Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Mi finde


Hoy tenía muchas cosas que contar, y no sabía muy bien cómo ponerlo para que saliera ordenado, o si poner varios post hoy… O no, o esperar y que estuvieran fuera de tiempo…
Así que he decidido hacer un post-trailer de esos que me mola poner a veces, para que a lo largo de la semana (o del año, porque de las vacaciones aún me quedan cosas… ) poder escribirlos sin que se hayan quedado atrasados, porque ya escribí del tema en el día.

La verdad es que ha sido un finde completito… intenso…

El viernes, mi nene estaba griposito, así que aproveché para quedar a cenar con mi amigüita María (que iba a quedar el sábado con ella), y ponernos un poco al día en los asuntos de nuestras vidas, porque aunque podríamos vernos casi todos los días (si no fuera tan perrillaaaaaaaaaaa y bajara a las clases) no nos da mucho tiempo para hablar… apenas nos da tiempo para un ¿que tal? “pufff, ya te contaré, ¿tu” “Puffff, ya te contaré”.

El sábado…
Me conseguí dormir allá por las 6 de la mañana, de estas noches en las que no te duermes y no haces más que dar vueltas y vueltas y vueltas…
A las 10.50 me llaman del curro ¿y qué coño querrán? Me despierto, y me dicen “No has venido” “Pues claro que no… ¿¿por qué iba a haber ido si hoy no trabajo??” Al parecer tenía que haber ido a dar las clases… Pero nadie se había molestado en decirme que tenía que ir… Son rotativas, y la cosa funciona “Te toca el sábado, ¿vale?” “Ok, el sábado voy”.
No en plan “¿Además del 31, me toca otro este mes?” “No, tranqui” “¿No me tocaba no se cuál con el otro monitor?” “No, el 31″ “Ok, pues el 31″. Este sábado no era 31. Era 24. Si no me lo dicen, pues no voy, y si encima pregunto y me dicen que no… Pues menos.
“Ayer me preguntaron y dije que las dabas tú, y he pasado las horas” Bueno, si poder deciselo se lo has podido decir hasta al Rey y al papa, pero si no me lo dices a mi… no voy a ir. Es más, a mi me preguntaron el viernes “¿mañana las das tu?” “No, no me toca” “¿quién las da?” “No tengo ni idea, sólo se que a mi no me toca, me toca el 31″.
“Un malentendido”… Bueno, lo sería si me hubieran dicho tienes que venir, y yo no me entero, pero sino… o si el día 1 me dices que me tocan dos findes… voy uno, y para el otro me hablas del 31, que no me toca otro este mes… somos tres monitores y solo ha pasado un finde en medio… No tengo poderes de leer mentes, ni cosas de esas para acertarlo. Fue un fallo. Tonto, pero un fallo. No pasa nada, te has equivocado. Pero no me metas en líos, si no me lo dices, no hay malentendido, hay un fallo. Son muchas cosas las que tenemos ahora mismo en la cabeza, no pasa nada. Pero no me culpes a mí. (A ver, tampoco es un culparme de malas, sino un “Bueno. Ya está. Nada. Un malentendido”. )

“No pasa nada”, pero ya me tuve que levantar después de una noche horrible, vestirme echando hostias para llegar a la segunda clase, y cuando estoy sacando el coche me llamen y me digan “No hace falta que vengas ya”. Pues vale, no voy. Pero no me saques de la cama.

Mal empezamos, ya no me conseguí dormir otra vez, porque el cuerpo… no estaba. Estaba dandole vueltas al tema. Y estaba con las hormonas disparadas de estrés de tener media hora para llegar a dar una clase, sin haber dormido y sin anestesia.

