Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Don de enamorar


Hoy voy a escribir sobre algo que últimamente estoy viendo, aunque hace tiempo que conozco. El Don que tienen algunas personas de enamorar a todo el que les conoce. Y no digo “caer bien” digo enamorar. Y tampoco digo “Cuando te cruzas por la calle” sino “Cuando las conocen”.

Estoy viendo eso ahora por un amigo, compi de trabajo que le ha pasado eso con una compañera con la que no coincidia. Esta totalmente rendío por ella. En una semana, ¡qué leches una semana! ¡En un día! Ya estaba prendado de ella.
Lo comenta y todo el mundo dice que exagera, pero yo le entiendo. Y le entiendo porque estoy segura que esa gente existe.

Estas personas son atractivas físicamente, o no tanto. No me refiero a mujeres explosivas que culquier hombre que se cruce con ellas se gire para mirar, que pueden serlo, pero no es lo más común. Suelen ser de ese tipo de belleza que cuanto más la miras, más te gusta, que a lo mejor no te llama excesivamente la atención, pero cuando lo ves… No puedes dejar de mirar.

Y eso mismo pasa con su… aura. No quiero sonar mística, pero lo que está claro, y es innegable, es que todo el mundo desprende unas vibraciones. Todos hemos dicho “No me da buena espina”, o “Me siento bien cerca de él”, hay gente que hace que te sientas seguro, gente que te tranquiliza con estar cerca… Y gente que hace que estes alerta. Y por supuesto, gente que tiene algo irresistible para las personas del otro sexo (o del mismo si se da el caso). Algo que hace que solo les quede una opción, enamorarse.

Va más allá de que “la amistad hombre mujer no existe”. Es un “cuanto más tengo más necesito”. Es como si te enredara y no pudieras escapar… Ni quieres.
Son ese tipo de gente que vale mucho.
Además por los casos que conozco (y se de más de uno) suelen ser personas que no son los más “populares”, que pasan un poco desapercibidos, o que de primeras nisiquiera caen del todo bien… Son pocas las personas que llegan a conocerlas. Igual lo usan como barrera por no enamorar a todo el mundo, sólo se abren a quienes quieren.

Tienen ese don, aunque, como todos los dones, hay momentos en los que es una jodienda. En los que preferirias no tenerlo, que todo te sería más fácil. Podría tener amigos sin que acaben enamorándose y por un lado o por otro estropeando la relación (No creo que porque una migo este enamorado de otro sea motivo para dejar la amistad, pero lamentablemente no todo el mundo piensa como yo en ese aspecto.) Porque al final acabas haciendo daño a los que quieres. Y por tanto, a ti mismo. Por ese “estúpido” e “inútil” don.

Puede sonar maravilloso, pero no lo es necesariamente. A veces se puede olvidar que lo tienes, y abrirte… Y cuando lo recuerdas es demasiado tarde. A veces la tranquilidad de que no vas a hacer daño a nadie es el mejor regalo que te pueden hacer. A veces darías mucho por esa tranquilidad.

Es duro ver cómo vas perdiendo a la gente a la que más quieres… Sólo por ser tú. Hace plantearse si de verdad deberías hablar con alguien.
Eso sí, lo bueno es que cuando te enamoras, da una estabilidad y una tranquilidad enorme, creo que ese don puede elevar las posibilidades de éxito, y sobre todo la calidad de ese amor.

Con esta gente es con la que mientras la miras, sólo puedes pensar “¿Cómo no voy a estar enamorado de ti?” con esa sonrisa de bobos que se nos pone cuando nos enamoramos.

Y eso existe. Es cierto. Ya he dicho que conozco varios casos. Además, si lo ves desde fuera, puede resultar gracioso y todo. Porque si desconoces, o te niegas, que eso existe, puedes pensar que el otro exagera, que está loco… Pero es que realmente ha tomado la unica solución posible: enamorarse.

Y no digo gustar, molar, atraer… Digo enamorar. Se que son palabras mayores, pero ahi está el Don, todo el mundo puede gustar, molar o a traer a alguien; pero no todo el mundo puede enamorar a todo el que le llega a conocer.

Además, también puede ser gracioso por la cantidad de “locuras” que el pobre encandilado puede hacer, puede llegar a trasformar al más macarra en un tierno gatito ronroneante, puede hacer al más pasota la persona más detallista del mundo, o puede simplemente hacer que alguien pinte en las calles y en las paredes solo por una pequeña posibilidad con esa persona.

Lo realmente interesante es cuando dos personas con ese Don se juntan. En ese caso, es un amor tan fuerte que no se puede romper. Y no por ser poseedores de ese Don hace que sea falso, que sea un enamoramiento por un hechizo, que no sea natural. Al contrario, es lo más natural del mundo. Y lo más bonito.

  1. marlenny Dice,

    graxias es lo que me pasa

Escriba un comentario