones, hay muchos que lloran porque recuerdan, porque ven el “hueco vacío” en estfos momentos parece que resalta más.

Y es que igual antes las Navidades eran Navidades de verdad. Eran esos cuatro días. Las vacaciones de los niños. La ilusión.
Hoy no. Hoy es un mes de compras, gastos, hipocresía, máscaras, nadie es quién es realmente. Se llenan las Iglesias, pero de esos que el domingo están en misa, pero el lunes son peor que Satanás. Está lleno de falsos samaritanos. De gente que quiere aparentar lo que no es, que da una cara unos días, pero le cuesta todo el resto del año limpiarse de esto.

Odio la Navidad porque me indigna. Me molesta. Odio el consumismo y la hipocresía. Para mí “estar en familia” no es precisamente lo mejor que me puede pasar. Triste, duro… pero no soy una persona familiar, ni mi familia es una típica en la que reine la armonía y la felicidad (¿alguna lo es? No lo creo). No soporto que traten de obligarme a gastar, a ser feliz o a querer a todo el mundo, nisiquiera que me hagan pensar que estar con la familia es ideal de la muerte y me hagan pareceer un monstruo por no pensarlo. Tengo mis ideas, tengo mi vida, mis convicciones y mis creencias (que dicho sea de paso no incluyen ningún niño nacido de una Virgen ni toda esa vaina de chorradas.) Y no soy menos por tenerlas. Nadie tiene el derecho a obligarme a hacer lo que no quiero o no creo. Y con esto de las fiestas lo hacen. Me indigna, me enfada que traten de imponer su voluntad arrasando con las mentes de los demás. No a todos nos gustan. Que cada uno lo lleve, a su rollo, pero no me traten de llevar a mí con ellos.

Escriba un comentario