Vinieron los niños. Al final después de comer.
Como mi nene estaba malito, iba a ir a verle a su casa, pero antes de ir, quería ver a los niños.. Así que esperé, esperé y esperé hasta que vinieron.
Cuando vinieron, nos bajamos a por el pan… (pastelería y pasando por tienda de chuches). Y volvimos, pero eran las 19.30 casi… La verdad es que me apetecía estar un rato con los nenes, y no tenía mucha prisa por irme, ya que no íbamos a hacer nada, quería verle, pero lo que no quería era ir y quedarme sopa (como siempre que voy después de comer… XDXD).
Así que fui… más tarde, y la verdad es que no fue nuestra mejor tarde, estuvimos un poco tontos, porque igual íbamos a Faunia con mis sobrinos, teníamos el Paintball yo no sabía que hacer… y como mujer el chantaje psicológico (involuntario, pero chantaje psicológico) se me da de maravilla… él medio malo “No deberías ir si estas malo” “Pero estoy bien” “Entonces por qué no damos una vuelta” “Pues venga” “Si, ahora…” etc etc etc.
En fin, que no fue la mejor tarde (ni la mejor mañana, ni la mejor noche… vamos un mal día).

CUando volví a casa, estaban aún despiertos los nenes, y la niña que es más salada… La adoro, es un poco ñoña y a veces odiosa, pero es que… es como era yo de pequeña, pero yo era aún más odiosa y más borde, ella es más salá… Y cuando nos metemos con ella sé cómo me sentía, y no puedo seguir haciéndolo, porque me traumatizó de verdad.
La niña se puso que quería dormir conmigo… ya había dormido otras dos veces y me había destrozado la espalda de dormir arrinconada… Pero.. ¿cómo la voy a decir que no cuando sé cómo se siente???? No quiero que crezca igual de traumatizada que yo… Así que nos fuimos a dormir.

Pero a mitad de la noche, estando ya que no cabía, me levanté a por agua, y cuando volví ya si que no tenía por dónde meterme, la iba a empujar un poco, pero llevaba así toda la noche, así que… me fui a otra cama. ¡¡¡QUÉ HORROR!!! ¡¡¡QUé maldito dolor de espalda!!! ¡¡¡Cómo se nota el cambio de colchón!!! No sabía cómo ponerme, y cada vez me dolía más la espalda, de hecho me ha despertado el dolor de espalda…

Después de una noche terrible en plan “Faunia sobrinos- Paintball”… Llego a la conclusión que Faunia sobrinos, lo otro… con gente que no conozco… han pasado 25 años sin hacerlo, puede pasar otro, pero lo de ir con mis sobrinos me apetece de verdad (por no decir que llevo años queriendo ir a Faunia). Venga, Faunia sobrinos. Llamo a mi nene (que ha pasado peor noche que yo, sin dolor de espalda, pero sin dormir por tomar la decisión, pero él llegó a la de Paintball, porque esta su mejor amigo emocionadísimo y no le quiere fallar… y con los sobrinos podemos agarrarles un día y llevarles.) Aunque estuvo a punto de venir.

A las dos horas, llama mi hermana, que mi tercer sobrino está malito con fiebre, que no podemos ir a Faunia… Así que según me entero, llamo corriendo a mi chico ¿habeis empezado?? ¿¿a qué hora es?? ¿¿dónde??
Tenía 30 minutos para llegar a Miraflores de la sierra… la verdad es que desde que fui con el cole no he vuelto a ese pueblo, así que no tenía conciencia real de si era posible o no… Y lo ha sido, he llegado a tiempo de reunirme con ellos en la gasolinera de enfrente del sitio, así que me he unido a ellos, y al final, después de tanto pensar, la decisión se toma sola. Aunque bueno, mentiría si dijera que no había pensado que se decidiría solo, aunque pensaba que se decidiría al revés (llovería, mi nene seguiría malo… y no podríamos ir a esto, y si a Faunia).

Pues he llegado, y de puta madre. (Ya escribiré de esto).

Hemos terminado un poco tarde, después de lo que sería la hora de comer (es decir, mi hora de comer) y hemos ido a casa de mi nene a tomar unos sanwich y ver un par de capítulos de Bones en la cama… tranquilito y relajado y descansar.
Así que al final bien. Pero como detalle del fin del fin de semana… Cuando he cerrado el coche en mi casa… me he pillado los dedos con la puerta… Así que parece que he ido a la guerra (aunque ha sido parecido… moratones por todo el cuerpo, la cara arañada, los dedos pillados con la puerta… estoy que doy penita XDXD).

Escriba un comentario