Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Profesión: comemarrones.


Estoy ahora mismo que no se nada. No se nada, y parece que la gente cree que se algo. Pero no es así. Resulta sorprendente… Pero es que es jodidamente cierto.

Me da la impresión que no me creen, y que me mandan más gente a ver si alguna vez mi versión falla. Pero es que es cierto. No se nada. Solo puedo suponer. Y me jode. Pero no culpo, porque yo tampoco me creería que no supiera nada. Y me jode y me cabrea no saber nada. Porque esperaba que en una situación así… podría saber algo. Algo más que tres conjeturas… me decanto por una, pero son sólo suposiciones.

Es que ahora mismo estoy en una situación que no se si preocuparme… o cabrearme. No se si preocuparme porque a mi tampoco me dice nada… es que ha pasado algo. O no se si cabrearme porque después de tanto tiempo y tantas cosas… como amiga, no confíen en mi como para decirme nada. O una triste perdida que me haga saber que no está desangrado en la bañera. (Lo que eliminaría la conjetura número dos, y sólo me quedaran dos. Una de ellas creo que es cierta. Por lo que conozco… una tiene que serlo. )

Porque… por otro lado. ¿Por qué iba yo a ocultarlo todo si supiera algo? ¿Me iba a comer todos los marrones por gusto? ¿Se merecen tanta fidelidad si me dejan así? Y lo que es más importante ¿qué gano yo? Jugármela por algo que a la larga se iba a saber. No soy estúpida. Una cosa no es ir contando lo que sepa, otra diferente mentir cuando me preguntan directamente. Muy pocas personas se pueden merecer que mienta por ellas. Muy, muy, muy pocas.

Lo único que se es que ahora mismo me estoy comiendo una serie de marrones que nisiquiera son asunto mío.

Y es que sé es que están cayendo unas cosas sobre mí, que hoy en día, no son mi problema. No solo no son mi problema, sino que después eso se olvida. No sólo no es mi problema, sino que las llamadas, mensajes y leches que estoy teniendo que hacer, a mi no me las van a pagar. Por ejemplo. Que el que me estén comiendo la cabeza, porque soy la que pasa por ahi… mi jaqueca de hoy no tiene precio.

Son cosas que ni debería hacer, pero… es… tengo el problema que me gusta que las cosas estén bien hechas, sea o no mi responsabilidad, y me cuesta que aunque no sea mi asunto, por el hecho que no sea asunto de nadie, no se haga, o se haga mal. Me gustan las cosas bien hechas, o por lo menos lo mejor posible. Aunque no sea mi problema.

Lo hago pero a la vez me digo “pasa”, pero no puedo. Sobre todo porque quiera o no, los problemas no vienen a mi porque me los busque (no en este caso), sino porque parece que ahora soy yo la que tiene la responsabilidad.

Pero también por otra cosa, si algún día llegaran a ser mi responsabilidad, no es una jungla de X tiempo sin nada de nada… por lo menos una base queda… No es jungla total.

Y en todo esto también hay otra cosa, yo quizá sea la comemarrones oficial, porque forma parte de mi contrato: PRINGADA a tiempo completo :P . También están mis compañeros comiéndoselos. Quiza ellos se respaldan un poco en mí. Otros directamente pasan del asunto a lo bestia. Y otros, parece incluso que por el hecho que me caigan a mi usan eso de “No puedo, pero aunque pudiera… no me sale de la p…”. O esa es la impresión que me da.
Lo bueno es que con los que más trato… nos estamos uniendo más como una piña. Nos estamos haciendo una piña más fuerte resistiendo juntos. Y eso si que me gusta mucho. Mucho mucho. Cada año he dicho que este equipo pintaba mejor… Y a veces después ha salido algo mal. Pero en este equipo… estamos haciendo una piña muy grande. Y ya no somos ningunos desconocidos como para que salgan garbanzos.

Escriba un comentario