Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Excursión a la sierra de Huelva: La gruta de las Maravillas y Cueva de la Mora


Hace unos días me di cuenta que no había escrito aún todo sobre las vacaciones. Iba a escribir sobre mi sobrinín Dani que estuvo conmigo, pero estoy a ver si me acuerdo de pedir más fotos a los papis para poner más fotos de esa cosa tan mona y tan graciosa (y puñetera cuando le da…). (Aunque creo que tengo fotos suficientes,mañana si estoy inspirada escribiré sobre eso).

Hoy voy a escribir sobre una excursión que hicimos. Una de las pocas.Y no, no es en plan Ali Baba y los 40 ladrones. No había oro, aunque no hubiera estado mal…

El día antes de que mi nene se volviera, fuimos de excursión a la sierra, a Aracena a ver las grutas, con mi hermana y mi cuñao. No habíamos estado casi nada con ellos, y mi niño no había visto aún las grutas (siempre que iba alguien… nosotros pasábamos de ir), y yo hacía muchos años que no las veía. Así que aprovechamos que él no podía ir a la playa para hacer algo diferente.

Nos chupamos un par de horas de coche, porque las carreteras de la sierra no son precisamente una maravilla… Y con más curvas que la madre que las trajo. Pero bueno, la verdad es que había paisajes chulos, y las grutas merecían la pena.

Llegamos a Aracena lo justo para sacar las entradas, ir al servicio y poco más. Y eso que habíamos madrugado.
gruta-de-las-maravillas_

Hicimos la visita por las cuevas, y tuvimos la mala suerte de pillar a un niño llorón que lloraba-gritaba y aquello retumbaba… Y no nos dejaba oír al guía y unos padres sin el sentido común de ver que el niño empieza a gritar asustado mientras bajábamos decir “No entramos, uno nos quedamos fuera con el crío”. A ver, para un nene pequeño, bajar tanto, a un sitio casi iluminado, una cueva con estalactitas y estalagmitas… Puede asustar lo comprendo.

Entre eso, y el gilipollas de turno, como en todos los grupos… Porque cuando entras te dicen MUY CLARO, que ni fotos, ni las toques, que como las toques dejan de crecer… pues el gilipollas tocandolo todo. A ver son millones de años lo que va a tardar en crecer el bicho ese, y ya han destrozado mucho haciéndolas visitables, joder, no estropees más. Pero bueno…

La verdad es que es una pasada. Es impresionante ver todo aquéllo, y los lagos, agua cristalina no, más. Potable además. Y las columnas, las estalactitas y estalagmitas, la sala de los culos XDXDXD. Es una pasada, la verdad es que merece la pena el paseo.
aracena-grutadelasmaravillas01
aracena-grutadelasmaravillas03
aracena-grutadelasmaravillas07

Después de flipar sobre las maravillas de la naturaleza, fuimos a comer a uno de los bares que hay por ahí, aunque yo no tenía hambre (era mu pronto pa mi) y sólo me tomé un gazpacho.
Pero por allí, para los que comen carne, el jamón es algo que no se podían perder. Jabugo es el pueblo de al lado, y no creo que haga falta decir por qué es famoso.

Cuando comimos, mi hermana y cuñado se quedaron visitando un poco más el pueblo, y nosotros empezamos a volver, porque mi nene tenía que hacer la maleta y tal…
A la que volvíamos, empezamos a pasar por pueblos que me sonaban y dije… ¿¿Cueva de la mora queda muy lejos? Y miramos en el mapa y era el siguiente desvío, así que… aprovechamos y un poco a la aventura (tuve que dar la vuelta porque no lo vi) llegamos. Cuando mi chico ya pensaba que me había colado, y reconozco que yo también, pero me sonaba mucho todo, aunque no recordaba que fuera tan largo el camino de cabras, no… menos. Cuando pensaba que una de esas piedras me iba a romper los bajos del coche y que iba a tener que volver marcha atrás porque eso no se acababa… llegamos a dónde quería llegar.

He de decir, que otra de las cosas que tiene la sierra de Huelva, además del jamón y las cuevas, son las minas. Riotinto es también espectacular, y no olvidaré el efecto que hacen el Tinto y el Odiel cuando se juntan, que se ve medio río rojo y medio río azul (para los del Barça tiene que ser emocionante y todo).

Pues allí, no sé exactamente qué es lo que hay, pero están siempre pasando camiones, y todo aquéllo es rojo…

Y hay un puente, un puente y debajo un par de laguitos de agua transparente. DOnde me bañé. Aunque reconoczo que estaba peor que cuando fui la primera vez. Esta vez el agua estaba como más pesada, y tenía un sabor más raro… Me dió un poco de yuyú casi… XDXD. Sobre todo porque ahí no pasa nadie ni de coña, estabamos mu lejos y mi nene manco.
otro-lado
un-lado

Aprovechamos para echarnos la siesta, y hacer un par de cosas que me quedé con ganas la otra vez que estuve… Bueno, quizá sea mejor decir que estaba deseando poder hacer alguna vez allí. Sólo diré que bañarse en un laguito en medio de la montaña… y en este no está el agua fría… Es impresionante. Bestial. Una conexión con la naturaleza genial.

Después de espabilarme un poco (también paramos porque me estaba quedando dormida). Pasamos por el pueblo (¿pueblo? literalmente es una plaza con casas alrededor… y nisiquiera rellenan el perimetro de la plaza). Por no haber, no había ni bar abierto, y mi nene se “coló” en una casa, y la señora, flipando, le dio una botella de agua que tenía, de la fuente. Pero estábamos deshidrataos. Se lo agradeció y volvimos a Lepe.

Y esa fue la excursión. Quedamos en que el año que viene, iríamos más tranquilamente a pasar el día allí, y a ver Riotinto, o más pueblos de la zona, que son una maravilla. Y sin prisas. A ver cuando es “el año que viene” porque llevamos “yendo” como unos 5 años… y esta vez fuimos de casualidad. Lo bueno es que él ya lo conoce, ya me quité esa espinita también.

  1. Un particular Dice,

    Muy bonitos los lugares, pero sólo de pensar en la excursión , a mi me cansa.
    He hecho clic en alguno de estos anuncios que sugiere tu web ;-)
    Saludos

Escriba un comentario