Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

He hecho un buen cambio 11-I-10


Definitivamente ha sido una buena idea venir. Ayer decía que iba adelantando a la nieve, aunque me pilló… Pero por lo que me han dicho no me ha pillado del todo. Mientras en Madrid está todo nevado, con un palmo, coles cerrados, carreteras cortadas, sin poder circular… Aquí tengo sol, y me he bañado en la playa.

No es un sol de agosto, ni el baño en la playa ha sido en plan “Ohhh, ¡¡Qué caloooooorrrrr!! ¡¡Necesito bañarme!!”, pero con una manga larga estaba perfectamente, incluso en bikini no tenía frío. De hecho la primera vez que me he bañado (me he dado dos baños) nisiquiera tenía la toalla (me ha pillado de paseo) y no he pasado nada de frío. Y después tampoco he necesitado mucho la toalla.

Joder, es que en Madrid con nieve cuajada, me dicen que incluso peor que la del año pasado, y mientras yo aquí bañándome. La verdad es que resulta sorprendente. Y sobre todo porque si me lo hubiera pensado un rato más, me habría tenido que dar la vuelta, y hoy tampoco está la cosa como para salir… Ni mañana lo estará.. y a ver cuando hubiera podido. Pero da igual, porque vine. No me estoy congelando ni yendo a trabajar con cadenas, estoy en la playa bañándome… ¡¡Y montando en bici!!

Me he levantado suuuuuuuuuuuuuuuper tarde, pero también es que me acosté muy tarde, o muy pronto, en mi vida de estudiante creo que me había llegado a acostar tan tarde, eran las 9 de la mañana, sin estar haciendo nada. Porque no es que estuviera de fiesta… Estaba en mi casa jungando a un juego arcade… Y no es que tuviera sueño, si no llega a ser porque he visto el sol… sigo. Nunca me había pasado, es que estuve 23 horas despierta… hice un viaje…

He comido rápido (me habían sobrado unos chocos y un poco de adobo) y me he ido a la playa, a dar un paseo… aprovechando que había sol. Cuando he llegado ¡¡si!!¡¡Hace sol!! Y no hacía frío, así que como soy una puñetera he mandado unos sms chinchando a la gente que esta en los madriles… Y me he puesto a dar un paseito. La verdad es que para ser un lunes 11 de enero había bastante gente. Estaban pescando… (¿esta gente no trabaja o es que han ido porque hacía sol?) o paseando. De hecho uno de los que estaba se que es un jubilado de sevilla (es uno de los que me habló el año pasado, el que me advirtió de los perros carroñeros de la retamar, que tuviera cuidado si iba por allí).
Como no podía resistirme, me he quitado las zapatillas y me he mojado los pies. Lo reconozco, al principio he sentido dolor en los pies de lo fresquita que estaba el agua en plan “Se que me acabaré acostumbrando, pero se me han puesto rojísimos y me duelen, no los siento, sí, los siento y me duelen” Pero de repente ha sido un.. ¡¡bañate!! Es el momento. Se me ha pasado el dolor, y estaba realmente agusto… En ese momento no llevaba el bikini, pero… la gente estaba lejos, si me bañaba con lo que llevaba tampoco me iban a ver… Al final he caído, no me he podido resistir. Sin toalla ni nada, y tan tranquila. Había muchas olas, así que técnicamente más que bañarme me he rebozado en la orilla (tengo arena hasta en sitios que nisiquiera sabía que existian). Y no ha sido un cambuzón rápido y salir corriendo. Me he tirado unos diez minutos moneando, mirando el agua, saltando olas…

playa11ene10

playa-11ene10
Y en Madrid nevando…

He vuelto al coche, y he cogido la bolsa con la toalla y todo para sentarme un ratito al solito… me he quedado en bikini… y me he vuelto a bañar. Hay que aprovechar, no sé qué tiempo hará mañana, o cuando podré volver a la playa después de esta semana. Y no se estaba mal, me he bañado muchas veces sin ganas, incluso de ir con el plumas, bañarme y volvérmelo a poner muerta de frío, pero este no ha sido el caso. Firmaba por una semana santa así, la verdad. He estado un rato ahí, ahora bastante más…

