Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Locos de la colina


De la colina, de la playa, de la olla y de todo. Me he encontrado con todos los locos que había por la zona. Yo creo que es que tengo un imán que los atrae… La verdad es que me pregunto como sigo viva y bien XDXD. Se que tengo un ángel de la guarda muy poderoso.

¿Por qué digo esto?

Cuando iba a la playa con mi chico, podíamos estar tranquilamente, nadie nos pedía fuego, ni agua, ni nos hablaba ni se acercaba ni nada…

Pero cuando dejó de ir conmigo… Me pidieron agua, tabaco, la hora… y de todo. Y cuando digo de todo… es de todo, quiza no directamente, pero…

El primer loco de la colina, fue el loco de la colina del año pasado , el que me estuvo contando la vida de su perra.
Fue el día que quedaron para jugar al pro y después a ver al atleti. Yo aproveché para ir a la playa y después fui a hacer el balance en la playa tranquilamente. Pues estaba haciendo el balance, con los cascos… y un tío se pone a mi lado a hacer lo que yo hacía… ¬¬ Y yo pasando en plan “Si le ignoro se aburre y se pira” Pero no. Cuando levanté la vista era el loco ese. Me salté como tres canciones y me largué corriendo. (Aunque tuvo la ¿decencia? de no acercarse cuando estaba con mi chico en la playa y él pasó y se puso a 20 metros.)
Me intentó dar palique pero yo con que tenía prisa uqe me estaban esperando… y me largué. Me quería dar un baño antes, pero tuve que huir, así que me fui y me di el baño en otro trozo de playa…

A partir de esa, cada vez que iba a la playa… O bueno, para que el diablo no se ria de la mentira, un día si, un día no de los que iba a la playa algún loco me hablaba. Y no cuento a la cantidad de veces que el pobre negrillo que se iba paseando por la playa vendiendo cd’s me pidió fuego, agua… O la de gente que me pidio o fuego, o agua, o la hora… Ni a los cerdos que mientras iba con las cosas me decían que si quería que me ayudaran… Me refiero a gente hablandome, conversaciones.

El primero fue un sevillano que casi me muero del asco.
Estaba tan tranquilita yo, en la playa, sobando o tumbada al sol, vuelta y vuelta, con el perro sobando también. Cuando abro un ojo y veo que un tío se ha puesto a 3 metros de nosotros. La playa vacía y se pone a 3 metros ¡¡Será por sitio!!. Se fue a bañar casi pisandome, y cuando volvía a la sombrilla otra vez, haciendo comentarios… Después volvió a pasearse y a pedirme fuego (¿¿¿Tengo cara de fumar??? o en este caso, ¿¿Tengo culo de fumar??)
Como le ignoraba, se puso a chistar al perro, a llamarle, a silbarle… Yo estaba leyendo y pidiendo mentalmente al perro que por nada del mundo fuera, se acercara o le echara cuentas… Y el perro me hizo caso. (O no lo oyó, o pasó de levantarse).
Después un chavalín más joven (el menda tendria 37) iba andando y se paró a unos 5 metros, pero delante. ¡¡ Será por playa!!! Y el menda loco, se puso a hablar con él, y me miraban de vez en cuando, yo me estaba poniendo de los nervios, así que aproveché que estaban hablando, para darme un baño e intentar recoger.
Pero cuando me levanté enseguida se despidieron y se puso a hablar conmigo, y yo a ignorarle, de hecho tenía hasta los cascos puestos. Como seguía dando palique, empecé a contestar en plan borde. Pero nada. Así un rato, hasta que no pude más y me largué.

A los dos días fue un colombiano. Iba con un perro, y se puso a 10 metros. “Ya estamos”. Pero claro, al perro, el perro si que fue a olerle. Que si cómo se llama, que si el mío tal, que si de dónde eres, nombres… Este la verdad es que fue más moderado que el otro y menos pesado, después de lo justo hablando, se dio por aludido y me dejó recoger en paz, además me encontré con un conocido que me saludó, preguntó qué tal y este se apartó.

A los dos días, otra vez estaba mu tranquila en la playa, cuando vino un tío de 30 años que se puso a unos metros de mí. Se puso a preguntarme por el perro, y que si me importaba que se acercara, que estaba solo y aburrido. Y así charlábamos un rato. Este fue el más consecuente con que me podía molestar que me hablaran, y me preguntó si me molestaba, si podía… Yo ya ahí, pues… “Total. si no eres tú va a venir otro loco de la colina a darme la barrila, por lo menos tú vas de buenas”. No lo dije, pero es lo que pensé. Además me dijo que me iba a respetar, que si en algún momento quería que se fuera que se lo dijera sin problema.
Con él estuve casi toda la tarde hablando, aunque me fui antes de lo que me quería ir, y estaba deseando que me llamara alguien al móvil para hacer que estaba quedando en que “Voy para allá”. Pero mi móvil no sonó.
El chaval era majete, me estuvo contando su vida, aunque tampoco ocultó que tenía alguna intención más que hablar, pero yo también dejé muy claro que de eso nada. Por eso me tiré tol rato tumbada boca abajo, moviendo la arena mientras hablaba, o mientras me hablaba.
Nombre falso, o medio falso, por supuesto XDXD. Lo que no se me ocurrió fue dejarlo en mi nick: Coyote, que decir un nombre que se me olvida… Pero eso es la falta de práctica.
Me piré y ya está.

