Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Comida y cena fuera


Ayer (el 3, pero estaba demasiado cansada como para escribir) tuve uno de esos días en el que engordé unos 15 kilos más o menos. Y digo que sólo 15 porque me levanté por la mañana “temprano” (a las 10 empezaba la clase) para dar dos clases. Sino serían 40 kilos.

Y eso de engordar tantos kilos es porque tenía un día completo en mi agenda social. Sí, así de chula soy, o no tengo nada en meses y meses y meses o tengo cuatro en un día.

Lo primero después de las clases que tenía, y primero en importancia, era la comida de celebración del cumple de mi chico. Como había sido su cumple, tocaba celebrarlo con la familia, y como el viernes trabajábamos y no coincidíamos en horarios, lo pasamos al sábado.

Fuimos a comer dónde celebramos el cumple de mi padre, al bar de un amigo de mi jefe, que me enteré por casualidad así comentando en la piscina (la verdad es que Miguel me había hablado mucho del tío y la verdad es que me parecía un “tío mu grande” por lo colgao que está, por lo flipadete de las artes marciales y tal que es.. y estaba todo el rato diciéndole que me le presentara, que le trajera un día… Y un día me dijo que iba a ir a comer a su restaurante; y que le había avisado que tenía una bandera de España y tal. Como se acercaba el cumple de mi padre, se lo comenté a mi hermana, y se pasó, pero no sabía si ahí se iba a poder estar, así que fuimos el día del cumple de mi padre… y nos enamoró el sitio, así que volvimos dos días después con todo el resto de la familia. Porque se come de maravilla, además el tío es la releche).
Bueno, que llevamos allí a la madre, además de porque se come de maravilla por un buen precio, porque nos cayó bien el tío, porque la hicimos socia, porque la habíamos hablado de comer con la bandera y la encantaba esa idea… Jajajaja.
Estuvimos comiendo ahí y ya lo dije las otras veces que estuve… ¡¡¡Menuá pechá a comé!!! Es que está todo tan buenooooooo, y encima el tío no se corta a la hora de servir… y como está tan bueno… te lo comes. Así que sales rodando en vez de andando.


Como soy así de chula, y el tío me cae de puta madre, y es un sitio que mola y al que se puede, y se debe ir, pongo el cartel de la puerta. Está en la Calle Boca Ángel, cerca de la plaza de toros (toma cuñita de publicicdad)

Fuimos a casa de mi nene a llevar a la hermana (no habían llevado todos coche) y la idea era no echarse la siesta, porque sino todo iba a ir al culo, la idea era ir luego a dar una vuelta… la cosa se lió… Se pusieron a probar una cosa de la Wii… a mi me entró el sopor… Y no hace falta que termine la historia.

Por la noche, teníamos dos planes para la cena.
Uno era con los amigos del grupo, con los que salíamos siempre, que no veía desde julio cuando nos vimos después de años porque tres terminaban la carrera . Pero por un lado no me apetecía demasiado porque se había mamoneado mucho con el tema, me habían tocado mucho la moral con muchas cosas (mejor eso lo cuento en el siguiente que tengo a medio escribir, en el que como no, me paso el rato quejándome).

El otro plan, es que me había encontrado con una compañera del colegio, y me preguntó si iba a ir a la cena. Resulta que por el.. ¿tuenti?? habían hecho un llamamiento (lo ví más tarde, es algo que nunca miro, de hecho nunca se si lo tengo o no… vamos, que paso de él), y se iban a reunir muchísima gente. Iban a ir a un bar del barrio a tomar unas tapitas, unas cañitas… No es que me apeteciera demasiado ver a un montón de gente que me odiaba y a la que odiaba hace años… Pero… hace unos meses despertaron mi morriña con eso de colgar las fotos de cuando íbamos al cole.

Al final fuimos a la del grupo. Aunque estuve a puntísisisisisisimo de irme. Llegamos al restaurante, era un chino, pero no un chino normal, un chino caro. Me tocó mucho los cojones, porque estaba a tomar por el culo, y encima me llevan a uno caro. Además, uno de con los que mejor nos llevamos se planta en huelga. Juan tampoco quería ir, pero dijo que me acompañaba. Fui por saludar, y en funciónd e los que fueran me quedaba o no. Juan decía que así quedaría peor. Pero a mí no me importaba quedar mejor o peor. Si me tocan los cojones, me piro, no voy a quedarme por no quedar mal. Y si quiero dejar clara mi postura, mejor así que todos preguntando “¿Por qué no ha venido este?” Así si se enteran.

Al final me quedé. Sentada en una esquina y me costó más de media comida empezar a hablar con alguien que no fuera Juan. Y eso qeu estaba al lado de Fran y enfrente de Rafa, los dos con los que mejor me llevo.

Y si abrí la boca fue para saltar proptestando y echar a Rafa una bronca de cojones, porque estaba muy cabreada con él. Se le ocurrió preguntar por qué no había ido Alan. Y yo no pude contenerme a responder con la verdad. Con la verdad bien clarita, y a añadir además que estaba de acuerdo blablablablabla y a añadir que no le tenía demasiado estima en esos momentos por cómo se habían comportado. Es probable (bueno, no es probable, es y punto) que me pasara un poco. Juan intentaba que me callara, pero yo no podía, hasta que Rafa acabó con un “No he venido aquí para discutir contigo”. Jajajajaja.

Después me uní un poco a Susi metiéndose con Fran. Me enteré de un par de cotilleos, y me solté un poco. Me enteré de un cotilleo increíble… jajaja. De todas formas no estuve del todo agusto, no estuve tan agusto como me hubiera gustado si no hubiera sido por todo lo que había pasado, y eso que estábamos los que más o menos mejor me llevaba, y faltaban los que más habían liado y a los que no conocía siquiera. Me hubiera gustado poder guardarme mi mala leche y poder haber disfrutado como lo hubiera hecho, pero no podía. Así que bueno. Estuvo bien, me alegré de verlos, pero espero que para la próxima no se lie tanto y pueda disfrutarles más. Que los echo muchísimo de menos.


Esta es la vista de la mesa, menos Susi, amiga desde el primer día de cole, que me robó la cámara para hacer ella la foto. Fue más rápida, tengo que reconocerlo.


Con mi amiguita del cole, y con uno de mis dos prefes, en este momento mi prefe (el otro me ha tocado mucho los cojones, ya se me pasará… jajaja).

  1. Toni Dice,

    Estarás contenta! En la foto has salido mu bien…Sergio, Ivan, Fran, Pablo…cuánto tiempo…pero faltan algunos eh??

  2. coyote Dice,

    ya se que faltaban algunos. demasiados. y de los mas importantes. Por eso me tocaron los cojones

Escriba un comentario