Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Comunión de Sonia


Puffff la vena de celebraciones “religiosas” está abierta… Esta comuinión, la boda de mi hermana (aunque fue por el juzgado), el bautizo de mi sobrina (¡Una de cada!)… En fin…

Hace ya…dos meses, porque fue el día 9 de junio… tuve la comunión de mi… ¿sobrina segunda? “nueva”.

No suelo hablar sobre mi “historia familiar”, pero cuando he hablado de mi madre, si que he dicho que ella lo había pasado muy mal. Porque su madre murió cuando dio a luz a mi tío, y su padre la abandonó. Entonces la adoptaron los que eran sus tíos, que pasaron a ser sus padres, y por tanto mis abuelos. Pues resulta que el padre biológico de mi madre, se casó otra vez, y tuvo otro hijo con la otra mujer. Mi tío, el de verdad, sí que de vez en cuando veía al que era su padre biológico y sí conoció al hermanastro. Años después, trabajando en un sitio de soldadores, se encontraron mi primo con ese hermanastro de su padre (o algo así, la verdad es que no tengo del todo claro la parte de si mi tío le conocia de antes, si tenían contacto, o si no, o si veía a su padre… no lo tengo del todo claro, esto es lo que yo he entendido de la historia). Hablando por el apellido. Resulta que era su tío.
Entonces retomaron el contacto un poco, y mi madre se enteró que tenía otro hermano. Además ese hermano quería conocernos. Al principio a mi madre no la hizo demasiada gracia, porque removía cosas que ya estaban tranquilas, pero por otro lado, el hijo no tenía culpa de lo que hubiera hecho el padre… Así que al final, aceptó. Y un día vino a casa, conocimos a nuestro “tío nuevo”. Y desde entonces, la verdad es que el hombre se ha portado de maravilla. Sobre todo con mi hermana mayor, la ayudó con la mudanza y tal. Además llama, viene de vez en cuando…
tios

Pues su nieta hizo la comunión, y nos invitó a todos a ir. Mis padres no estaban para ir, así que fuimos las cuatro hijas (con parejas las que los trabajos nos lo permitieron; y con hijos las que los tienen).

He de reconocer que a mí tampoco me hacía excesiva ilusión la historia, porque nisiquiera conocía a la niña que hacía la comunión, ni a su madre, ni a su tía… ni a nadie, sólo a mis hermanas, a mi tío y al “tío nuevo”. Porque ni mi tía, ni mi primo ni mis primas ( a las que conozco) fueron. Además, a mí las comuniones como que no me gustan nada. ¿Qué pintaba yo allí? Menos mal que venía mi nene conmigo… Y mis hermanas.

La cosa fue que salió un curso de Putopilates gratis también, en el gimnasio, que empezaba justo ese día, y no iba a poder faltar para que me dieran el título (Porque tenía que faltar una tarde más, y sólo podía faltar un día… Sí, fue el curso por el que casi me pierdo el super reci con Rach) . Así que al final, lo que hice fue ir por la mañana al curso (perdiéndome la misa) y me fui a medio día para ir directamente a la comida.
Mis hermanas, me enteré que dos de ellas trabajaban, y que hicieron lo mismo. La única fue se mosqueó un poco, porque íbamos a ir todas y no fuimos ninguna. Pero a la comida ya si que fuimos.

Cuando llegamos… nos encontramos con mi hermana Susana en la puerta, así que no tardamos mucho, estuvimos esperando a que vinieran al resto de hermanas. Yo la verdad es que cada vez que veía una niña de comunión preguntaba ¿es esta? Y mi hermana tampoco lo sabía. ¡Qué vergüenza!. Un rato después nos encontramos con los tíos, el nuevo y el antiguo. Que nos dijeron que estaban dentro. Llegaron también mis otras dos hermanas, con sobrinos, y pasamos.

Nosotros hacíamos la mitad de los invitados a la comunión, por lo menos de los que estaban. Así que no tenía por que ser tan malo. Lo que pasa es que como habíamos estado esperando fuera, cuando entramos, ya no teníamos mesa para estar todos juntos. Por lo que nos teníamos que separar. Así que nos tocó a mi chico y a mí en otra mesa. Mis hermanas Cuki, Susana, Nieves y David (su marido) con Dani (su hijo) estaban en la mesa con mi tío y con dos señoras muy mayores (¿abuela de la niña? Ni idea). Mis sobrinos Juanma y Lili se sentaron en la mesa de los niños, con la de la comunión y con otra que era ya algo más mayoricita no se quién era. ¿Prima? Ni idea.

Nosotros nos sentamos con la que resultó ser mi prima, su novio, y los padres y la hermana del novio. Como mi nene es un cotorro, estuvimos hablando y nos reímos. La que resultó ser mi prima, tiene más o menos mi edad, y el novio también. Los chicos hablando, descubrieron que es posible que hayan jugado juntos al futbol. Se dieron el teléfono para quedar algún día pa ir al cine o algo. Hemos estado a punto de quedar un par de veces, pero al final na.
con-compis-mesa

La niña de la comunión, Sonia, la verdad es que iba muy mona, teniendo en cuenta como se ponen que parecen mesas camillas emperifolladas. Llevaba un vestido sencillito e iba bastante mona.

De la comida, muy bien, a mi me hicieron menú especial, y el resto comieron corderos, que pusieron en medio y cada uno se servía, si se acababa, sacaban otro. Todos dijeron que estaba buenísimo. Del postre… creo que fue una bola de un helado en una tarrinita de galleta, pero no me acuerdo, la verdad, hace demasiado tiempo como para acordarme.

Lo que si que vimos, es que la Lili era la niña Dios, estaba en todas partes, miraras donde miraras, ahí estaba. Sale en todas las fotos. Estaba detrás de Sonia todo el tiempo, y persiguiendo a las cámaras, hasta el punto que cuando llevaron la tarta con la espada… la que cogió la espalda y la que iba a cortar la tarta era ella, no Sonia. ¡¡Por Dios!!

Vinieron los de la tuna y todo. ¡Qué pesados que son! Jajajaja. Además esos debían ser viejas glorias de la tuna… eso o dedicaban demasiado tiempo a la tuna y nada a estudiar…

La verdad es que no estuvo mal del todo, lo esperaba peor, pero sobreviví. Putopilates y comunión en el mismo día. Pero bien.

Estuve con mis hermanas y conocí a una parte de la familia que no conocía. Fue bien. Además hubo una foto inédita… los dos tíos con las cuatro sobrinas de ambos (vamos, las hijas de su hermana)
tios-y-sobrinas_

Escriba un comentario