Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Mierdia


¡¡Cómo estoy últimamente con esto de enlazar palabras para formar el título!!

Hoy he tenido un día de esos de MIERDA con todas las letras pringadas de caca. Y creo que no es cosa del día, sino de la semana…

Ya ayer estaba que… Y tener que haber vuelto… con lo bien que estaba… me sentó como una patada en la barriga.

Para empezar la semana se confirmó algo que venía sospechando, sobre todo desde la semana pasada. Y estoy esperando a una confirmación de que no ha sido un “error de un mes” y que este mes ha vuelto a pasar para poner las cosas sobre la mesa y sacar mis dos pelotas. Porque me parece ya el colmo de la cutrería el morro y el tocar los cojones, abusar y del cinismo. (Podría seguir, pero aún existe una mínima posibilidad (pongamos que 1:100000000000000000) de que haya sido sólo un error de un mes.
Pero me ha puesto de muy mala hostia. Y ayer era solo mala hostia, pero ya hoy me han tocado los cojones… y eso ya si que no.

El cd de la clase que iba a dar estaba rayadisimo, menos mal que contaba con ello y se lo pedí a un compañero por si acaso.

Me he levantado después con un dolor de todo el cuerpo….

Falta una compañera. Menos mal que hoy es fácil cubrirla.

Oigo, pero como eso de “oyes campanas y no sabes dónde” como si no hubiera sido un error de un mes.

Me empiezan a montar un pollo por algo relacionado con ese “error” que en caso de no ser un error, implica que definitivamente no es mi problema. Porque una cosa es que acepte un poco esperar por una de las dos cosas, y otra que la más inminente en dos meses no se la vea.

Un niño en la clase de última hora se me pone chulito que no le da la gana hacerlo… (pues vete, porque aqui asi parado molestas) se pira y luego vuelve “que conste que me meto porque mis padres estan pagando un dinero por esta clase y no quiero que pierdan el dinero”. ¿¿¿comooooo????!!!!!!

Voy a dar el AG y no funciona el equipo, por lo que me toca dar la clase sin música. Y yo sin música no soy nadie. Es como un spinning. En teoría se puede dar sin música, pero en la práctica… es imprescindible.

Y encima llego a casa y no me queda de esa tarta tan rica de chocolate y nueces que compramos en cebreiro.

Aún no se ha acabado el día, ni la semana. Pero escribo ya a ver si se acaba de una jodida vez.

Escriba un comentario