Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

San Isidro


El 15 de mayo, en Madrid capital es fiesta, es San Isidro, el patrón. La feria, la verbena de Madrid. Es como las fiestas de la Bella pero en Madrid. Y no es que sea lepera hasta la médula, pero para mí son mil veces mejores las de la Bella, por mucho que últimamente hayan bajado, y por mucho que Madrid sea la capital.
Cuando mi chico lea esto me va a mandar a la mierda. Directamente. Pero es que para mí es así.

En cambio para él es “su fiesta”. Si la mía es Halloween (Todos los Santos), la suya es San Isidro. Me ha salido castizo el chico.

No es practicante, ni siquiera se si se cree creyente, pero San Isidro es la excepción. Es la tradición. Todos los años, se levanta mu temprano, para darse el paseo hasta la ermita, y esperar la cola, para conseguir el agua. Unos botijos, unas botellas, que luego reparte, sus hermanas, padres, abuelos… Y mis padres. Siempre se acuerda de traernos un poco. Él cree en ello, y para mi madre “todo ayuda”.
ermita_

A pesar de ser madrileña, la verdad es que no conozco la historia de San Isidro, creo que era un campesino con un perro. Pero quizá le confundo con San Roque (patrón de Lepe) que ese sí que tenía un perro (“El perro de San Roque no tiene rabo porque ¿? Se lo ha cortado” . no, me chivan por el “pinganillo” (que viene a ser que he llamado a mi chico a ver si él lo sabe, y si me acuerdo mañana pregunto a mi madre) que es “San Isidro Labrador” (aunque bueno, eso lo sabía pero no me acordaba. Es que todos son de campo). Me ha contado también la historia en versión hiperresumida y “más o menos”.
El tío necesitaba agua (o pa regar, o pa beber, a saber), y dijo “Oh Dios, por favor… necesito agua…” (aquí podría poner un montón de tonterías más) y golpeó con un cayado unas rocas, y de ahí salió agua. Así que se puso contento y feliz porque había conseguido el agua que necesitaba y había hecho un milagro. (Seguro que no tenía nada que ver que el hombre supiera por dónde tenía que ir un reguerillo de agua, y dio en el punto. Jajaja, lo siento, me sale la vena. Tampoco puedo meterme demasiado sin saber bien cómo es la historia, y teniendo en cuenta que hace ya un tiempito de ello… )

Bueno, el caso es que por San Isidro, en la pradera San Isidro, por la riviera del Manzanares (o lo que era el Manzanares, que después fue M30 y ahora está otra vez en periodo de reconstrucción para volver a ser Manzanares), se montaba la feria. Venían las atracciones, las tómbolas, los puestos de comida… Vamos, como en la Bella, pero a lo grande. La cosa es ir de chulapos, y bailar chotis, pero eso era antes. Ahora van los niños y niñas disfrazados de chulapos (en las guarderías se disfrazan todos, o en el cole los pequeños) y algún que otro adulto (generalmente mayores, o alguno de mediana edad). Pero ya de chotis nada. (En eso es como la Romería de la Bella… por lo de ir vestidos, comer, beber, cantar, beber, bailar, beber…),
vista_

Lo típico aquí son las berenjenas, las gallinejas… Y esas cosas, aunque hay puestos de todos. Lo del bocadillo de calamares o de tortilla de patata es más de la plaza mayor en Navidad.
También hay puestos de algodón de azúcar, de cocos, de garrapiñadas… vamos, lo típico de todas las ferias.
Así que mi chico y mi tía se pararon a comerse una berenejena de Almagro, con el posterior trago de vino en la bota…
tia-bota_

De hecho, la semana pasada leí un poco de la historia del Parque de Atracciones, y ponía que la idea de hacer el Parque de Atracciones vino de la Feria de San Isidro, que era la única ocasión en la que los madrileños veían atracciones y a uno se le ocurrió la idea de tener atracciones todo el año, asentadas en un lugar fijo. Y de ahí salió la idea.

Hombre, hay que decir que las atracciones que había, lógicamente, eran más que en Lepe. Había una noria, en la que me quedé con las ganas de subir. Tenía que ser bonita la vista desde ahí arriba. Porque esta cerca del centro (relativamente cerca) y se tenía que ver todo lo bonito de Madrid, además de la casa campo de fondo. Si se vé desde la del Parque de Atracciones que está más lejos, desde ahí tenía que ser increíble, pero para otro año será. Había castillos de aire, camas elásticas, Flipper, y sucedáneos de montañas rusas, una especie de V que me dejó flipada también… Y más cosas.
atracciones_

La verdad es que había mil cosas entre atracciones, restaurantes, y tómbolas, puestecillos y tal. Además, de los también ya típicos botellones en el césped, porque aunque en teoría está prohibido… ahí había muchos. Disimuladamente, pero había.

Si cuento esto así “me quedé con las ganas de subir” y tal… Seguro que la noria está ahí todos los años. Pero es la segunda vez que voy a la fiesta de San Isidro, y la otra vez que fui no llegué “tan lejos” nos quedamos sentados en el césped en la entrada, me intentaron robar la mochila y nos fuimos enseguida. Así que prácticamente era la primera vez que iba.

Fui después de la boda, con mi chico, y al final con mi tía de Lepe, que tenía curiosidad, y que como yo, pensaba “Esto es algo entre la Romería, y las fiestas de la Bella”. Pero con muchísima más gente. Ja jaja.

Nos dimos un buen paseo, fue difícil aparcar, llegar… y al final aparqué a tomar por saco, pero bueno, era difícil encontrar sitio más cerca, y nos arriesgábamos a entrar en el bucle del atasco otra vez. De hecho ya pensábamos en irnos. Y a la vuelta habían cortado la M30 por arriba, y estuvimos todo el túnel atascado. ¡Qué horror!

Escriba un comentario