Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Orgullo


Tenía dos cosas para escribir, pero me he dado cuenta que se pueden resumir en una sola. Y lo que tienen en común podría ser el orgullo.

La primera es sobre mi perro.
Ayer le cortaron el pelo. Bueno, le trataron como un señor marqués. Tres horas estuvieron dos personas con él para dejarle guapo no, guapísimo… No ¡¡más!!
Corte de pelo, baño, secado, corte de pelo, peinado, limpieza, perfumado… (No puedo creer que huela bien XDXD).
Cuando llego a casa por las noches, siempre viene, me saluda, si le da me trae un muñeco, y se vuelve a la cama. Pero ayer, como él sabía que estaba guapísimo y se sentía pletórico se volvió loquísimo, dando unos botes, unos brincos y unos saltos, me seguía, se me subía encima, me trajo mil muñecos, y después venía cada rato para que le volviera a decir que está guapísimo.

(Por absurdo que suene, recuerdo la primera vez que le cortaron el pelo, le dije que estaba mu feo, se metió debajo de la cama y no salió en tres días más que para comer y hacer sus cosas)
A ver si consigo hacerle una foto y meterla en el pc sin que me salga pantallazo azul (si, han vuelto).

El otro tema (acabo de recordar que son tres).
Esta semana he dado dos días la clase de Aquagym porque faltó el de pádel y el chico que lo da se tuvo que quedar en padel, y yo dar el AG. Como no tenía ganas de pensar, y amo el combat, me vuelve loca, decidí adaptarlo para darles la clase con movimientos del combat.
Y no es que las gustara es que causó furor. (Ya lo causó la semana anterior cuando lo hice, tres después de la clase encantadísimas, al día siguiente la madre de otra que es alumna mía de la sala diciendo que su hija volvio contentísima…)
Y eso, pues llena. Pero aún así, como soy como soy hubo cosas que no me gustaron.
No voy a hablar de la falta de educación y de respeto de una de ellas diciéndo a mi compañero “Jo, y por qué no nos da ella la clase?” y cosas así, varias veces. Me enfadó y todo. Porque una cosa es que me alegre que les gustara y otra muy diferente es faltar a mi compañero.

Y el martes, cuando bajé al vestuario a cambiarme y a darme una ducha rápida, me dijeron cosas que me pasó lo mismo. Por un lado me alegró que les molara mi clase, por otro me jodía y llegué a sentirme mal que eso provocara ciertos comentarios.
Menos mal que una tuvo los “dos dedos de frente” de decir que antes que diera las clases todas contentas, ahora que lo he hecho resulta que lo de antes tal o cual… que una cosa no quitaba la otra. Y que yo dejara de pedir perdón por haberlo hecho… XDXD.

Creo que soy tonta, no debería cabrearme que estas cosas pasen, sobre todo siendo yo la que sale bien. Pero me siento mal por “provocarlo”. Es que no se puede ser tan divina, lo sé XDXDXDXD. Sobre todo porque se que no es para tanto, simplemente el combat es genial. Pero es que a mi modo de ver, tenemos estilos diferentes, pero las clases de mi compañero dan mil vueltas en muchos aspectos a lo que pueda hacer yo, y me jode que eso no se aprecie… Quizá porque otras veces estoy en el otro lado, no lo se.

Y la otra cosa es que hoy al final si que fui a ver a mi amiga Luci y a su hijo. Y una vez pasado el shock… es que no me lo puedo creer. Y verla tan feliz. Ese pedazo de padre que tiene la criatura atentísimo con ambos. Y esa madraza que está hecha mi pequeña.
Estaban radiantes, felices… Orgullosos de su hijo. (Que es muy guapo, a pesar de ser un bebé. Van a existir los bebés guapos. Aunque este también sea mi sobrino XDXDXD)

Escriba un comentario