Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Es pa que coja color…


Ahora que vuelve a hacer sol, y volvemos a usar los bronceadores en la piscina…
Y que el otro día vi una foto de una zanahoria y me acordé…

Un día soleado de 1986 (tendría dos años… me mantenía en pie y poco más yo creo… XDXD)

Un amigo de mi padre, tenía un perro grande, blanco de pelo largo y brillante. Precioso (además este hombre le cuidaba un montón), Quimo se llamaba (creo recordar, ya me lio con los nombres de los perros.)

Hacía sol. Y subieron a casa. Y el dueño se metió dentro de casa con mis padres y yo me quedé en el jardín jugando con el perro.

Hacía mucho sol. El perro era blanco.

Al lado de la piscina había un bote de aceite de zanahoria. (Ya sabeis… pringoso y mancha como él solo).

Hacia sol. El perro era blanco. Hacia sol. Se iba a quemar si no se echaba protección…

A+B = PERRO NARANJA

Cuando salieron… Y el perro naranja… Y mi razonamiento:
“Es que está mu blanquito y se tiene que poner moreno, y para que no se queme…”

XDXDXD

  1. NACHO Dice,

    jaajajajajajajajajaja que buenoooooooooooooooo eso me habria gustado verlooooooooooooo

Escriba un comentario