Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Maneras de romper el hielo.


Ayer comenté que hablaría hoy algunos detalles que ayer no puse.

Y es algo sobre cómo romper el hielo con alguien a quien hace mucho que no ves, o que no hablas con esa persona.
Existen miles de formas de hacerlo, pero creo que tanto Teno como Javi escogieron dos de las peores. Bueno, la misma, solo que uno fue menos hijo de pu** que el otro… O quiero creer que lo del otro fue una manera de romper el hielo y no una conversación real, porque entonces lo que me daría sería mucha pena.

Y la manera que eligieron es una que suelen usar, la verdad. En el caso de Teno se que fue con la mejor intención del mundo, y por eso lo agradezco, aunque no considere que la manera fuera la mejor, sí que lo era la intención, que era hablar conmigo aunuqe no supiera de qué. Pero él quería hablar conmigo. Quería que no me quedara mirando el techo, y por eso me alegro y lo agradezco.

¡¡¡Pero tía!! ¿¿Quieres decir cuál fue la manera de romper el hielo esa??? Pues fue hablando pero de forma en la que todo lo que dijera yo fuera motivo de burla, o más que eso, hablarme desde la altivez en plan “Soy superior”… Que me daban ganas de edcirle “Para hablarme así, no me hables, deja de reírte de mí. Si quieres hablar conmigo, preguntame por si ha hecho frío en la playa, pero no me hables así”.
Y es que es verdad, hay miles de eformas de romper el hielo, pero esa… no me gusta. Además son muy dados a hacerlo por allí.
¿Por qué no eso de “¿hacía frío en la playa cuando te has bañado?”? “Si” “Vaya huevos” “Pues ya lo sabes, como si no me conocieras, si vengo es para bañanarme” “Ya, es que alli no teneis playa… jajaja” “Pues vosotros no teneis metro”. Y por lo menos ahi tienes un pique… Aunque sería más cierto el “Es que allí no hay playa” “Pero teneis metro” XDXDXD.
O mil maneras, no hace falta hacerme sentir más pequeñita y más humillada y más fuera.

Me sentí completamente fuera de lugar, muy incómoda, y me quedé más porque sabía que es su forma de demostrarme que quiere hablar conmigo. Empecé respondiendo un poco al pique, pero llegado un punto… pasaba. No tenemos diez años.
Soy una persona a la que no le gusta demasiado estar en grupo. Que con una persona estoy genial, con dos… malamente, pero puedo llegar a estar un rato, pero con más… Me es imposible, me empiezo a automarginar en los mundos de Coyote. Y lo último que necesito es que me estén recordando la situación de “No pintas nada aquí”, aunque sea de broma. Son muchos años ya.

Aunque llevabamos unos cuantos sin vernos.

Lo del otro fue mucho peor. Pasamos de una charla sobreactuada y unos comentarios demasiado rápidos y sueltos para ser actuados, pero no puedo llegar a creer que fueran reales.
Comentarios sin venir a cuento de lo más despectivo y reírse completamente en la cara, después de todo. Pero ahí no tenía que fingir nada, así que tal lo dijo me piré a mi casa con un “Que te den por culo, gilipollas”. Media vuelta y adiós. Sin gran (más bien ninguna) pena por su parte y la cara de haberse perdido diez capítulos del otro.

Escriba un comentario