Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

¿Alguien más oye esa sirena?


No es que me haya despertado como Ulises y quiera oír cantos de sirenas.
No es que anoche me durmiera oyendo a Sebastián cantar “Bajo el mar”.
No es que lo de volver a trabajar después de dos días sin pisar el gimnasio me haya hecho tener alucinaciones.

Es que soy un poco paleta, y mi chico es realmente oportuno. (Aunque si no hubiera sido él hubiera sido cualquier otra persona).

Pongo antecedentes: a mi nunca me llama NADIE al móvil, ni sms ni nada. Sólo mi chico, que tiene “sus horas de llamar”. Muchas veces he perdido el móvil y no ha pasado nada (sin ir más lejos ayer lo perdí).

Hace años que no uso reloj. Por lo que el único crono que tengo es el del móvil.

Mi hermana Nieves me ha pedido que le tomara la frecuencia cardíaca a mi padre, manual, no con máquina. Lo tenía muy bajito y me ha recomendado que usara el fonendo, porque sino me iba a costar un montón. Así que lo he intentado sin fonendo y parecía que no tenía pulso, así que me he decantado por usar el fonendo.

¿Hace falta que diga lo que ha pasado o ya sólo con eso se sabe?? Cuando se lo iba a contar a María a estas alturas ya se estaba partiendo el culo de la risa…

Pues sí. Lo que todos pensais.

Tenía el fonendo puesto, y la campana en una mano, el móvil en la otra mientras buscaba el cronómetro. En esos… ¿5 segundos? mi chico ha decidido llamarme.
No hace falta que diga que me he quedado sorda. Sonido del móvil amplificado por fonendo dentro de mi cabeza. Aún oigo una sirena en mi cabeza ¬¬

Escriba un comentario