Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

¡Pero qué majas que son!


Ayer, después de sobrevivir a mi maratón de clases (Al final la que no estaba confirmada se confirmó). [Sobreviví, pero hoy me dolía el cuello... Porque si fuera como "otras" podría dar las clases sin poneme peso, pero como soy como soy, me da igual dar 6 clases y después currar y dar clases a los nenes, mis 10 kilos a cada lado en sentadillas y en espalda que no me los quiten... ]

Bueno, mientras estaba en la pisci en mi etapa de luchar contra el peso de mis párpados, cuando llegó María con su madre y con el cava. Jajaja. Sé que ella tampoco tenía muchas ganas de juerga, pero… Una vez más, allí estaba como una campeona.

Después de la clase, Mari Feli (no tengo reparo en decirlo) se acopló de una manera que hasta un ciego[para no ver las caras], sordo [no oir los comentarios, o más bien la ironía, o los comentarios de "¿Y esta?"], mudo [para no preguntar], chino [por si tenía dudas sobre las costumbres españolas, no por ser chino], retrasado mental [porque una persona con un poco de CI se habría dado cuenta] se habría dado cuenta que no pintaba nada ahí.

Brindamos con el cava que había traído María y nos comimos el pastel taaaaaan rico que nos llevó Angeles. Así que además de MF, María y Ángeles, brindamos Berni, Cristina, Elisa (sin beber alcohol), Miguel y yo.
Se estuvieron riendo de mi, porque a pesar de ponerme cerda a comer el bizcocho, con sólo mojarme los labios con el cava (de Zaragoza), me empecé a reír… me entraron unos calores… Y según Miguel me brindaban… digo brillaban [aún me dura el pedo] los ojos. Jajajaja. Vamos, que me emborraché en el trabajo y delante de mi jefe. Con un par de huevos. No, con un sorbo de cava.

Después de ducharse, y librarse del grano del culo ese, subieron otra vez para la ceremonia de entrega de regalos. Sí, con azafaras y diplomas y todo… Jajaja.

Y.. ¡¡¡Las muy bobas me regalaron algo a mí también!!! Jooooooooooooo. ¡¡¡Qué majas!! (con voz ñoña). No me lo esperaba en absoluto. Sabía que tendría diploma, pero no un regalito. Yo no soy su profe, no las hago nada (salvo apuntarlas y ser la borde que las dice que se han quedado fuera del cupo de la clase… jajaja… Y reírme de ellas. Jajaja).

Me llegó al alma. Porque además me pillaron de sorpresa del todo. ¡¡Cacho perra la Mery!!

Y por supuesto, también tenía mi diploma. En esta ocasión no era por mi singularidad o a la más rarita ; esta vez es… Cito textualmente.

<< SIMPÁTICA DEL AÑO. Por ser la persona que nunca dice "no" a nada, por no tener ninguna queja en su curriculum y sobre todo, por no protestar nunca. >>

No se si tomar cierta ironía en esas palabras… Sobre todo porque una de las firmas pone “Guau guau guau”. Jajajaja.
Y porque últimamente dicen que no hago más que ladrar y protestar , porque tengo dos reclamaciones (una a finales de septiembre por querer respirar y otra en julio por hacer mi trabajo con un tío de los de “pues tú más” .

¡¡¡¡¡Pero qué salás que son!!!! ¡¡¡Me hizo más ilu!!!!! Y como ya me había enmoñao con el cava, me reí aún más… Jajajaja.

PD: Creo que he dicho que me hizo mucha ilu, que me regalaron algo, el diploma… Pero no he dicho qué es lo que me regalaron. Me regalaron un peluche de una foquita blanca (mmmmm, no será una indirecta, ¿¿no?? No lo había pensado… No, porque soy morena) con un gorro y una bufanda, y a la que le han hecho una apendicectomía… (tiene una cremayera en la barriga). Sé que no era un piercing en forma de cremayera porque los veterinarios a saber qué estarían haciendo mientras la operban, porque se dejaron un tanga rojo dentro. Jajajaja.

El tanga lo dejo para la intimidad. Quien quiera verlo tendrá que ganárselo.

Escriba un comentario