Y he pensado que estaría guay ir con la bici por el caminito de la retamar… Así aprovechaba que me la he traido. Por lo que he ido a Lepe a por la bici sin rueda de adelante (peleandome otra vez con la rueda y con el coche), he montado la rueda… ¡¡Y he montado en bici!! No por la retamar, que se había llenado de arena y no me veo capacitada, pero si por la calle y el paseo marítimo de la playa. Cuando me he querido dar cuenta estaba en Urbasur… no he tardado nada, ni me he cansado ni nada, y sobre todo ¡no me he caído! Y eso que hay un montón de vadenes para los coches. Vale que ha sido en llano, que lo de las cuestas y tal aún no me veo, ni con gente o coches, pero bueno, para ser la primera vez ha sido fenomenal. Me ha encantado. No se como he estado aquí tantas veces sin bici, me parece indispensable, se tarda poquísimo en llegar y no hace falta coger el coche. Deja que aprenda a montar con cuestas y cambios de textura del suelo (¿?) para poder ir a la playa en bici.

Además me ha servido para ir cogiendo sensaciones con ella, como por ejemplo que cargo el cuello a veces porque voy agarrotada, igual que las manos. Aunque las clases de ciclo me han ayudado mucho con la postura. También me he dado cuenta que con los vadenes si no cambio la pelvis o me levanto un poco me hago polvo, también he visto cómo tengo que repartir el peso… Buenas sensaciones, y es bueno lo de probarlo así, voy aprendiendo sensaciones con el cuerpo, es la mejor manera de aprender.
Ha sido guay, porque encima no hacía frío, estaba todo el paseo y la calle para mí… Me ha encantado, sólo por el día de hoy ha merecido la pena venir. No hace falta estar con nadie, aunque echo de menos un perro o un gato que se tumbe ahora a mi lado.

Después del paseo en la bici, he vuelto a pelearme con ella para desmontarla y meterla en el coche, y me he bajado un poco a la arena otra vez. No me quería descalzar, pero… Me he propuesto no quedarme con las ganas de nada, estoy aquí de vacaciones, y sola, es para hacer lo que me de la gana, y no tengo por qué quedarme con las ganas. No sé si mañana tendré fiebre (jajaja) pero me he quitado las zapas y me he vuelto a mojar los pies. Esta vez me he resistido a bañarme porque era de noche y ya había un poco de brisilla, pero si me pongo… me acabo bañando.

La playa es mágica. Es lo mejor. Estando abajo, con el murmullo de las olas… y ahora que no está hasta el culo de gente, se nota una atmósfera mágica, fenomenal. Cuanto más te acercas al agua, más te envuelve… Y a medida que te alejas es como salir de esa burbuja tan maravillosa, poco a poco se va disipando hasta que llegas a la civilización. Es algo especial. Me encanta. Me apasiona. Como cada vez que vengo, no sé cómo vivo tan lejos. Me pierde, no me conformo con un mes al año. Me pierdo cada vez que estoy en ella. Me absorve y tiene algo que me retiene, no me deja alejarme aunque me esté congelando, tenga algo que hacer o sea de noche. Puedo pasarme horas y horas mirándola, de día de noche… no importa. Sólo puedo quedarme en ella mirándola, las olas, el agua, la arena, el sol o la luna y las estrellas, la profundidad, la inmensidad, el horizonte. Fuego aire agua y tierra. Paseando, tumbándome en la arena y jugando con ella, bañándome o simplemente mirando. Me tiene hechizada. Lo reconozco, estoy totalmente embrujada. Además ya me puede doler lo que sea, preocupar lo que sea, que solo con pisar la arena y acercarme… se me pasa, se me olvida.

No se como, he conseguido irme, a casa a soltarlo (peleandome otra vez con la bici) y al Carreful a comprar comida, agua… Y me he encontrado con Alberto… Nos hacemos mayores. Mis amigos que eran niños, los veo ahora como hombres, he visto a dos y los dos han dado un pedazo de cambio. No es que no fuera hora, pero… Se han hecho hombres. Pero es que joder, ya son 10 años que llevo con ellos… en algún momento tendría que llegar.

Y a casa, a saludar a mi tía, ducharme (ya se ha calentado el termo del agua) con agua caliente (raro en mí, pero… me ha apetecido), cenar, trastear un poco (mierda de tele) y a escribir. Y ahora a acostarme, aunque… ya son las 3.10, no sé cómo se me va el tiempo.

Escriba un comentario