Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Cara verde


No es de envidia.
No es de un extraterrestre.
No es por estar potosa.
No me disfracé de planta.
No es una expresión.

Lo que sí es: Me choqué con una farola y tal fue la hostia que me di que se me quedó la cara con el verde de la pintura de la farola.

Esto es algo que me pasó hace ya unos cuaaaaaantos años. Y que hemos recordado dos veces este finde.. Así que no me queda otra que contarla.
Ya la había contado, más o menos cuando intentaba explicar el por qué de algunas cosas, y mis golpes en la cabeza más míticos

Pero como hace ya mucho, voy a volver a hacerlo, dedicándole una entrada entera.

No recuerdo qué edad tenía, pero yo creo que estaba en 2º de EGB, o en 1º, porque iba con Pepi.
Mi hermana Susana, me bajaba al cole, después de comer.

Era invierno, así que llevaba un gorro. Y como había visto en alguna parte, pues me había puesto de chula, y llevaba el gorro tapándome un ojo, porque era más fashion.
Iba mirando al otro lado de la calle cuando… todo se puso verde. ¡¡¡HOSTIÓN!!!
Me comí, literalmente la farola. Me dí un viaje… Mi hermana que iba conmigo de la mano rebotó al yo chocar XDXD.

Reboté, y me salió un chichón en menos de 2 minutos que tardamos en bajar al cole que me pusieran hielo (y patatas, como no).

Recuerdo que me maree mogollón, y que me dolía muchísimo la cabeza. Además recuerdo tener la frente verde, no se si la farola estaría recién pintá o de la hostia me impregnaría el color… Pero… aún me mareo y me duele recordarlo… Aunque ahora también me duela la cara y la barriga de la risa.

Recordando en la fiesta, mis habilidades… Prue me recordó también cuando corriamos por el gym, que casi todos los días me chocaba con el cubo de basura de al lado de la pista, y alguna de las veces me hice un buen moratón. XDXD.

Escriba un comentario