Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

No tengo transtorno de personalidad


Aunque me cambie el humor cada 5 minutos en estos días. En mi caso son las circunstancias las que me obligan a tenerlos.

Ya he dicho muchas veces, bueno, yo y el resto de la humanidad, que hay días que es mejor quedarse en la cama… Y en mi caso estaba muy pero qeu muy agusto con una almohada qeu me abraza y abrazando a tantos peluches (encima tenía uno, y a ratos dos, calentitos) [El gato y el perro].

Aunque la verdad es que las cosas que me han pasado no me sorprenden ninguna.
Sabía que a las 8.00 AM tenía que estar en el Ramón y Cajal, y ya hoy volvían los atascos… así que habría que madrugar más aún. Pero que lo supiera no impedía que a las 5 de la mañana siguiera despierta… por lo cual despertarme a las 7.15 me ha hecho una gracia… que mejor ni lo cuento, ¿no? Ha sido como una siesta. Con lo bien que estaba.

¡¡Madre qué frío hacía!! Si es que llevaba manga larga, sudadera, sudadera gorda, polar y abrigo y no veais lo que tiritaba nada más salir del coche, y eso que he aparcado en el “primer sitio para coches de paisano”. Más cerca imposible.

Como buen hospital público nos ha tocado esperar, y esperar, y esperar, y esperar… (Después de las “vacaciones de los excesos” ¬¬ qué iba a esperar.)

Hemos vuelto a casa a las 11.30 y me he metido en la cama (me moría). Pensaba bajar al combat (ya estrenan la semana que viene en huerto y debería aprenderme de una vez las nuevas coreos) de SuperLuis… pero cuando me ha sonado el despertador… No podía ni moverme, ha tenido que venir mi madre a apagarlo. Y es que a mí no dormir me da jaqueca y dolor de cuello (“el síndrome” también, asi que sumados ¬¬). Me he levantado a las 15.30 pa darme una ducha hiperrapida para no ir dormida y a ver si me despejaba, comer a toda leche y llegar rezando para aparcar en la primera vuelta. [Mañana que vuelven al cole va a volver mi complicación para encontrar sitio].

Cuando me he levantado, me ha llegado un sms de María “¿Has visto el msn? Estoy de mala leche”. No he necesitado saber más. Algo me ha dicho que tenía que ver con no poder irnos de vacaciones. Efectivamente, enciendo el pc “Me han jodido, no tengo vacaciones. Ahora no puedo hablar. Estoy hasta las pelotas”. De puta madre ¬¬. He apagado el pc y me he ido. No voy a decir que no me esperara que al final no iria, porque mentiría, pero suponía que sería porque yo no podría. De hecho nisiquiera he limpiado el coche, ni bajado la maleta ni nada… (Menos aún teniendo en cuenta mis últimos viajes a Lepe: en Semana Santa que la noche antes no sabía si me iría ; el invierno pasado donde cambiaba la cosa cada hora, incluso el mismo día en que me fui mi padre ya se había ido sin mí pero volvió; y la segunda vez que fui el mismo día que nos íbamos, cuando salí de casa nisiquiera sabía dónde iba). Acabé yendo siempre, pero… en fin. “No hay dos sin tres” o “a la tercera va la vencida”. Aunque técnicamente esta es la cuarta.

Bueno, que ahora me queda pensarme si me voy sola en coche (lo que me apetece bien poco darme esa pechada a conducir. Más tranquila no voy a poder estar, eso es cierto…); si me voy en bus-tren y tengo que depender de la caridad de mis amigos para moverme (no me hace gracia ni depender de nadie, ni que nadie tenga que estar “cargando” conmigo); o si como me ofrece Miguel guardarmelas para en Semana Santa cogerme dos semanas. Que ahí seguro que en Semana Santa alguien va, aunque sea mi hermana, asi que puedo irme yo, y la vuelta ya tengo compañía segura, y puedo tener la misma tranquilidad los primeros días sin el frío glaciar que hace ahora…
Pero por otro lado me había hecho a la idea de irme ahora, me apetecía, y saber que me podía haber ido… Además, quién sabe qué será de mí por abril… de mi o de mi vida por ese momento. No es lo mismo pensan “me quedan 3 días para las vacaciones” y de repente en vez de pasar a “2 días” pase a “4 meses”. Aunque ahí me vendrían genial… No sé. A ver si puede solucionarlo, aunque la cosa dice que está chungui.
Pero me tengo que decidir ya. Porque Miguel tiene que cubrirme… o no. Yo qué sé. Lo consultaré con la almohada.

Desde luego llevo unos días que depende del momento me cambian los sentimientos y el humor.
Mala leche porque es Navidad -> Bien porque la cosa está tranquila y el 5 puedo ir a ver la cabalgata -> Cabreada porque me pierdo la cabalgata -> Contenta porque es Noche de Reyes -> Triste porque sé que no voy a tener regalos -> Feliz porque tengo muchos y geniales (¡Y además me voy a poder ir de vacaciones!) -> Plof-schock-triste-cabreo-en otro mundo… (no sé cómo describirlo. Cabreada tampoco porque lo suponía, pero… además, nisiquiera es culpa de María, la de la mala leche es ella) porque me quedo sin ellas… -> ¿Qué estado me tocará mañana? (Además del menstrual, que vaya díita el de hoy ¬¬).

Escriba un comentario