Después de eso, sólo me crucé con el loco de la colina original, pero cuando le veía a lo lejos me alejaba, y si no em quedaban más cojones que cruzarme, “Voy con prisa” XDXD.
Joder, es que me daba cosa ir a la playa por una cantidad de capullos, porque era “¿Podré estar tranquila o vendrá alguno a incordiarme? ¿Me encontraré con alguno de estos???” Sobre todo me daba yuyu por el loco de colina número uno… que ese si que iba todos los días.

Bueno, mentira, hablé con un tío más, pero nada que ver. Era uno que iba todos los días a hacer kite surf, y no voy a decir que me molara, pero me quedaba siempre mirando, porque me molaba mogollón eso… Tiene que ser la leche la cosa esa. XDXD.
La primera vez que le ví fue cuando fui a La Antilla más pronto de lo que solía ir, porque hacía un aire de cojojnes y no se podía estar, así que me fui de Nueva Umbria, comí en casa, y después fui sin perro a la Antilla. No había casi nadie. La verdad es que hbía que querer estar, y como no era fin de semana y ya era la última de agosto… Se estaba genial.
Paseé un poco y me senté a mirar el agua encabritada. Me encanta ver así al mar. Y él estaba haciendo kitesurf y la verdad es que era bestial, proqeu hacía aire y había olas. Y claro, cada vez que se daba un “paseo” tenía que volver volando “el coso” XDXD, y pasaba por delante de mí. Y a la 25, pues ya dijo “Joder que trabajo” Y na, poco más.
Cuando me iba su perra paró a olisquearme, como si fuera un perro… XDXD.

Y a partir de ahí nos vimos todos los días, o kitesurfando, o paseando. Y ya de cruzarnos todos los días acabamos por saludarnos… O incluso se rió un poco, porque cuando me iba ya, con el coche, se tumbó un perro en medio la carretera cuando iba a pasar, y yo me paré a ver si el perro se movía, pero debía estar cómodo que no se movía, y le tuvo que silbar pa que se moviera… y luego riendose que qué le había hecho al perro XDXDXD. Pero vamos, ni hablar ni nada.

La primera vez que me habló casi me hace llorar… (XDXD) fue porque se le había perdido la perra, que si la había visto. Yo no la había visto, pero ahí me había dado en la fibra sensible. No tanto como si fuera mi perro, pero casi, a mi que me digan que se ha perdido un niño “Pues no lo he visto” y punto, pero que me digan que se ha perdido un perro, me entra una angustia por dentro…
Así que cuando me iba, me acordé que siempre que se me perdía el perro, aparecía por las dunas, y dí la vuelta para decírselo… (Eso es porque se pierde un perro, de verdad que me quedé jodida, y en cuanto llegué a casa le dí un achuchón al pobre Bis…)

Al día siguiente, estaba comiendo en el chiringo con Dani, mi sobri peque, mi hermana y mi cuñao y le vi llegar… Y ya me quedé mirando ¿¿¿trae la perra???? ¡¡¡¡Siiiiiiii!!! Por lo que la debió encontrar, después de eso ya estaba más tranuilo. (Lo escribo y hasta a mi me suena raro que me afectara que se pierda el perro de alguien que no conozco, o solo conozco de cruzarme; pero los que me conoceis sabeis que eso es cierto).

Después, como hacía aire, mi sobri y familia se fueron, y yo subí al coche a soltar las cosas pesadas, y andar un poquito con el perro, y ahí me volví a cruzar y cuando le iba a preguntar, él se acercó a contarme dónde la había encontrado (una amiga de una amiga suya se la había encontrado) y estuvimos hablando un ratillo, que me quedaba flipando siempre con eso, que yo era monitora y sobre entrenamientos (me mola hacer los ejercicios basándome en cosas “reales” y siempre me quedaba pensando qué poder hacer basándome en eso).
Y a partir de ahí, cuando nos cruzábamos charlábamos un poco, que si el perro tal, que si has cambiado de cometa…

Un día, bueno, el último que me crucé con él, yo estaba con mi amigüito Pako en la playa, y pasó él… ¡¡¡Y se conocían!!! XDXDXD, si es que alli todos se conocen, definitivamente… XDXD

No debería incluirle en el capítulo de locos de la colina, porque es un tío mu maete y no fue un “loco de la colina” pero es que tampoco sabía dónde contar que había conocido a alguien decente entre tanto loco… XDXD

En fin, que no se como sigo entera, viva y bien con tanto loco suelto. La verdad es que a veces iba a la playa no del todo tranquila, pensando que alguno de los locos iba a estar de la olla de verdad, o ya prevenida de que me iban a molestar, y eso le restaba un poco de gracia, pero… había que disfrutar mientras pudiera. Y tuve suerte.
No quería pensar en eso de “De tanto ir el cántaro a la fuente”, ni que tentaba mi suerte. Confío en mi ángel guardián, aunque a veces le de un trabajo… XDXD. A ver cómo tengo que pagar las horas extra XDXD.

Escriba un comentario